Las promesas y entredichos de López Obrador

Nacional
Cartón por: Elena Tovar

POLÍTICAMENTE INCORRECTA

Columnista: Karla Lucía León Segoviano

Sin cubrebocas y con una manifestación del Movimiento Antorchista frente a Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció el día de ayer un discurso oficial como parte de la presentación de su Segundo Informe de Gobierno, en el que expuso, ante un poco más de 70 asistentes, avances, perspectivas y nuevos datos sobre el progreso de la 4T, a la que también denominó durante el evento, como una nueva transformación moral.

En días previos, y como preámbulo, López Obrador recicló sus frases más emblemáticas como: “Juntos haremos historia” o “Por el bien de todos, primero los pobres”, en una serie de cuatro spots pautados por la Secretaría de Gobernación, a los que se les atribuyó un claro tono de campaña, mismo que utilizó la mañana de este martes, para tocar temas como el ya reiterativo combate a la corrupción, los proyectos de bienestar y el desplazamiento del periodo neoliberal.

“Fui de los primeros en sostener que el principal problema de México era la corrupción, y ahora no tengo la menor duda. La peste de la corrupción originó la crisis de México. Me he propuesto erradicarla por completo y estoy convencido que transformar es moralizar. Este gobierno no será recordado por corrupto, nuestro legado será purificar la vida de México y estamos avanzando”, fueron las primeras palabras del Ejecutivo, quien, en las últimas semanas, se ha visto involucrado en un escándalo, tras la revelación de Latinus, de una serie de videos en los que Pío López Obrador recibe dinero para la campaña electoral de Andrés Manuel.

Entre dos crisis

Con un poco más de 65 mil muertos por Covid-19, López Obrador aseguró que la crisis económica, así como la crisis sanitaria, han sido los retos más grandes que ha enfrentado. “Es indudable que saldremos con un mejor sistema de salud”, puntualizó, además de recalcar que, durante este año, se rescataron 401 hospitales abandonados, se instalaron 32 mil camas y se contrataron cerca de 47 mil trabajadores del sector salud, sin embargo, aún con los esfuerzos que dicta el presidente, se sabe que, a principios de mayo, López Gatell hizo un llamado a la población para no acudir a múltiples hospitales al sur de la Ciudad de México por saturación, sobra decir que los testimonios de miles de médicos y enfermeras a lo largo de la república confirman la severidad de la situación.

Enfrentar la crisis económica con una fórmula única y heterodoxa no forma parte del proyecto de nación de Obrador. Ante esto, el presidente recalcó la aplicación de “créditos directos para rescatar al pueblo, sin darle prioridad a las grandes empresas”, esto, según describió, como parte de actos mínimos de justicia y como un apoyo directo sin intermediarios.

“Muchas gracias a nuestros paisanos migrantes, ahora que más se les ha necesitado, es cuando más han ayudado a sus familiares en México, aún con la pandemia en Estados Unidos, las remesas han crecido un 10% con relación al año pasado y pronostico que llegarán a 40 mil millones de dólares”, señaló con triunfo ante diversos indicadores, entre ellos, el aumento de hasta un 50% de los productos de la canasta básica, según datos de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

Entre otros temas, López Obrador aseguró que su gobierno ha optado por cuidar el medio ambiente al reforestar con mil cien árboles frutales el territorio nacional, no obstante, hace dos días, y de acuerdo con información de Reuters, mientras las grandes empresa petroleras como Shell, BP y Royal Dutch han optado por implementar estrategias para disminuir la huella de carbono; PEMEX, con apoyo de la 4T, está determinado a ir en una dirección opuesta y llevar a cabo el proyecto de Dos Bocas, una refinería que, además de impulsar actividades altamente contaminantes, está destruyendo un sitio rico en diversidad. Esto, sin mencionar el proyecto del Tren Maya.

Lo que faltó

Con el tema de la corrupción como distractor, López Obrador dejó a un lado el tema de la inseguridad, la violencia y las mujeres. Más de 122 mil 223 muertos y un escándalo por violación de derechos humanos por ejecuciones extrajudiciales se perdieron ante un panorama que López Obrador desconoce o finge desconocer. “Ya no manda la delincuencia organizada, ya no hay masacres”, dice Obrador, quien, además, señaló una baja del 30% en secuestros, feminicidios y robos.

El Ejecutivo especificó que la estrategia de combate a la delincuencia corresponde a la creación de empleos, oportunidades educativas, la lucha contra la pobreza, así como el despliegue de 97 mil elementos de la Guardia Nacional, la creación de 248 cuarteles y el apoyo de las fuerzas armadas, mismas que fueron expuestas, luego de que 24 militares arremetieron contra presuntos civiles, durante un enfrentamiento en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el pasado 03 de julio. “Está vivo… mátalo”, se escucha en los videos difundidos por El Universal.

Ante estas declaraciones, Amnistía Internacional compartió, a través de sus redes sociales, un análisis en el que se determina una gran falta de veracidad por parte de Obrador. “Para poder lograr un cambio sustancial en Derechos Humanos, el Gobierno tiene que dejar de culpar a las administraciones anteriores de la situación y, en su lugar, aceptar la responsabilidad de lo que sucede en el presente y buscar soluciones […]”, puntualizaron.

De acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre enero y julio de 2020 se registraron 566 feminicidios en México, lo que representa un aumento del 5.4% con respecto a 2019 (536) y de 9.6% con respecto a 2018 (516); mientras que, del 1 de diciembre de 2018, hasta la fecha, se han registrado 11 mil 653 personas desaparecidas y no localizadas.

Las promesas para 2021

Andrés Manuel López Obrador prometió impulsar una independencia, así mismo, enfatizó, al estilo de Poncio Pilato, dejar los casos de expresidentes en manos de las consultas populares, ya que, indicó, mantendrá la misma postura que estableció durante su toma de posesión; no obstante, reconoció importante castigar el pasado y evitar delitos del porvenir, por ejemplo, futuros fraudes electorales, mismos que afirmó, se castigarán con cárcel.

Durante su discurso, al que politólogos calificaron como autocomplaciente y sin crítica, López Obrador refirió que la 4T no se hará con las armas, sino de forma pacífica, y sugirió que, a pesar de que los conservadores se encuentran “enojados porque ya no hay corrupción”, seguirán gozando de su libertad de expresión, como garantía de sus libertades. Adicionalmente, ratificó darle seguimiento a la revolución de conciencias, para lograr un mundo justo y fraterno, así como desechar recetas económicas preexistentes.

Lo que viene

De 100 compromisos que realizó en el Zócalo de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador afirmó haber cumplido 95, por lo que el resto, se pondrán en marcha. No obstante, y tras dos largos años de espera para el fin de la corrupción en México, el tabasqueño puntualizó en el cumplimiento de los siguientes objetivos para el 2021:

  • Señal de Internet en todo el territorio nacional.
  • PEMEX y CFE limpias de corrupción.
  • Progreso con justicia.
  • No aumentará el costo de gases, combustibles y energías.
  • Destierro de la corrupción.
  • 70 mil becas para la especialización de médicos, por parte del CONACYT.
  • Combate a la delincuencia.

¿López Obrador cumplirá? No lo sabemos. Por lo pronto, puedo asegurar que los autoelogios, los rencores del pasado, así como el próximo cierre de ciclo de la corrupción -recordemos que previó la resolución de la pandemia y la corrupción “casi al mismo tiempo”-, se mantendrán como tema de conversación para lo que resta del año, o incluso, y con suerte, hasta octubre, mes en el que López -Gatell pronosticó el semáforo verde en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *