El Viaje a las Estrellas Contemporáneo.

Ciencia y Tecnología

Escrito por: Astrid Villegas

Nos volvió a sorprender el multimillonario estadounidense, Elon Musk, CEO de Space X.

El pasado sábado 30 de mayo del 2020 se realizó con éxito el lanzamiento de la cápsula Crew Dragon hacia la Estación Espacial Internacional (EEI). Suceso que trascenderá a la historia, ya que es el primer lanzamiento de este tipo de índole privada.

Desde julio del 2011, Estados Unidos no había logrado enviar una nave tripulada fabricada en este país, durante estos casi nueve años ha tenido que usar cohetes rusos lanzados desde Kazajistán, por lo que Rusia se estaba convirtiendo en un socio necesario para los objetivos de este país.

Gracias a la colaboración de Space X con la NASA, Estados Unidos pudo volver a tener una nave propia, en la cual viajarían los astronautas Douglas Hurley y Robert Behnken. Esta unión significó un ahorro para la NASA de aproximadamente treinta mil millones de dólares.

Este avance no es solo de Estados Unidos, sino también, de la exploración espacial en todo el mundo, debido a que abre la posibilidad de que más personas e instituciones puedan viajar al espacio porque se espera que el costo de diseño, creación y operación de estas naves se vea abaratado por la implicación de empresas privadas.

Desde el inicio de Space X, en el 2002, la compañía se posicionó como líder de exploración espacial privada, logrando alcanzar costos inferiores a los de la NASA. Esto es un gran avance, pues se puede llegar a ofrecer vuelos turísticos al espacio. Se calcula que un vuelo turístico sea viable dentro de dos años, teniendo un costo de aproximadamente 55 millones de dólares por un asiento en la nave, de los tres disponibles, teniendo la posibilidad de hacer una o dos misiones por año, estimación hecha por la OIG (Office of Inspector General).

Los expertos señalan que Space X ha logrado ofrecer costos inferiores, gracias a que sus ingenieros observaron, en las primeras etapas del proyecto, que los cohetes eran capaces de volver a la Tierra y que algunos elementos de las naves podían ser reusados en misiones posteriores, por lo que con cada nueva misión el costo de la nave se va reduciendo cada vez más.

Esto me lleva a preguntarme ¿En cuánto tiempo la frase “llevarte a las estrellas” no sólo será una frase de conquista, sino, una realidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *