Identifican restos de uno de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa

Nacional

El pasado miércoles 16 de junio de 2021 fueron hallados los restos óseos de Jhosivani Guerrero de la Cruz, uno de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos que desaparecieron el 26 de septiembre de 2014 en Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, hace casi siete años. La Fiscalía General de la República confirmó que los restos pertenecían al joven, con estudios realizados por el laboratorio de genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, siendo así el tercer cuerpo perteneciente al grupo que es identificado en los últimos dos años.

Paris Martínez/Animal Político

Escrito por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández

Uno de los abogados del equipo que representa a los padres de los normalistas, Vidulfo Rosales, informó a medios de comunicación –tras una larga reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador y otros funcionarios afiliados al caso– que los restos del joven fueron ubicados en la barranca de La Carnicería, a dos kilómetros de la población de Cocula, en el estado de Guerrero. Este lugar se encuentra alejado de donde la versión oficial de la administración de Peña Nieto decía que los cuerpos habían sido calcinados, es decir, en el Río San Juan. Rosales también confirmó que los padres del joven, Margarito Guerrero y Martina de la Cruz, ya habían sido notificados de la identificación de su hijo.

Los restos supuestamente habían sido identificados desde el año 2015 por el gobierno del ex presidente priista, como parte de la llamada “verdad histórica”, sin embargo, las conclusiones eran inciertas: “los restos encontrados en el Río San Juan en años pasados nunca fueron susceptibles de verificación, las identificaciones que se hicieron no tenían certeza científica, nunca tuvieron certeza científica, no se puede validar eso”, declaró el abogado. En esa investigación hubieron peritos independientes que cuestionaron la veracidad de los análisis, ya que la coincidencia de los restos con el ADN del joven era tan solo del 17 por ciento. Los padres de familia también negaron la conclusión de la Fiscalía.

El licenciado también reiteró que la identificación es verídica, ya que se realizó un análisis científico de la vértebra lumbar del cuerpo que valida completamente que esta pertenece a Jhosivani. De hecho, en esta ocasión, la coincidencia entre el resto y el ADN del joven alcanza el 99.9999%, de acuerdo con El País. Por su parte, dos días después del hallazgo, la delegación de la Unión Europea en México expresó, por medio de una declaración, su apoyo y solidaridad a la familia de Jhosivani y reconoció la labor del gobierno y la fiscalía.

La investigación por el caso de la desaparición forzada de 2014 en Ayotzinapa se encuentra lejos de darse por concluído. Al día de hoy quedan todavía otros 40 cuerpos por hallar. Además, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador busca encontrar a los responsables de la investigación deficiente del sexenio anterior, la cual estuvo liderada por Tomás Zerón, ex jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la antigua Procuraduría General de la República (PGR), quien actualmente se encuentra prófugo en Israel.