El Tec debe dejar de intentar tapar el sol (casos de violencia de género) con el dedo

Espacio Feminista
Fuente: Alianza Grito Violeta. Primer comunicado

La viralización de los presuntos casos de acoso y violencia por parte del estudiante Roberto M. hacia al menos seis compañeras del Tecnológico de Monterrey fue “la gota que derramó el vaso” para que las estudiantes formasen la Alianza Grito Violeta. 

Escrito por Michelle Diaz

El pasado 30 de septiembre directivas y directivos de las Oficinas de Género del Tecnológico agendaron una reunión con el Comité Consultivo Nacional de la FETEC para empezar una serie de diálogos con el propósito de mejorar el Protocolo de Violencia de Género, en el cual  alumnas que llenaron el formulario de registro previo para participar en dichos diálogos no fueron admitidas porque “no pertenecían a la FETEC”, según explica la Alianza en su página de Instagram. 

Rhea y Lavanda, integrantes de la alianza quienes nos platicaron sobre su objetivo y las acciones que han tomado con autoridades de la Institución para combatir la violencia contra la mujer dentro de todos los campus y sedes del Tecnológico de Monterrey. 

Después de varios intentos por poder comunicarse con las autoridades correspondientes la encargada de la Oficina de Género a nivel nacional, Karla Urriola, se acercó a la alianza para agendar una reunión y “nos preguntó si podía reunirse con nosotras a pesar de que nosotras pedimos la reunión” dijo Lavanda.

Fue hasta el 9 de octubre, más de una semana después, que las integrantes pudieron llevar a cabo su primera reunión a través de una plataforma que no fue Zoom “para que tampoco estuviéramos como tan limitadas; algo que hablamos mucho en la alianza es la parte de la identidad y la privacidad de las integrantes entonces también para para no comprometer la identidad de todas las que participaron en la junta pues decidimos hacerlo por esta otra plataforma” nos cuenta.

Para la alianza es muy importante cuidar el anonimato de sus integrantes ya que “el Tec al final es una Institución que sí ha tenido casos de impunidad, ha tenido casos en los que se ha visto en el foco mediático como es el caso de campus CCM en el sismo del 2017, como es el asesinato de los estudiantes [Jorge y Javier] en Monterrey hace también varios años ya y de alguna forma temen, tememos por nuestra estancia en la Institución, por las trabas que nos ponen en Life para graduarnos, para elegir horarios… Van desde acciones tan pequeñas y tan cotidianas que incluso podrían pasar desapercibidas pero que sí tienen que ver con nuestra participación dentro este tipo de actividades o actividades relacionadas al feminismo o a movilizaciones sociales […] y a pesar de que no a todas les afecta de la misma manera pues sí, sí es un problema constante como el miedo a… pues a la represión” explicó Lavanda. 

“También yo agregaría” agregó Rhea “lo que conlleva pertenecer a esta universidad y a las universidades privadas: significa que hay pues, cierto poder adquisitivo o económico detrás y también público y político entonces también hay compañeras que evidentemente tienen miedo de las represalias que pueden tomar, no sé, los tutores responsables de los alumnos que están expuestos o que puedan ser expuestos o de los que se han expuesto porque tenemos casos que conocemos y ni siquiera es por pertenecer a esta universidad pero sabemos que quienes tengan el poder político pueden mover, desaparecer gente y pues, mientras tengas ese poder adquistivo, económico y político pues, no se va a saber de ti entonces creo que eso también es importante. […] Ser mujer en este país pues, es peligroso, te cuesta la vida por muchas razones entonces pues cuando expones a una persona de cualquier forma es un problema porque la estás dejando en evidencia y cuando estas personas tienen cierto poder o se ven manchadas de alguna manera pues peor, ¿no? no sabemos lo que pueda pasar”.

Con respecto a la junta con directivas y directivos del Tec que se llevó a cabo el pasado 9 de octubre Lavanda explicó que “a pesar de que no se firmó nada pues se dijo, las autoridades se comprometieron a que iban a mantener los canales de comunicación abiertos con nosotras y que iban a revisar puntualmente las peticiones que estábamos haciendo, entre esas peticiones también está la disculpa pública y textualmente dijeron que se lo iban a llevar de tarea […] nosotras como alianza le dimos seguimiento a los correos para poder agendar la segunda junta con las directivas del Tec, pero ellas terminaron sin responder a las peticiones que teníamos nosotras y hasta la fecha no ha habido una segunda junta”.

En el siguiente link puedes consultar el último comunicado de la alianza publicado el pasado lunes 9 de noviembre: https://www.instagram.com/p/CHZiqbpj0Ds/ 

El pasado miércoles 11 de noviembre el Tec publicó la nueva edición del Protocolo de Actuación para la Prevención y Atención de Violencia de Género después de haberle dado solamente cinco días a su comunidad estudiantil para proponer cambios y observaciones en época de parciales.

Estas son las observaciones hechas por la Alianza Grito Violeta con respecto a la última actualización del Protocolo:

DISPOSICIONES GENERALES

  • Artículo 5. Cambiar las siguientes definiciones:
    • Los “elementos comprobatorios” no deberían limitarse a ser presentados por las partes. La Oficina es responsable de recopilarlos durante la investigación. 
    • No debería utilizarse el término “presunto responsable”, con “reportado” está bien. 
    • La persona que funja como “testigo” debería poder ser encontrada también por la Oficina durante el proceso de investigación, no sólo presentada ante la Oficina por las partes como establece la definición. 
    • Se hizo un cambio en la definición de “LGBTTTI+” con respecto a la propuesta anteriormente. Esta nueva definición es mucho más concreta diferenciando orientaciones sexuales de identidades de género.

PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

CAPÍTULO I. 

No existen cambios destacables en la propuesta del nuevo protocolo con respecto al protocolo anterior en esta área. Todo lo que tiene que ver con prevención es tratado de una manera sumamente escueta.

  • No queda claro cómo se realizará la difusión del protocolo y el proceso de denuncia en general para asegurar que toda la comunidad Tec los conozca. 
    • Generar una guía rápida sobre el proceso, entendible, con lenguaje ad hoc a toda la comunidad. 
  • ¿Por qué la redacción está en masculino?
  • Artículo 6. 
    • Incluir un protocolo bien establecido y definido para la comunidad LGBTTTI+, adaptado a sus demandas.
    • Sólo se menciona que se realizará un monitoreo para asegurar la eficacia de las medidas de prevención, pero no se esclarecen métodos para hacerlo. Esto ya estaba incluido en el protocolo de diciembre del 2017. Simplemente es algo que no se hace. 
    • Debería considerarse la enseñanza con perspectiva de género como medida de prevención necesaria. ¿Qué nos garantiza que las medidas de prevención serán aplicadas a toda la comunidad, sobre todo a los docentes?
  • Artículo 8. 
    • El informe de evaluación de las medidas de prevención debería ser anual e incluir en él únicamente las medidas ejecutadas por la Oficina, no por los grupos estudiantiles o colectivos que promueven el feminismo. 
    • Habla de “un plan de trabajo anual que tenga como fin implementar nuevas medidas de prevención” pero no menciona el espacio donde se tendrá acceso a dichos planes de trabajo, si bien el plan es anual, se deben dar actualizaciones constantes. 

CAPÍTULO II. 

  • Artículo 9. 
    • Establece que la “Oficina Nacional de Género y Comunidad Segura establecerá acciones para los efectos de la concientización, sensibilización, información, prevención y atención de la violencia de género” pero no especifica qué acciones
  • Artículo 10, inciso a. 
    • Incluir la violencia sexual. Violencia de género y violencia sexual no son sinónimos.
    • Todo lo referente a las Oficinas de Género debe ser transparente, ¿dónde se va a poder revisar el material al que tienen acceso los colaboradores académicos y administrativos de la Institución?
  • Artículo 10, inciso b. 
    • FALTA DESCRIBIR LA ESTRATEGIA Y LAS ACCIONES CONTUNDENTES Y ESPECÍFICAS QUE SE TOMARÁN. No sirve de nada que den cursos para capacitar a la comunidad si lo hacen como hasta ahora. 
      • ¿Quién dará los cursos?
      • ¿Cuáles son/serán los contenidos?
      • ¿Serán obligatorios?
      • ¿Cómo se garantiza su eficacia?
      • ¿Cómo se recibirá retroalimentación de los cursos y qué se hará con ella?
      • Menos del 10% de las y los docentes han tomado capacitaciones. ¿Qué se hará para lograr un alcance significativo? 
  • Artículo 10, inciso c. 
    • Debe establecerse cómo se llevarán a cabo los diagnósticos e investigaciones. No se propone nada específico ni nuevo. 
      • Considerar resultados de ECOAS como parte de la investigación
    • Hasta ahora, las que más investigan, se esfuerzan por hacer diagnósticos y recopilar testimonios son los grupos y las colectivas estudiantiles. 
    • Contar, explotar y utilizar el acervo bibliográfico.
  • Artículo 10, inciso g. 
    • Si se integran reportes semestrales, deben publicarse también, no sólo emplearse para la construcción del anual para dar información a la comunidad. El reporte de transparencia debe ser formulado a nivel nacional y por campus o sede. Y los datos sin procesar para realizarlo deben estar disponibles para toda la comunidad del Tec.
  • Artículo 11. 
    • Los planes de trabajo deberían ser transparentes. De nuevo, sólo se dice que se realizará seguimiento, pero no cómo. 
  • Es importante que un análisis evolutivo de la eficacia de las medidas de prevención y la valoración de la necesidad de intensificarlas esté incluido EXPLÍCITAMENTE en los informes de transparencia. Sus informes suelen ser MUY POBRES y CARECER DE UN ANÁLISIS CRÍTICO de los datos presentados y de la situación en general. ES ESENCIAL QUE EN LOS INFORMES SE HABLE DE LAS ÁREAS DE OPORTUNIDAD | FALLAS | DEFICIENCIAS CONCRETAS Y LAS ESTRATEGIAS PARA HACERLES FRENTE.

ACTUACIÓN ANTE CASOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

CAPÍTULO I. DISPOSICIONES GENERALES

  • Artículo 12, punto III. La definición de “cero tolerancia a la violencia de género” integra la negligencia, lo cual es valioso. Sin embargo, es necesario elaborar en lo que se consideraría o no negligencia y falta en el debido proceso, puesto que no informar a las partes del proceso no es la única manifestación de negligencia que puede existir. 
  • Artículo 12, punto IV. ¿Cómo asegurar que la confidencialidad sea no revictimizante si pone a la sobreviviente en una posición en la cual no tiene el derecho a hablar de su proceso ni hacer una denuncia pública a su agresor ante la negligencia (antes y después de la resolución) de la Oficina, el Comité o el Centro sin ser sujeta a sanciones o amenazas?
  • Artículo 12, punto VI. Para que el proceso sea verdaderamente accesible, deberían existir puntos de atención fácilmente localizables  en todos los campus y sedes del Tec. Además, el protocolo tendría que ser sencillo de leer y comprender y contar con máxima difusión. De la misma manera, la comunicación con la Oficina debería ser simple y eficaz. 
  • Artículo 12, punto VII. 
    • Otorgar CREDIBILIDAD a las víctimas, a quienes nos referiremos como “sobrevivientes”, no un “trato preferente”.
    • (…) la víctima deberá ser entrevistada siempre por un especialista”, especificar especialista en materia de qué.
    • Agregar la obligación del Centro a brindar un trato EMPÁTICO.
    • La revictimización sigue sin ser definida de manera completa y adecuada. 
  • Artículo 12, punto VII. No existe en la práctica una transparencia con respecto al procedimiento y sus resultados. 
  • Artículo 12, punto XIII. Definición de buena fé, ¿qué pasa cuando este principio se utiliza para beneficiar al agresor?
  • Artículo 13. Definición ambigua y moldeable al beneficio del Centro de “confidencialidad en el proceso”.
  • Artículo 14. ¿Cómo se acredita la falsedad de una declaración? ¿Cuáles son las sanciones aplicables? 
  • Artículo 15. 
    • Sobre quiénes pueden presentar un reporte dirigido a la Oficina de Género es  importante destacar que las denuncias hechas extraoficialmente también deben ser consideradas. ¿Y las denuncias anónimas? ¿Y las denuncias colectivas por medio de redes sociales?
  • Artículo 16. Hay una inconsistencia, puesto que se menciona que los plazos serán en días hábiles y más adelante en el protocolo se mencionan días naturales. 
  • Artículo 17. ¿Por qué para una sobreviviente mayor de edad el plazo para denunciar es menor? (10 años en comparación a 15 si era menor) Es revictimizante. 
  • Artículo 18. Establecen un lapso de caducidad a partir de la publicación del reporte debido al desinterés de quien reporta, pero ¿qué procede cuando el desinterés y falla en el proceso viene por parte de la Oficina misma?
  • Artículo 20. Las medidas de protección deberían ser ofrecidas por la Oficina. No tienen porqué ser otorgadas sólo bajo solicitud escrita de la sobreviviente. Eso haría el proceso más burocrático e implicaría que la sobreviviente sepa que puede pedirlas.
  • Artículo 21. Las medidas de protección deberían considerar la destitución de cargos en grupos representativos, estudiantiles o cualquier puesto directivo-representativo-de liderazgo. No basta con proteger a la persona denunciante. Es indispensable hacer todo lo necesario para garantizar la no repetición. Además, las medidas ya establecidas deberían aplicarse en básicamente todos los casos. Bajo ninguna circunstancia la persona reportada debería poder acercarse a la persona que reporta. Se presta a violencia, incluyendo manipulación emocional. 
  • Artículo 25, punto 3. La persona que reporte también debería poder compartir información cuando sea necesario. Por ejemplo: si el proceso no está siendo seguido de manera correcta, si se siente en riesgo, si no se están ofreciendo medidas para garantizar la seguridad de toda la comunidad, entre otras. 
  • Artículo 25, punto 4. Es necesario considerar qué sucede si la intimidación, persecución, intimidación o represalias vienen por parte de la misma Oficina o superiores jerárquicos de las partes. ¿Las sanciones aplicables son las mismas que las mencionadas en el Artículo 43? ¿Cómo se actúa ante una amenaza a la integridad? ¿Cómo garantizar la seguridad y bienestar? Las medidas de protección NO DEBEN ESTAR LIMITADAS A SOLICITUD DE LA SOBREVIVIENTE DE VIOLENCIA. Se supone que el caso lo llevan personas capacitadas, con perspectiva de género, empatía y conocimientos para lidiar con casos de agresión. Esas personas deberían tener el criterio para hacer lo necesario en los momentos indicados. MÍNIMO, LA PERSONA O PERSONAS ACOMPAÑANTES TAMBIÉN DEBERÍAN PODER SOLICITAR MEDIDAS DE PROTECCIÓN PARA ELLAS MISMAS, TESTIGOS Y LA SOBREVIVIENTE. 
  • Artículo 25, punto 5.  
    • Incluir en este punto que debido a la falta de profesionalismo de quienes atienden los casos, se debe tener suficiente personal capacitado para seguir con los casos cuando alguien se ausente por un periodo prolongado por cualquier razón. Por ejemplo, permiso de maternidad, etc.
    • La información con respecto al desarrollo del proceso debería compartirse siempre, no sólo cuando sea solicitada por las partes. 
  • Artículo 25, punto 6. La persona acompañante debe tener también derechos y facultades en el proceso. Por ejemplo: 
    • Acceso completo a toda la información del reporte. Incluyendo, lógicamente, el expediente y toda la documentación integrada. 
    • Facultad de reportar negligencias e inclumplimiento DURANTE Y DESPUÉS DEL PROCESO. 
    • Todos los derechos que tienen las partes. 
    • Facultad de solicitar medidas de protección para sí misma y para la persona que reporta. 
    • Estar presente en la Audiencia cuando la sobreviviente así lo desee, INCLUYENDO LAS ENTREVISTAS DE AMBAS PARTES. Es decir, la persona acompañante podrá, si lo aprueba la sobreviviente, estar presente en la entrevista de la persona reportada. Esto con el fin de tener información completa del proceso, velar por la honestidad, la perspectiva de género y los intereses de la sobreviviente. 
    • Deberán ser notificadas de CADA PARTE DEL PROCESO, sin necesidad de solicitarlo. Sin embargo, cuando soliciten información adicional, deberá serles proporcionada. 
  • Artículo 26. Genial que actos de negligencia y encubrimiento sean tratados como violencia, porque lo son. Sin embargo, ¿quién estará a cargo de llevar un caso de violencia contra la Oficina? ¿Cómo sería el proceso? ¿Qué cambiaría?
  • Artículo 27. No se considera incumplimiento de la Oficina ni del Comité ni el Centro. Además está muy escueto. ¿Cómo se dará vista del incumplimiento? ¿Se avisará a la parte que incumpla que ha incumplido? ¿Qué sanciones aplican? ¿Cómo funciona? ¿Quién vigila el cumplimiento del Comité, la Oficina y el Centro en general? 

CAPÍTULO II. ÓRGANOS COMPETENTES

  • Artículo 29. Convocar dos veces al semestre a los “representantes de la comunidad estudiantil” no es suficiente. Debe haber una escucha y colaboración constantes. ¿A quién se considera representante? ¿Sólo a las mesas de carreras y FETEC? Eso es elitista y nada inclusivo. Las representaciones estudiantiles no deben ser las únicas con un espacio en la rendición de cuentas. La rendición de cuentas debe ser GENERAL, PARA TODA LA COMUNIDAD ESTUDIANTIL. Está bien que se incluya a las representaciones en este punto, pero que no se pierda de vista que hay mucho más que el gobierno estudiantil. Las grupas y colectivas son una parte esencial. Además, repito que la transparencia debe ser para toda la comunidad Tec. ¿Qué instancias hay de rendición de cuentas de la Oficina? 
  • Artículo 30. Las facultades y obligaciones de la Oficina se redujeron bastante en estos artículos. Se limitan al proceso, al reporte. Dejan de lado la prevención y el seguimiento. 
  • Artículo 31. TODAS las personas que conforman el Comité Consultivo DEBEN TENER PERSPECTIVA DE GÉNERO.
  • Artículo 32. Buen cambio que las personas que integran la Oficina ya puedan estar en períodos consecutivos en el cargo. 

CAPÍTULO III. CONDUCTAS INAPROPIADAS

  • Definiciones
    • Falta la definición de violencia sexual
    • En violencia de género, agregar ENCUBRIMIENTO.
  • Artículo 36. Que se limite la violencia psicológica a algo “intencional” hace que el proceso de detectarla y sancionarla sea complicado y que se preste a perpetuar su normalización e impunidad. 
  • Artículo 39.  La violación es violencia. No necesariamente se da siempre “mediante” la violencia física o moral. Tampoco se pone necesariamente a la víctima en una condición tangible en la que no pueda negarse. Limitarla de esta manera puede ser peligroso. Asumo que en intento de violación, la “simple agresión física o moral” es el intento de violación en sí mismo. De lo contrario es peligroso. Ya no se define consentimiento en esta versión del protocolo, lo cual es terrible, porque es un concepto básico y esencial. 
  • Artículo 41. Con respecto a la violencia en medios digitales, cuando una persona tiene cierto historial expuesto en redes sociales, este debe considerarse como prueba.

CAPÍTULO IV. SANCIONES

Establecer en qué casos se efectuarán las sanciones descritas, esto es vital para evitar caer en la subjetividad y posible encubrimiento y protección por parte del Centro u otros administrativos relacionados cuando el agresor en cuestión sea una persona “valiosa” para la institución, como equipos representativos, grupos estudiantiles, FETEC, etc.

  • Artículo 42. Que el registro que lleve la Oficina de las sanciones sea expuesto en el informe de transparencia. No es necesario que se incluyan nombres, sólo lo pertinente para realizar un análisis. 
  • Artículo 43. La amonestación JAMÁS debería ser la única sanción. No hace absolutamente nada para garantizar la no repetición. 
  • Artículo 44. La descripción de “medida correctiva” es muy escueta. ¿Qué clase de medidas correctivas puede haber? ¿Algún ejemplo? ¿Cómo se da seguimiento a ellas? 
  • Artículo 48. Es necesario tener cuidado con las medidas correctivas que impliquen que la persona reportada siga yendo al campus como el caso de una “suspensión temporal”, puesto que esto deja expuesta a la persona sobreviviente y a otras. Hay casos de sobrevivientes que tienen miedo de estar en las instalaciones porque saben que su agresor sigue entrando a ellas. 

CAPÍTULO V. PROCEDIMIENTO

  • Artículo 53. El primer acercamiento para la víctima debe ser CONTENCIÓN (si ella así lo desea) y orientación.
  • Artículo 54, punto 2. Sobre “explicar a las personas el procedimiento previsto en el presente Protocolo”, se tiene que hacer hincapié en informar de los principios y derechos a las personas. Además, se tiene que explicar COMPLETAMENTE, DETALLADAMENTE y SENCILLAMENTE el proceso y todas las alternativas para cada uno de los pasos.
  • Artículo 56. Ya que se va a recabar información para control estadístico, pues que se incluya en su totalidad en el informe de transparencia. Que además se analice y se extraigan propuestas de mejora a partir de ella. Que todo se presente en el informe, no sólo los números. 
  • Artículo 58. La sobreviviente no tendría por qué hacer su propio reporte sola. Va contra las buenas prácticas en protocolos a nivel internacional de acuerdo a la Oficina Internacional del Trabajo. Es revictimizante. 
  • Artículo 59. Si la sobreviviente ya dio su testimonio verbalmente, debería ser trabajo de LA OFICINA realizar el reporte escrito. 
  • Artículo 65. ¿Bajo qué criterios la Oficina puede decidir NO dar medidas de atención y protección? Me parece terrible considerando que de por sí no las otorga. 
  • Artículo 66. Deplorable que no se tenga que asegurar una comunicación efectiva y que el único medio sea el correo electrónico. Considerar una falta de interés ante la falta de respuesta a la “determinación a la que llegue la Oficina” sin garantizar un canal de comunicación adecuado es sumamente negligente. La comunicación DEBE ser bidireccional. ¿Dónde queda la responsabilidad de la Oficina de mandar correos y mantener una comunicación constante?
  • Artículo 67. ¿Qué incluye la notificación del reporte? 
  • Artículo 70. “La Oficina de Género tendrá un plazo no mayor a treinta días naturales para realizar las indagaciones pertinentes”. ¿Qué pasa cuando NO CUMPLE con los plazos establecidos?
  • Artículo 71. ¿Qué medidas alternas puede haber? ¿Ejemplos? ¿Lo único que cambia es que no hay sesión para llegar a acuerdos? ¿Cómo se les dará seguimiento? 
  • Artículo 72. Se menciona que se convocará a ambas partes a audiencia, pero sólo se hacen consideraciones específicas de la persona reportada. 
  • Artículo 73. Este artículo sería de mayor utilidad si las partes conocieran las pruebas exhibidas por su contraparte. 
  • Artículo 77. Las resoluciones no pueden ser definitivas si realmente se permite denunciar negligencias y solicitar reconsideración del proceso. 
  • Artículo 78. 
    • No especifica plazos dentro de la reconsideración del proceso.
    • La reconsideración del proceso no debe depender enteramente del CRDH.
    • No puedes considerar el proceso de actuación ante la negligencia HASTA QUE YA HAY RESOLUCIÓN. Esto no basta. Debe haber una manera de reportar incumplimiento, negligencia e insatisfacción DURANTE el proceso para garantizar la debida diligencia. Debe hacerse saber qué pasa si incluso la Vicepresidencia mentada no actúa adecuadamente, y así sucesivamente hasta llegar al máximo nivel. Es necesario establecer un proceso claro para la auditoría. 

CAPÍTULO VI. SEGUIMIENTO

  • Artículo 79.  Sigue diciéndose que se hará un seguimiento, pero no cómo ni de qué manera se garantizará su efectividad. Además, se limita a dar seguimiento a sanciones. No basta. Es necesario dar seguimiento a TODOS los reportes. 

En el proceso no se considera de manera completa a las preparatorias, a Tec Salud ni a Tec Milenio. 

COMENTARIOS Y/O SUGERENCIAS ADICIONALES

  • La redacción es sumamente confusa y deficiente. 
  • La propuesta del nuevo protocolo es en general ambigua y deja muchos cabos sueltos.
  • En las primeras páginas hace referencia a conceptos que no se definen hasta capítulos posteriores y esto solo dificulta su comprensión. El marco conceptual se incluyó en algunas partes del protocolo pero de manera muy pobre, poco entendible y no clara.
  • Falta demasiada cohesión entre capítulos, conceptos e ideas. 
  • No especifican las acciones que van a implementar para cumplir con los objetivos que proponen a lo largo del protocolo.
  • Tampoco se da a conocer qué órgano perteneciente o ajeno a la Institución garantiza y vela la transparencia de la Oficina, el Centro y quienes lo conforman. 
  • Todo es muy subjetivo, “la Oficina podrá o no” y no especifican las razones por las cuales podría hacer o no determinada acción. 
  • FALTA MENCIONAR TODAS LAS OBLIGACIONES QUE TIENE EL CENTRO CON LAS SOBREVIVIENTES DE VIOLENCIA. 
  • Establecer sanciones para los integrantes del Centro que NO CUMPLEN con el debido desarrollo del protocolo y el proceso de denuncia.
  • Algunas de las observaciones realizadas por los grupos y las colectivas fueron tomadas en cuenta y eso se agradece. Sin embargo, muchas otras fueron ignoradas.
  • La plataforma para la recopilación de comentarios tampoco fue ideal. Habría sido valioso tener la opción de adjuntar documentos.

ORTOGRAFÍA Y REDACCIÓN

  • En ciertos casos se utiliza el punto (.) y en otros los dos puntos (:) después de el concepto a definir.
  • Falta consistencia general en el documento, los términos institución, puntos de atención, etc., se usan indistintamente con mayúscula y minúsculas a lo largo del documento.

Como estudiantes, es importante que exijamos de la Institución el mismo grado de calidad que se nos exige a nosotros, o quizá incluso uno mayor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *