¿Realmente nos representan?

Espacio Feminista Nacional
Ilustradora: Cecilia Mendoza Carrasco

Escrito por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández

El pasado lunes 12 de octubre, un grupo de ​mujeres feministas con el rostro cubierto tomó de manera simbólica las instalaciones de la sede del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA)​, ubicadas en la Colonia Roma Norte de la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México, debido a las denuncias en contra de su candidato a la presidencia del partido, Porfirio Muñoz Ledo, por acoso sexual ​(insinuaciones y contacto físico)​. El objetivo de estas mujeres se centra en impedir la rendición de protesta de Muñóz Ledo, la cual ellas llaman ​ilegítima​, para convertirse oficialmente en el presidente del partido.

Las manifestantes aseguran contar con ​pruebas​ para comprobar la veracidad de las acusaciones, además de que colocaron un tendedero​ para que más presuntas víctimas colocaran sus denuncias. Además, en redes sociales se ha viralizado la ​carta​ de una mujer que asegura que Muñoz Ledo acosó a una menor de edad. Las mujeres afirman que la toma simbólica perdurará hasta que se les brinde una respuesta favorable​.

Igualmente, ​diputadas​ se pronunciaron en la Cámara de Diputados, en donde llamaron a las posibles víctimas de acoso por parte de Muñóz Ledo a acudir a las instancias gubernamentales correspondientes a presentar denuncias formales. Además, se ofrecieron a acompañarlas a hacerlo. Estas afirman que no pueden “​dejar de preocuparnos por los graves señalamientos que se han hecho​”.

El presunto acosador se pronunció a través de su cuenta de ​Twitter​, asegurando que su toma de protesta se vio interrumpida por la toma de la sede del partido “en un asalto violento por el candidato que derroté”. Esto quiere decir, que acusa a su competidor directo en la candidatura por la presidencia de Morena, Mario Delgado, por estar detrás de la logística de las protestas en su contra.

Es claro que la violencia de género y el acoso sexual en México existe y va en aumento, y los espacios gubernamentales parecen no ser la excepción de este fenómeno. Tan solo en febrero del presente año la Secretaría de Función Pública (SFP) y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) se vieron obligadas a activar el ​Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción del Hostigamiento y Acoso Sexual en el Gobierno de México​, debido a que se ha presentado un patrón de acoso sexual dentro de órganos de administración pública. De acuerdo con la SFP, 365 mujeres empleadas en instancias gubernamentales han sido víctimas de acoso sexual dentro de las mismas.

Muñoz Ledo resulta una persona con poder y posibilidades de impunidad, no solamente por su posición como político, sino también por su calidad de hombre. Es comprensible el pensar que altercados como esta manifestación son producto de disputas entre políticos en su búsqueda por el poder, en este caso sobretodo por la coincidencia en el tiempo. Sin embargo, en un país como México, en el que millones de mujeres son víctimas de violencia sexual y ​muy pocas de ellas reciben una investigación formal​, el gobierno no debe quedarse con la duda.

La declaración de Muñoz Ledo, en la que asegura que las denuncias son ​“injurias” y “difamación a base de guerra sucia” deja mucho que desear​. No se le está dando una respuesta concreta a estas mujeres; básicamente asegura su inocencia sin acercarse a las presuntas víctimas y tomar en consideración sus reclamaciones. Hay muy poca claridad en lo que se hará al respecto de las acusaciones.

Morena hoy se coloca como el partido líder de nuestro país; es el partido que representa a nuestro presidente actual, por lo que mantiene una posición de influencia muy alta. Siendo este el principal partido que nos representa a las y los ciudadanos, se deben tomar medidas de investigación sobre acusaciones sobre estas, sobre todo de alguien que va a tomar la presidencia del mismo. Si bien su inocencia se mantiene hasta que se demuestre lo contrario, las mujeres de México merecen figuras políticas que las representen y en quienes puedan confiar. Dado nuestro estatus de vulnerabilidad ante un país feminicida y violento contra las mujeres, es lo mínimo que deben recibir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *