El iceberg de la violencia: ¿El mansplaining y el feminicidio son actos aislados?

Espacio Feminista
Ilustradora: Valeria Torres Hernández

El término mansplaining es relativamente nuevo para describir una práctica muy común de cómo un hombre deslegitima el discurso y las habilidades de una mujer. Es algo microscópico, pero se encuentra muy arraigado en la sociedad. Las investigaciones indican que los hombres son el papel dominante en las conversaciones, y que no sólo hablan más, sino que también interrumpen más (citado en Kidd, 2017). “Se trata de no escuchar, no validar sus opiniones, explicar nuevamente lo que ya han dicho o interrumpir para mostrar superioridad intelectual” (Sosman, 2020). El punto de este micromachismo es silenciar a la mujer en espacios en los que la posición de poder del hombre se ve amenazada. La información anterior lleva a realizar las siguientes preguntas: ¿Por qué un hombre comete un feminicidio?, ¿no es también para callar a la mujer, pero esta vez de forma permanente?

El asesinato se encuentra hasta arriba del iceberg de la violencia. Para llegar a él se tiene que subir por donde se encuentran los otros actos de violencia. El primer paso es el mansplaining, después pedir directamente guardar silencio y luego amenazar. Al ascender más se halla el abuso sexual. “Los abusadores hombres han introyectado que el género masculino tiene ciertos privilegios por el solo hecho de haber nacido hombres. Aprendieron que las mujeres y los niños les pertenecen” (González et al., 2004). Realizar actos sexuales —que no incluyan la penetración— sin consentimiento de la persona, obligarla a hacerlos, forzarla a presenciarlos u obligarla a exhibir su cuerpo es abuso sexual. Como consecuencias psicológicas de este episodio están el aislamiento y el rechazo a las relaciones sociales, tendencia al secretismo, entre otras (Echeburúa, 2006). En otras palabras, se logra el silencio de la persona agredida.

Escalando más en este iceberg de la violencia se encuentra la violencia física. “…la reproducción de esquemas de maltrato, con base en la búsqueda de estrategias generadoras de carácter, que inversamente producen humillación, castigo y anulación sistemática de la víctima” (Andrade, 2006). Una vez más se presenta otra manera de callar a la afectada. Después de subir más el hielo está la violación. La violación sistemática se utiliza para la humillación y controlar a la víctima, atacando directamente al sistema de seguridad de una persona (Castillero, 2015).


Finalmente se llega a la punta del iceberg, que representa al feminicidio. “Comete el delito quien prive de la vida a una mujer por razones de género” (citado en Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, 2020). Normalmente, los asesinos ejercen la violencia a partir de la ruptura afectiva. En estas situaciones suelen experimentar una elevada sintomatología ansiosa o depresiva y pensamientos obsesivos en torno a los motivos de la separación que los lleva a cometer el delito (Aguilar, 2018). Estos pensamientos son consecuencia de una cultura que les ha enseñado que el mundo gira entorno a los hombres y, por ende, las mujeres les pertenecen. Cuando una mujer rompe el esquema de servicio a ellos, sus introyectos los llevan a querer castigarlas.


En resumen, todos estos actos de violencia, que su gravedad se va incrementando mientras se escala el iceberg, tienen algo común: callar a la mujer, demostrándole que ella no pertenece ahí. “Un hombre actúa en la creencia de que no tienes derecho a hablar y que no eres nadie para definir qué es lo que está pasando. Esto puede significar cortarte durante una conversación en la cena o durante una conferencia. También puede significar que te digan que te calles, o amenazarte si se te ocurre abrir la boca, o darte una paliza por hablar, o asesinarte para silenciarte para siempre” (Solnit, 2017, p.117).


Referencias:  

Aguilar, R. (2018). Tipos de feminicidas y bajo qué circunstancias cometen el crimen. Infocop. Recuperado noviembre 16, 2020, de: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=7671

Andrade, J. (2010). El maltrato familiar y el escenario mental del agresor. Revista Psicología Científica. Recuperado noviembre 16, 2020, de: https://www.psicologiacientifica.com/maltrato-familiar-escenario-mental-agresor/

Castillero, O. (2015). Perfil psicológico del violador: 12 rasgos en común. Psicología y Mente. Recuperado noviembre 16, 2020, de: https://psicologiaymente.com/forense/perfil-psicologico-violador-rasgos

Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres. (2020). ¿Qué es el feminicidio y cómo identificarlo? Gobierno de México. Recuperado noviembre 18, 2020, de: https://www.gob.mx/conavim/articulos/que-es-el-feminicidio-y-como-identificarlo?idiom=es#:~:text=La%20muerte%20violenta%20de%20las,nuestro%20sistema%20penal%20como%20feminicidio.

Echeburúa, E. y Corral, P. (2006). Secuelas emocionales en víctimas de abuso sexual en la infancia. Cuadernos de Medicina Forense. Recuperado noviembre 18, 2020, de: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-76062006000100006

González, E., Martínez, V., Leyton, C. y Bardi, A. (2004). Características de los abusadores sexuales. REV SOGIA, 11(1), 6-14. Recuperado noviembre 16, 2020, de: http://www.cemera.cl/sogia/pdf/2004/XI1abusadores.pdf

Kidd, A. (2017). MANSPLAINING: THE SYSTEMATIC SOCIOCULTURAL SILENCER. UNIVERSITY OF NORTH GEORGIA. Recuperado noviembre 16, 2020, de: https://digitalcommons.northgeorgia.edu/cgi/viewcontent.cgi?referer=https://scholar.google.com/&httpsredir=1&article=1681&context=ngresearchconf

Solnit, R. (2017). Los Hombres Me Explican Cosas. México: Editorial Primo.

Sosman, G. (2020). ¿QUÉ ES EL MANSPLAINING Y POR QUÉ NOS INVALIDA? Universidad Diego Portales. Recuperado noviembre 16, 2020, de: https://psicologia.udp.cl/que-es-el-mansplaining-y-por-que-nos-invalida/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *