Lo que no se nombra no existe

Editorial Nacional

Escrito por: Redacción PICO Informativo Monterrey

Roberto Montemayor Rojas es estudiante dentro del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey y ha sido denunciado por acoso y abuso sexual desde el el 11 de marzo de este año por más de una estudiante de la institución.

El comunicado oficial por parte de la Institución ha causado rabia y hartazgo entre la comunidad estudiantil ya que evidencia la precaria labor por proteger a las alumnas de sus agresores y por llevar a cabo investigaciones que aseguren una rendición de cuentas.

Han pasado seis meses desde las primeras denuncias en contra del acusado y es apenas con la denuncia pública del grupo HeForShe y el colectivo Feministas del Tec que la institución decidió posicionarse. Acto seguido la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León decidió emitir un comunicado el 10 de septiembre mencionando la apertura de una carpeta de investigación y de comprobarse conducta delictiva por parte del estudiante se emprenderán acciones por la vía legal.

Diversos grupos estudiantiles y sociedades de alumnos han lanzado comunicados desde las redes sociales exhortando a las autoridades de la institución a respetar la cero tolerancia que ante el acoso y abuso sexual.

 La sociedad de alumnos de Ingeniería y Biotecnología (SAIBT), cuyos representantes fueron citados por la dirección de LiFE Región Norte donde se llegó al acuerdo de reestructurar el protocolo de género con un trabajo en conjunto con representantes de las sociedades de alumnos. Por su parte, el Programa de Liderazgo Emprendedor Internacional (PLEI) mismo en el que Roberto Montemayor Rojas funge como tesorero, no ha emitido comunicado alguno, esto a pesar de que diversos colectivos hayan pedido su inmediata destitución del puesto.

La creciente ola de comentarios en contra de la institución por parte de estudiantes en la plataforma de Twitter llevó a la institución a responder los mensajes invitando a las alumnas a canalizar sus denuncias a través de escuchandote@itesm.mx.

Las alumnas no consideran que esto sea suficiente y hoy la indignación las ha llevado a las a compartir fondos de pantalla para la plataforma de Zoom, donde el Tec se encuentra impartiendo sus clases debido a la pandemia, con mensajes de apoyo a sus compañeras violentadas y con el objetivo de forzar una conversación dentro del salón de clases sobre el tema.

Para Andrea Verástegui, quién denunció a Roberto en marzo en redes sociales la cuenta oficial del Campus MTY le escribió: “ Andrea, lamentamos que hayas vivido esta situación”. Esta respuesta  expone la respuesta a destiempo por parte de la Institución. La denuncia fue notificada desde esa fecha gracias a que estudiantes habían etiquetado a la cuenta oficial del Campus Monterrey en la denuncia de la estudiante y de otras compañeras que habían pasado por situaciones similares con el mismo alumno.

La respuesta por parte del Tecnológico de Monterrey durante seis meses fue el de una política del silencio y es hasta que su problema endémico de violencia de género no explota en la opinión pública que deciden activar el Protocolo de Atención para la Prevención y Atención de Violencia de Genero. En el comunicado de Prensa donde se hace mención de los pasos a seguir para quién decida hacer una denuncia el apartado 5. menciona que se procederá a realizar una investigación y esta tomará el tiempo necesario.

Mientras se continue protegiendo y deje impune a quienes agreden y atentan contra la dignidad de sus alumnas, la institución no será más que otro cómplice de la violencia de género que se vive en México. Mientras la institución siga tomando el tiempo necesario, más casos como el de Andrea seguirán sucediendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *