¿Qué está pasando con los antibióticos y antimicrobianos?

Ciencia y Tecnología

Escrito por: Astrid Sánchez Carrillo

IG: la_biotecnologia_en_todo

Desde 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, se hizo evidencia de la primera prueba de que la resistencia a los antibióticos se estaba comenzando a hacer presente en el mundo de la medicina. Actualmente es un fenómeno mundial que ha tomado fuerza con el paso del tiempo y que se traduce como una posible crisis, en la cual, se pronostica que los antibióticos dejarán de ser funcionales para detener enfermedades; de esta manera surgirá una nueva era de vulnerabilidad en el ser humano, ya que la falta de medicamentos provocará que hasta la infección de garganta más sencilla no pueda ser erradicada con ayuda de antibióticos.

Para poder entender por qué está pasando esto debemos ir hacía el contexto científico. Los antibióticos son aquellas sustancias (medicamentos) que combaten infecciones causadas por bacterias, hongos y/o parásitos. Esto lo hacen por medio de inhibir el crecimiento del microorganismo o, en su defecto, “matándolo” para que se detenga y termine dicha infección.

Ahora sí, ¿por qué se está dando la resistencia a los antibióticos? Hay muchas causas por lo que este fenómeno está sucediendo, sin embargo, las más importantes se derivan de que el mismo ser humano lo ha propiciado de alguna u otra manera. ¿Cómo? Se mencionan las más comunes y dañinas:

  1. De manera natural, las bacterias producen sustancias que les confiere resistencia, por lo tanto, la efectividad del antibiótico se reduce o se anula ante un microorganismo infeccioso con el paso del tiempo.
  2. Automedicarse, que es sinónimo de hacer un uso irresponsable de los medicamentos. Esta es una de las acciones más comunes que la gente suele hacer sin saber el daño tan grande que puede estar ocasionando al cuerpo. Muchas veces, las infecciones pueden ser causadas por una bacteria diferente a la que nosotros creemos, o incluso puede ser causada por un virus en lugar de una bacteria. Entonces, al hacer esto, puede que se maten bacterias propias de la flora del cuerpo en el proceso o que no se ataque la infección de manera eficiente. A la larga esto debilita la protección natural del organismo, permitiendo así que las infecciones oportunistas se presenten
  3. Ingerir dosis menores a las indicadas por el médico o suspender el tratamiento antes del tiempo establecido. Esto se debe a que a pesar de que el medicamento pueda estar haciendo el efecto deseado, no se complete el proceso necesario para eliminar la infección por completo. Esto da oportunidad al agente infeccioso de “aprender a defenderse” del antibiótico y, por lo tanto, generar resistencia.

Como te podrás dar cuenta, acciones que parecieran buenas o de prevención, en realidad han provocado que la era de los antibióticos se esté acabando cada vez más rápido. Por lo tanto, lo mejor que se puede hacer para reducir este impacto son:

° no automedicarse en ninguna circunstancia.

° siempre atenderte con un médico y seguir la receta que te da al pie de la letra.

° nunca “recomendar” medicamentos y tratamientos a nadie, recuerda que cada infección evoluciona de diferente manera para cada persona, lo que a ti te puede servir tal vez a alguien más no.