La pandemia y la justicia en México

Nacional
Imagen por Daniel Bone, de Pixabay.

Escrito por: Pablo Alejandro Martínez Ayala

Cuando pensamos en la necesidad de innovar tecnológicamente, no solemos considerar el aspecto legal. Lo cierto es que hoy más que nunca se necesita innovación y un cambio de paradigma en la forma en la que trabajan los abogados y las empresas cuando se trata de su cumplimiento normativo.

El mundo entero está viviendo una crisis sanitaria producto de un enemigo invisible, el coronavirus, el cual ha puesto en entredicho la forma en que socializamos, trabajamos e inclusive la forma en la que aprendemos. A la luz de esos hechos, no resulta sorprendente que la forma en la que solucionamos nuestros conflictos también haya tenido un menoscabo.

Las leyes y los tribunales están diseñados para llevar justicia y defender a todo aquel lo necesite, al menos desde un punto de vista idealista. Es por esto por lo que los tribunales permiten, entre otras cosas, que todas las personas puedan exigir sus derechos, ya sea un trabajador con salario mínimo o la más grande corporación en el planeta y, por ello, resulta impensable que una actividad tan vital se vea paralizada por un virus. Desde que inició la contingencia sanitaria todos los juicios, quejas, o recursos han estado paralizados, incluso no se han podido presentar nuevos asuntos salvo casos urgentes y bien seleccionados, esto debido a que la forma en la que trabajan los juzgados y autoridades, en esencia, no se ha modificado de forma sustancial desde su creación. Si bien es cierto que los procesos han ido cambiando y se han ido adecuado a las necesidades de la población, la forma de trabajar se ha mantenido. En México, es necesario ir a los juzgados para ingresar una demanda o cualquier escrito y prácticamente es imposible revisar el expediente de tu caso si no es físicamente en las oficinas de los juzgados.

El poder judicial federal, así como los correspondientes a cada estado de la república, han estado ideando métodos para llevar la digitalización al mundo legal, sin embargo, la situación ha rebasado indudablemente a estas oficinas de gobierno. La pregunta está en el aire: ¿cómo permitir la digitalización y, al mismo tiempo, conservar la seguridad, la accesibilidad, y la privacidad de los juicios en México?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *