La verdad detrás de FaceApp

Ciencia y Tecnología

Por: Astrid Villegas

Desde el 2017 salió una aplicación que ha divertido a muchos; FaceApp, esta fue desarrollada por una empresa rusa llamada Wireless Lab, su función es transformar rostros. FaceApp usa inteligencia artificial para lograr cambiar en una foto el aspecto físico de la cara de una persona; para que parezca más joven, más vieja, o para cambiar gestos e incluso aparentar que el individuo que la use es del sexo contrario.

A pesar de la controversia por la que esta aplicación pasó en el 2019, FaceApp regresa ofreciendo que los consumidores parezcan del sexo contrario, pero ¿qué sucede con la privacidad, del usuario? El fundador de Wireless Lab, Yaroslav Goncharov, declaró que las imágenes eran guardadas en la nube de Google o en Servicio Web de Amazon (AWS) por 48 horas para posteriormente ser eliminadas, de igual manera, la empresa aseguró que cualquier usuario podría solicitar la eliminación de sus datos encontrados dentro de estos servidores.

Lo que casi no ha sido mencionado es el contenido de los términos y condiciones que se aceptan para poder hacer uso de FaceApp. Es muy importante resaltar que el usuario otorga a FaceApp una licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva que se puede usar en todo el mundo sin recibir ninguna recompensa y/o regalía a cambio del uso, manejo y/o distribución de su imagen y/o datos.

“Usted le otorga a FaceApp una licencia perpetua, irrevocable, no exclusiva, sin regalías en todo el mundo, totalmente pagada y con una sub-licencia transferible para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados, distribuir, mostrar públicamente y mostrar su Contenido del Usuario y cualquier nombre, nombre de usuario o similares provistos en relación a su Contenido de Usuario en todos los formatos y canales ahora conocidos o desarrollados posteriormente, sin ninguna compensación para usted”. 

Entonces, si los usuarios ceden los derechos de su información privada nada podría detener a Wireless Lab para vender los datos de más de cien millones de personas que han usado FaceApp o de crear algún programa de reconocimiento facial con los datos obtenidos, gracias a la inteligencia artificial que se encuentra en su aplicación.

Esto me lleva a preguntarme; ¿Usarías FaceApp, después de leer este artículo?, ¿Seguirás alimentando esta base de datos que cada día hace más millonaria a la empresa rusa Wireless Lab?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *