Paz: recordatorios sobre un problema sin resolver en México

Nacional Opiniones Sin categoría
Fuente: gob.mx

Escrito por: Andrea Tinoco

El mes de octubre representa un momento muy particular para el desarrollo de la historia moderna. El “descubrimiento” de América, el aniversario de las Naciones Unidas y su cercanía con el Día Internacional de la Paz, nos invitan a hacer una reflexión sobre el desarrollo de nuestro continente, sobre nuestras instituciones, nuestras prácticas, nuestras violencias y nuestro bienestar. En el marco del Día Internacional de la Paz, la Organización de las Naciones Unidas pretende recordar que el trabajo para la paz de cada país implica la creación de políticas en materia de erradicación de pobreza, hambre e inversión en salud, educación, medio ambiente, igualdad de género, servicios públicos y justicia social, para así permitir el desarrollo social y económico de las naciones. En pocas palabras, se dedica el día al fortalecimiento de los ideales de paz, además de que se hace un llamado de 24 horas de no violencia y alto el fuego.

Sin embargo, y a pesar de que estos eventos reflexivos son anuales, parece ser que—irónicamente—muy poco se reflexiona y aún menos se ejecuta, puesto que el tema acerca de conflictos, pobreza, inseguridad, violencia y todo indicador de paz o de la falta de ella, es creciente y agravado tanto a nivel nacional como internacional.

Respecto a esta cuestión, existe un medidor de paz a nivel internacional denominado Índice de Paz Global, el cual es realizado por el Institute for Economics and Peace y  el Centre for Peace and Conflict Studies, el cual toma en cuenta siete indicadores: homicidios, delitos con violencia, delitos con armas de fuego, eficiencia del sistema judicial, presos sin condena, financiamiento de las fuerzas policiales y crímenes de la delincuencia organizada, todo esto sobre una tasa por cada cien mil habitantes.

México ocupa la posición 137 de 163 en el Índice de Paz Global. Ahora bien, este sistema puede ser utilizado de igual manera a nivel nacional para así permitir el análisis de estos datos de acuerdo a la situación interna de un país y así enfocar esfuerzos en las zonas necesitadas con el fin de obtener resultados tangibles.

En México, el Índice de Paz México (IPM) es elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) y se realiza utilizando los mismos siete preceptos que a nivel global. El informe del IPM 2020, publicado en mayo del año en curso, muestra un análisis de la situación por entidad con base en los indicadores establecidos a lo largo del año anterior, es decir, del 2019, proporcionando así la evidencia necesaria para que los actores correspondientes puedan crear y aplicar políticas públicas concretas o contribuir a la creación de soluciones para ayudar a construir paz en México.

No obstante, los resultados obtenidos en el IPM 2020 son fuertemente desalentadores. Se mostró que en 2019 el nivel de paz en el país retrocedió 4.3%, descendiendo por cuarto año consecutivo, además, se apunta a que el deterioro se debe al aumento de las actividades delictivas, puesto que la tasa de crímenes de la delincuencia organizada creció 24.3%. Como resultado, se obtuvo que 23 de los 32 estados cayeron en sus niveles de paz, mientras que solo 9 mejoraron.

Otra cifra alarmante se encuentra en la tasa de homicidios, la cual desde 2015 se ha elevado 86% y tan solo en el último año fueron asesinadas más de 35,000 personas, lo que lo lleva a ser la principal causa de muerte entre personas de 15 a 44 años y la cuarta entre niños de 5 a 14 años.

A pesar de que es evidente que urge una reacción por parte de las autoridades y organismos correspondientes, México presenta el menor nivel de gasto en seguridad interna y sistema judicial de los 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con 0.7% del PIB. De ahí que la obtención de justicia sea un trabajo enrevesado y la impunidad sea lo cotidiano, pues para atender efectivamente la violencia y cualquier tipo de crimen, México debería invertir más y mejor en los sistemas de justicia. Las opiniones de los ciudadanos acerca de sus servidores públicos sigue este mismo orden de ideas, ya que durante los últimos 10 años la evaluación que las personas hacen del gobierno, la confianza en los procesos políticos y en el estado de derecho, y la percepción de corrupción, se han deteriorado. Así es como se observa cuantitativamente, pues México ocupa el sitio 128 de 163 países en cuanto a control de la corrupción, de acuerdo con el Foro Económico Mundial (FEM), y ha descendido 57 posiciones en la última década.

México, sin duda alguna se encuentra en un estado de emergencia; la inseguridad ha aumentado constantemente en los últimos cinco años, siendo la principal preocupación de un ciudadano mexicano promedio, y mientras tanto, el conocimiento que tienen los ciudadanos sobre las acciones del gobierno para contrarrestar ha disminuido.

La violencia, la impunidad, la corrupción y la pobreza, son características que dolorosamente imperan en la nación y a pesar de contar públicamente con cifras que lo demuestran, el Estado continúa disminuyendo el verdadero peso que esto implica para el desarrollo interno y la visión externa del país. 

El Día Internacional de Paz, más que otra cosa, sirvió como un recordatorio de que la paz no es algo que se vea a menudo en México y de que hace falta trabajar en conjunto—sectores públicos, sectores privados y actores individuales—para conseguirla.  El 12 de octubre, nos permite revisar los sistemas que hemos arraigado y que terminan por exacerbar la situación de violencia que experimenta nuestro país. El 24 de octubre, día de las Naciones Unidas, nos pone en perspectiva con relación a las instituciones encargadas de salvaguardar los principios como la paz y la violencia, y hacer un análisis crítico sobre sus políticas y su implementación en México, sin perder la esperanza de hacer de nuestro país un mejor lugar. Independientemente de la fecha en que nos encontremos, los recordatorios y exigencias para construir naciones desarrolladas tanto en lo económico, como en lo político o social, deberían estar siempre presentes, pues estos fungen como aspectos base de la competencia y el progreso nacional.


Con información de:

https://datosmacro.expansion.com/demografia/indice-paz-global

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-paz

https://www.eluniversal.com.mx/opinion/carlos-juarez-cruz/mexico-un-ano-mas-tras-la-paz

https://www.indicedepazmexico.org/

https://www.un.org/es/observances/international-day-peace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *