Competencia: Fortnite VS Google/Apple

Ciencia y Tecnología

Escrito por: Pablo Martínez Ayala.

Fortnite es un videojuego con más de 350 millones de usuarios registrados, mismos que suman un total de 3.800 millones de horas jugadas, que sería alrededor de 10.4 millones de años, sin embargo, no todo son bailes estrafalarios, armas y balazos, sino que está por convertirse en una batalla legal capaz de cambiar la industria de los videojuegos como los conocemos.

Lo cierto es que hace unos días Epic Games, la empresa que desarrolló Fortnite, demandó a Apple por prácticas monopólicas, pues Apple y Google retiraron de su tienda de aplicaciones a Fortnite por infringir los términos y condiciones para distribuir el videojuego en sus tiendas digitales.

Esta situación se originó cuando Epic Games ideó una estrategia pensada para eludir la tarifa del 30% que, tanto Google como Apple imponen a los desarrolladores para cualquier transacción dentro de las aplicaciones. Es claro que Epic Games está buscando sacar todo el provecho posible de esta situación, pero esta acción beneficiará a todos los desarrolladores y consumidores finales, pues tanto Apple como Google han cometido prácticas monopólicas que restringen y limitan la libre concurrencia. 

En primer lugar es importante definir qué se entiende por competencia económica. Este concepto se refiere a las condiciones en las cuales los agentes económicos participan en el mercado, aplicando las mejores estrategias para minimizar sus costos y maximizar sus ganancias[1]. Un agente económico es cualquier ente que participe en la economía. En consecuencia, los agentes económicos buscan continuamente el perfeccionamiento tanto de sus productos como de sus procesos pues otros agentes económicos compiten con ellos para un mejor posicionamiento de sus bienes y servicios en el mismo mercado, como resultado de esto traer un mayor crecimiento económico y bienestar social. Esto, a grandes rasgos, se conoce como competencia perfecta.

El problema surge cuando el concepto se lleva a la vida real. Lo cierto es que, la competencia perfecta es prácticamente imposible pues en la vida real existen barreras que impiden a los comerciantes competir libremente. Estas barreras pueden ser regulatorias, naturales, económicas o estratégicas. En este sentido, el monopolio por antonomasia es el mayor representante de las fallas en el libre mercado[2].

Un monopolio se da cuando un agente económico tiene un gran poder de mercado, esto significa que tiene la capacidad de imponer sus condiciones sin que los consumidores u otros agentes económicos puedan oponer resistencia, pues no existe en el mercado un bien que pueda remplazar el producto que ofrece el monopolista[3]. Cabe destacar que no todos los monopolios son necesariamente malos para competencia, por ejemplo, las patentes y las marcas son ejemplo de monopolios benéficos pues estimulan el desarrollo científico y la innovación[4].

Ahora bien, en concreto, Apple y Google son empresas separadas que a simple vista se pudiera pensar que no son monopolio puesto que inclusive compiten entre ellas. No obstante, al ser una estructura de mercado donde existen pocos competidores relevantes y cada uno de ellos tiene cierta capacidad de influir en el precio se origina lo que se conoce como oligopolio, que en determinadas circunstancias puede tener el mismo efecto negativo que un monopolio.[5]

En consecuencia, tanto Apple como Google tienen un poder de mercado impresionante, los distribuidores a fin de poder competir en el mercado tienen que firmar un contrato que entre otras cosas les obliga a pagar un 30% de todas las ventas que hagan en sus aplicaciones. Es importante mencionar que el hecho de firmar un contrato no implica que la práctica sea legal o justificable. Lo cierto es que, estas empresas al instalar en los equipos de telefonía móvil sus propios sistemas operativos, restringir que las aplicaciones se puedan descargar y además establecer comisiones por venta, están incurriendo en una práctica monopólica. 

El control que ejercen Apple y Google se consigue por medio de un insumo esencial. Un insumo esencial es aquel elemento necesario para que un agente económico pueda competir en un el mercado y cuya negación se vuelve una especie de embudo para agentes económicos que no necesariamente compiten en el mismo mercado que el monopolista. Imaginemos que para llevar productos a un pueblo se necesitan usar las vías del tren y que estas pertenecen a un ferrocarrilero. El ferrocarrilero al ver que sus vías son las únicas que físicamente pueden llegar al pueblo y que usar cualquier otro medio de transporte no solamente es más caro sino que implica un costo en la eficiencia, eleva sustancialmente la cuota para usar dichas vías. Resulta evidente que el ferrocarrilero no compite en la venta de manzanas, coches o ropa, pero todos los agentes económicos dependen del insumo esencial consistente en esas vías para poder entrar al mercado. Razón por la cual el control de este insumo esencial se convierte en un obstáculo a la libre competencia. 

Esta analogía es perfectamente aplicable al caso de Epic Games VS Apple/Google pues estos últimos han ideado todo un andamiaje técnico y legal para limitar la entrada de nuevos competidores, aprovechándose de las barreras a la entrada a su favor. Muestra de lo anterior, según estimados de Epic Games, Apple es la tercera empresa con mayores ingresos por videojuegos, con un valor total de 2.887 millones de dólares, y Google la sexta, por un valor total de 1.877millones de dólares, sin producir ni un solo videojuego. 

Finalmente, es importante mencionar que en el mercado digital apenas se está rascando la superficie en cuanto a competencia económica. Tan solo en 2012, el gobierno de los Estados Unidos demandó a Apple y a otras cinco editoriales por coludirse para fijar los precios de los e-book. En definitiva, las grandes compañías dedicadas al mercado digital están cada vez más preocupadas por el riesgo de sus operaciones, pues las sanciones en materia económica pueden ser millonarias e incluso llegar a instancias civiles o penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *