Represión policial ante las exigencias de justicia en Cancún

Espacio Feminista
Imagen: Milenio

Escrito por: Anahí Lima y Xiadani Medina

El lunes por la noche, elementos de la policía reprimieron la protesta feminista que se llevaba a cabo frente al Palacio Municipal de Cancún. A través de videos que se difundieron por redes sociales y por medio de diversas colectivas feministas, se observa el momento en el que la policía dispara al aire para disipar a las protestantes que intentaban ingresar al recinto. Se comunicó que ocho personas fueron heridas, entre ellas dos periodistas.

La protesta fue convocada por la Red Feminista de Quintana Roo debido al feminicidio Bianca Alejandrina Lorenza Alvarado. Mejor conocida como Alexis, desapareció el 7 de noviembre en el municipio de Benito Juárez, Roo. Su cuerpo desollado fue encontrado al día siguiente dentro de una bolsa de basura. Alexis tenía 20 años y abiertamente condenaba la violencia feminicida de México.

La presidenta municipal de Cancún, Mara Lezama, publicó un video en su cuenta de twitter reprobando los actos cometidos. Aseveró que la Presidencia Municipal no tiene a su cargo elementos de policía y que estos forman parte del Mando Único, dando a entender que se trató de un operativo por parte del gobierno del estado. Asimismo, reafirmó su postura condenando los hechos y en apoyo de “las [personas] que tengan que ver con la lucha de los derechos de la mujer”.

Por su parte, el gobernador Carlos Joaquín indicó que las instrucciones emanadas por él habían sido precisas respecto a la no agresión durante las manifestaciones de ese día. El secretario de Seguridad Pública del estado, Alberto Capella, también reprobó los actos e indicó que se iniciaría una investigación para buscar a los responsables. Es así como las autoridades estatales y municipales se lavaron las manos. Peor aún, sugirieron que en Quintana Roo la policía toma armas de fuego para reprimir a la ciudadanía por voluntad propia.

Más tarde, Lezama anunció la destitución del director de la Policía Municipal, Eduardo Santamaría. Asimismo, Capella presentó su renuncia, que fue aceptada por el gobernador del estado, quien también comunicó cuatro acciones a tomar: aseguró que el caso de Alexis no quedaría impune; exhortó a colectivas y grupos a participar activamente en la eliminación de las formas de violencia contra las mujeres, así como a los municipios a cambiar la normativa respecto al acoso; aseguró una mejor capacitación para los cuerpos policiacos en materia de derechos humanos e igualdad de género; e informó que se llevarán a cabo cursos de nuevas masculinidades a funcionarios públicos de todo el estado, empezando por él y su gabinete. Ahora que el gobierno de Quintana Roo promete responsabilizarse, queda por ver si las investigaciones y las medidas propuestas darán resultados. Por el momento, han sido 12 las mujeres asesinadas en este estado de la Riviera Maya en 2020.

Represión en todo el país

La marcha del pasado 9 de noviembre no es la primera en ser dispersada con violencia por parte de los cuerpos policiacos, hace apenas dos meses agentes municipales arrestaron con uso excesivo de la fuerza a 28 mujeres en la manifestación “Ni una agresión sin respuesta” en Ciudad Juárez, Chihuahua. La movilización condenaba el abuso policial en las protestas feministas tras las agresiones sexuales y tortura que sufrieron manifestantes y reporteras en León, Guanajuato dos semanas antes, misma que había sido detonada por la denuncia en redes sociales de violencia sexual por parte de dos policías.

Durante la madrugada del 11 de septiembre la Fiscalía General de Justicia del Estado de México intervino en las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, en Ecatepec, para desalojar al colectivo Manada Periferia que había ocupado el edificio pacíficamente. Se difundieron videos en redes sociales en los que se muestra la detención arbitraria y las agresiones de las que fueron víctimas las manifestantes, entre las que se encontraba una mujer embarazada de 8 meses.

En dichos casos la respuesta estatal se ha limitado a señalar a los agentes como culpables aislados e independientes que actuaron en contra de las órdenes gubernamentales de no violencia, en algunos casos se han considerado faltas administrativas y los agresores se han reasignado a actividades no operativas sin ser destituidos del organismo, en otros se han abierto carpetas que siguen en espera de una resolución.

El presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado para la investigación y condena de los responsables en la manifestación de Cancún en su conferencia matutina del 10 de noviembre, adjudicó las acciones a un estado autoritario que presume quedó en el pasado. Sin embargo, olvidó exhortar al gobernador a mejorar los sistemas de defensa de la mujer y atender el reciente aumento de violencia de género en Cancún, Quintana Roo.

La postura del recipiente del poder ejecutivo durante este sexenio se ha mostrado indiferente ante la creciente violencia de género, minimizando e invisibilizando la cada vez más urgente cifra de agresiones sexuales y feminicidios en el país. Se ha limitado a tratar el tema como un arma por parte de sus opositores y ha defendido únicamente el derecho a la manifestación pacífica, criminalizando las protestas iconoclastas.

La violación constante de los derechos humanos de las mujeres en México ha llamado la atención a nivel internacional de tal manera que la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) extendió un comunicado en mayo de este año respecto al aumento de la violencia hacia las mujeres durante la contingencia sanitaria, solicitando al país a cumplir con sus compromisos de prevención, atención y sanción alrededor de esta problemática. Al mismo tiempo en el que el presidente aseguraba que ésta había disminuido, glorificando la ‘fraternidad’ de la familia mexicana y asegurando que la mayoría de las denuncias por violencia doméstica eran falsas. Ante los hechos ocurridos esta semana, la ONU Mujeres volvió a demostrar su postura condenando la represión en las protestas feministas.

Actualmente, la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres está activa en 19 de 32 estados de la República, siendo el Estado de México el primero en haberla declarado hace ya más de 5 años. Es necesario revisar los mecanismos existentes e implementar nuevas estrategias, pues está claro que se trata de un problema debe ser solucionado a nivel nacional; es imperativo exigir la atención y el proceder de las autoridades, la negación tam bién es represión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *