Las “tienditas de la esquina” en peligro de extinción

Nacional

Escrito por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández

Todos conocemos las “tienditas de la esquina” o tiendas de conveniencia; probablemente, algunos ya tenemos una de confianza a unos pasos de nuestros hogares, no obstante, estas “tienditas” podrían estar en riesgo de desaparecer dada la cuarentena en la que estamos por la propagación del COVID-19. Nos estamos adaptando a las compras a través de las aplicaciones móviles de los grandes supermercados y estamos arrinconando a estas pequeñas empresas.  

De acuerdo con una nota de Forbes del 5 de junio, el confinamiento de la mayoría de la población mexicana y la modernización de la venta en línea y entrega a domicilio de los supermercados ha reducido significativamente el número de ventas de las “tienditas de la esquina”; según la consultora Bain & Company, estas tiendas de “canal tradicional” representan el 35% de las ventas de los comercios minoristas, el 50% de las ventas de consumo masivo y que generan poco más de 2 millones de empleos.

La permanencia de estos micro comercios se debe a compras de la movilidad peatonal, sin embargo, desde la activación de la Jornada de Sana Distancia a finales de marzo de este año como medida de protección gubernamental contra la propagación del COVID-19, dicha movilidad se ha reducido en un 78%, lo que ha afectado directamente a estos establecimientos. Se estima que el 12% de ellos (150 mil) se han visto obligados a cerrar y que de 50 a 70 mil más están próximos a hacerlo, y hay alrededor de 400 mil que estarán en alto riesgo de clausura, de acuerdo con diversas fuentes.  

A pesar de las especulaciones sobre el contagio, la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) aseguró que estos establecimientos son los lugares más seguros para comprar los artículos básicos, como los alimentos. Esto se debe a que funcionan con una modalidad de máxima cercanía con sus clientes, es decir, que se sitúan entre las calles y colonias donde estos residen, además de que la atención que brindan es “de uno en uno”, lo que evita que las personas se concentren en un mismo sitio y el riesgo de contagio del virus se potencialice.

Los ingresos de muchas familias mexicanas que dirigen estas pequeñas empresas dependen enteramente de las ventas que generan y la situación actual vulnera gravemente su estabilidad económica, así que resulta fundamental que el gobierno federal implemente medidas de apoyo y protección económica y sanitaria, pues las reaperturas por presión de las grandes empresas no son suficientes cuando el comercio informal sigue siendo satanizado y los comerciantes desplazados, sin mencionar que es imposible competir con la infraestructura y capital con el que ya cuentan las grandes empresas.

Las acciones del gobierno, aunque necesarias, son inútiles, por lo que es nuestro deber como consumidores adquirir nuestros productos de manera local, pues no solo ayudamos a solventar las limitaciones monetarias que el confinamiento le presenta a los micro comercios y evitamos la pérdida de millones de empleos, sino que nos damos una oportunidad de probar cosas hechas con mejor materia prima, manos más trabajadoras, con procesos más limpios y mucho amor en el proceso.

Es momento de apostar por los nuestros, los que estuvieron siempre y los que siempre estarán. Salvemos de la extinción a las tienditas de la esquina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *