La masacre en Reynosa ¿narcoterrorismo?

Nacional

Tras la masacre en Reynosa del 19 de junio dos teorías se contraponen: la primera que define a la matanza como terrorismo de un grupo paramilitar y la oficial que achaca los hechos a bandas de la delincuencia organizada.

Escrito por: Brandon J. Celaya Torres

Pie de foto: Aristegui Noticias

El sábado 19 de junio la población de Reynosa, Tamaulipas, vivió un evento de terror sin precedentes: 19 civiles murieron después de un ataque llevado a cabo por un grupo armado. Hay quienes sugieren que se trata de un acto de narcoterrorismo, sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha mostrado renuente a emplear el término “terrorismo”, pues este podría ser utilizado por gobierno extranjeros – particularmente el estadounidense – para intervenir de manera más directa en el país.

Posible grupo paramilitar detrás de la masacre

En entrevista para Aristegui Noticias, el presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Raymundo Ramos Vázquez, planteó la hipótesis de que el ataque se llevó a cabo por un grupo paramilitar que obedecería a las órdenes del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Ramos Vázquez incluso aseveró: “los habitantes de Reynosa piensan que esto fue un castigo por haber hecho perder al gobernador (Francisco García Cabeza de Vaca) y al partido del gobernador, que es Acción Nacional (PAN), y que haya ganado MORENA”.

La masacre se dio dentro del complejo contexto característico de Tamaulipas. Su gobernador se encuentra sin fuero federal, pero mantiene el fuero local gracias al apoyo que le da el congreso tamaulipeco de mayoría panista. Tras las elecciones, la mayoría de dicho congreso cambió y ahora es el partido MORENA quien ostenta el poder local.  Esto significa que el apoyo legislativo con el que cuenta el gobernador cesaría, potencialmente dejándolo sin el fuero local; lo único que lo mantiene fuera del alcance de las autoridades federales y de ser arrestado.

El fiscal de Tamaulipas, Irving Barrios, rechazó la hipótesis de que la masacre en Reynosa fuera llevada a cabo por paramilitares y achacó los hechos a bandas de la delincuencia organizada.

Si bien hay dudas sobre quiénes cometieron realmente la masacre, hay hechos que son incuestionables. Por ejemplo, la total ausencia de autoridad que permitió al grupo armado disparar libremente en contra de inocentes. Además, los cadáveres fueron dejados en la vía pública por más de 3 horas sin que las autoridades fueran a cubrir los cuerpos.