Samuel García y el machismo mexicano

Nacional
Imagen: Expansión Política

Escrito por: Indra Morales

Lo personal es político, y los recientes comentarios del senador nuevoleonés, Samuel García, reafirmaron esta consigna feminista.

El lunes 10 de agosto el senador de Movimiento Ciudadano, Samuel García, se vio envuelto en una polémica ya que la noche anterior en un instagram live con su esposa, Mariana Rodríguez, influencer mexicana, este le reprochó que “estaba enseñando mucha pierna” y que ‘se tapara’, agregando “me casé contigo pa’ mí, no pa’ que andes enseñando”.

Las redes sociales se inundaron de reclamaciones respecto a la actitud posesiva del senador y la mayoría de las tendencias del día en Twitter estuvieron relacionadas con el tema, con hashtags como #YoEnseñoLoQueYoQuiera, #MiraSamuel y #amigadatecuenta, el último de estos haciendo referencia a la preocupación de muchas personas sobre el bienestar de Mariana Rodríguez dentro de esa relación, ya que este tipo de control sobre el cuerpo de una persona puede fácilmente escalar a violencia psicológica más severa, e incluso a violencia física. El mensaje era claro, nadie tiene derecho a decidir sobre los cuerpos de las mujeres.

Este tipo de comentarios tienen sus raíces en una cultura machista en el que el valor y papel de la mujer solo existe en relación a otros, ya sean padres, hijos o, en este caso, esposos. La socióloga mexicana, Carmen Lugo, llama a México la patria de los machos por excelencia, en donde esta patología social es parte del inconsciente colectivo y de las tradiciones mexicanas. Este es un buen momento para recordar las palabras del presidente López Obrador cuando aseguró que la tradición mexicana es que “las hijas son las que cuidan a los padres, los hombres somos más desprendidos”, ya que con estas palabras se reafirma un rol que las mujeres “deben” de cumplir, mientras que los hombres no son sujetos a estos mismos estándares. 

Los comentarios de García, como señala la autora Erendira Derbez para Verne, también denotan la idea de que los cuerpos de las mujeres son posesiones que se pueden adquirir a través del matrimonio, y resultan en el pensamiento de que la mujer no tiene la libertad de hacer lo que ella decida.

Como ya se mencionó, García actualmente es senador, y se hablaba de una candidatura para gobernador de Nuevo León con la coalición de Movimiento Ciudadano y el PAN, y aunque después de esta última controversia, el dirigente del PAN en Nuevo León, Mauro Guerra, descartó la posibilidad de nombrarlo candidato, no deja de ser preocupante que una persona con estos comportamientos sea quien represente las voces del pueblo y tenga el poder de decidir sobre leyes que atenten contra la autonomía de los cuerpos de las mujeres o que pongan trabas para alcanzar equidad legal.

A pesar de que Samuel García emitió una disculpa pública, volvemos a la primera oración de este artículo: “lo personal es político”, y una masculinidad dominante que busca controlar y humillar en una relación de pareja, no se queda ahí, sino que traspasa a la vida diaria y pública de la persona que la ejerce, lo que es especialmente dañino cuando dicha persona ocupa un lugar en el gobierno de un país, un espacio mayormente dominado por hombres y en donde las mujeres que forman parte de él se enfrentan a un ambiente hóstil, de discriminación e intimidacion, o en el que continuamente cuestionan sus capacidades.

Los chistes machistas no son solo eso, son un síntoma de un machismo severamente enraizado en la sociedad mexicana y deben de ser reconocidos como la violencia que son si queremos atender el problema; aún más importante, no se debe de tener memoria corta sobre las personas que tienen este tipo de comportamientos, mucho menos si son las personas encargadas de gobernar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *