Segundo informe de gobierno… ¿de qué país?

Nacional
Fotografía: Infobae/EFE

Escrito por: Indra Morales y Carolina Nava

A los casi dos años de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, el primero de septiembre se llevó a cabo su segundo informe de gobierno. Durante su informe, se dedicó a destacar los supuestos logros y grandes avances obtenidos gracias a las decisiones que ha tomado, pero las cifras y las opiniones públicas apuntan hacia una realidad diferente a la planteada por el presidente.

En este segundo informe de gobierno, que según Forbes parecía más bien una rueda de prensa de cualquier mañanera, AMLO denotó la mejoría tanto externa como interna de México gracias a su llegada al poder. Hizo hincapié en diversos temas de importancia social, económica y política pero también ha dejado de lado muchos temas que debieron haber sido abordados con más claridad; es por esto que es de suma importancia comparar las afirmación del presidente con los datos y cifras que se han recopilado en estos casi dos años.

El primer tema que tocó fue el de la corrupción, elogiando a su gobierno por la falta de corrupción y el ahorro de 560 mil millones de pesos gracias a este trabajo. También mencionó que él ha sido de los primeros mandatarios en atender este problema, sin embargo es un tema que se ha tratado en México desde la presidencia de Miguel de la Madrid y para ser una de las prioridades, no ha aprovechado los instrumentos que ya existían en el país, lo que podemos comprobar ya que no se le ha dado continuación al Sistema Nacional Anticorrupción que se comenzó a construir en el sexenio pasado.

Por otro lado, parece que olvidó que funcionarios designados por él mismo, como Manuel Barett y su propio hermano Pío López Obrador, han sido señalados por actos de corrupción. Aunque hasta el momento su narrativa del combate contra la corrupción ha sido bastante efectiva, con casos como el de Pío y la respuesta que dio el presidente, surge la pregunta de por cuánto tiempo podrá seguir vendiendo ese logro.

En cuanto al tema de crisis sanitaria, aseguró que su gobierno había tenido un efectivo manejo de la crisis por COVID-19 y que durante la pandemia se habían reconvertido 969 hospitales para atender a pacientes de COVID-19 y se llevó a cabo la contratación de 47 mil médicos generales, especialistas y personal de enfermería. A pesar de que estas cifras pudieran ser ciertas, lo que preocupa a la sociedad civil y a organismos internacionales como Amnistía Internacional es la falta de equipo de protección al personal médico, ya que según un informe publicado el miércoles 2 de septiembre por dicha organización, México es el país con más muertes de personal médico con 1,320 personas.

Para finalizar el tema de crisis sanitaria, AMLO aseguró que “saldremos de la pandemia con un mejor sistema de salud” pero desde que comenzó la pandemia se han registrado al menos 97 mil 632 empleados de hospitales que han sido diagnosticados con coronavirus y desde un principio, dichos trabajadores se han visto en la necesidad de manifestarse por la falta de equipo de protección.

En cuestiones económicas, la realidad es que es imposible comparar este gobierno con los pasados debido a los impredecibles efectos de una pandemia nunca antes vista. Ahora bien, respecto a los efectos económicos de la pandemia, AMLO indicó que México ha lidiado muy bien con la crisis económica y pronosticó la pronta recuperación de la economía con el regreso a la normalidad productiva, asegurando que “lo peor ya pasó”. Lamentablemente este escenario es completamente contradictorio al que se ha presentado por expertos, incluyendo a algunos de su mismo gabinete como Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público, quien pronosticó que el 2021 será el año más difícil en materia económica para México desde 1932. Mantener este escenario irreal dificultará explicar los recortes que se lleguen a hacer en el siguiente año.

Lo que es importante reconocer es que los programas sociales han sido bastante efectivos en tener como prioridad a las poblaciones más vulnerables del país y esto ha permitido que muchas familias hayan podido mantenerse a flote en estos momentos.

Después procedió a explicar los efectos benéficos que su gobierno ha tenido en el medio ambiente, ya que aseguró que ha puesto mucho esfuerzo en su cuidado a diferencia de los gobiernos pasados e hizo alusión a la plantación de mil millones de árboles frutales y maderables. Lo que no abordó dentro de este ámbito fueron las decisiones que se han tomado frente a la construcción de uno de sus proyectos más controvertidos: el Tren Maya. Muchas organizaciones de la comunidad y organismos internacionales como Greenpeace, se han pronunciado en contra de la implementación de dicho proyecto debido a la falta de claridad y de información sobre los impactos ambientales, económicos y sociales que puede tener.

En este mismo ámbito habló sobre cómo en México no se permite el fracking, sin embargo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos informa que México produce 195,000 barriles diarios de petróleo mediante esta técnica, además de que se le compra a Estados Unidos casi 5,000 millones de pies cúbicos de gas natural que provienen del fracking. Por otro lado, tenemos la refinería de Dos Bocas, un proyecto que tendrá muchos efectos en el medio ambiente pero que tampoco fue abordado en este informe.

Finalmente, en cuanto a la seguridad de México el presidente aseguró que desde que comenzó su sexenio se ha registrado una disminución de 30% de todos los delitos y que únicamente aumentaron el homicidio doloso y la extorsión; parece ser que este 30% no tiene concordancia con las cifras arrojadas por las instancias gubernamentales encargadas de los conteos de dichos delitos. Un grave ejemplo de la discordancia de las cifras presentadas por el presidente es que en el mes de julio del 2020 se presentó un aumento del 9.2% de feminicidios a comparación del primer semestre del 2019, un tema que tiene un gran impacto en la vida cotidiana de los mexicanos pero que tampoco llegó a la boca del presidente en este informe.

Aunque el presidente Andrés Manuel afirma que ha cumplido 95 de sus 100 promesas, la mayoría están siendo cumplidas a medias. Con las cifras y los datos omitidos, podemos ver que la realidad del país y el discurso del presidente no son del todo congruentes. Sin lugar a dudas, México está pasando por una situación nueva, difícil e impredecible, y se necesita que el gobernante de este país tenga y le dé al pueblo un panorama completo de las situaciones y los obstáculos que están en el porvenir para poder hacerles frente de manera efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *