“Si no lo contamos nosotras ¿quién? Lo que no se nombra no existe” – Entrevista con el elenco de Atrapada

Espacio Feminista

El pasado 2 de diciembre de 2020 Estudios Violeta estrenó su cortometraje Atrapada. El equipo de Pico Espacio Feminista tuvo la oportunidad de entrevistar a la directora, Fernanda Carranza, y a su protagonista, Arely Martínez. El cortometraje tiene como objetivo visibilizar cómo la violencia doméstica ha aumentado a partir del confinamiento derivado de la pandemia de coronavirus.

Póster oficial de Atrapada.

Escrito por: Valeria Torres y María Sandoval

Entrevista realizada por: María Sandoval, Renata Escobar y Valeria Torres

Dirigido y producido por Fernanda Carranza, Mariel Fuentes y Ricardo Prado y con la participación actoral de Arely Martínez, Ivana Millán y Enoch Vargas, Atrapada cuenta la historia de dos amigas que a raíz del confinamiento comienzan a reunirse de manera virtual, sin embargo, una de ellas se vuelve víctima de violencia doméstica.

¿Cómo es que surge este proyecto y por qué la necesidad de contar esta historia?

Fernanda cuenta que fue un conjunto de varios factores. El primero de ellos fue un tweet de la Red Nacional de Refugios, el cual decía que desde que comenzó el confinamiento las llamadas a servicios de emergencia por violencia doméstica habían aumentado drásticamente. A raíz de esto, Fernanda comenzó a investigar más sobre la violencia contra las mujeres en tiempos de COVID. Un día, en una conferencia mañanera, el presidente López Obrador mencionó que dichas cifras eran falsas, que no habían aumentado las llamadas y que todo estaba bien. Ese fue el primer detonante para crear este cortometraje, pues como dice Fernanda sí está pasando y no puede ser que te hagas de la vista gorda como para decir que no… hay mucha gente que está en esta situación y se necesita saber”. Es así como surge la idea de crear este cortometraje que más allá de entretener, su principal propósito es informar, ayudar y ser de utilidad para quien sea que esté viviendo violencia doméstica. Una de las intenciones es que la gente pueda ver e identificar comportamientos que a veces no se consideran violentos, pero sí lo son… Además, decidimos incluir información sobre dónde pedir ayuda para quien lo necesite”.

¿Qué reacción esperas de la audiencia?

Fernanda comenta que Atrapada tienes dos objetivos, difusión de estas problemáticas y brindar ayuda. Lo primero que queríamos lograr es que la gente se diera cuenta que esto es real, y lo segundo era que estuvieran compartiendo y moviendo este material para que le llegue a quien lo necesite”.

¿Por qué creen que es importante contar este tipo de historias?

Para Arely es importante mostrar este tipo de historias debido a que se tienden a minimizar o incluso a negar cuando es evidente que sí ocurren. “Si no lo contamos nosotras ¿quién? Lo que no se nombra no existe”.  Si no ponemos atención a estas historias, nada va a cambiar.

Tomando en cuenta que fue un cortometraje realizado por completo de manera remota ¿Cuál fue el mayor reto al que se enfrentó la producción?

Fue complejo adaptar toda la organización que se hace en una producción normal, a una que se hace por completo en línea. A pesar de no tener muchas personas en la producción, las grabaciones eran complejas, y no faltaron los problemas. Fernanda nunca había hecho un proyecto así y no era la única. Nadie tenía experiencia en esto… pero al final es ingeniártelas”. Por ejemplo, las actrices no pudieron tener ensayos físicos ni conocerse de manera presencial. A pesar de todas las complicaciones que tuvieron en el proceso, el equipo se encuentra muy satisfecho con el resultado.

¿Qué ventajas encuentran al grabar un cortometraje de esta forma?

Arely menciona que fue un reto actoral para ella, pues tuvo que construir su personaje de manera individual, pero dándole continuidad al trabajo de su compañera en escena, lo cual trajo mucho crecimiento. Por otro lado, Fer encuentra la posibilidad de continuar contando historias a pesar de la distancia y sin exigir jornadas muy extensas para los productores.

¿Creen que grabar cortometrajes de esta manera abre las puertas a contar más historias con esta temática?

Para Fernanda esta es una oportunidad para desarrolladores pequeños. En Atrapada se pudo armar un equipo de personas especializadas sin gastar en cosas como el equipo, la cámara, las locaciones, etc. Esos gastos desaparecen, por lo que, si no tienes la gran producción o tu condición te lo impide, tienes esta opción”.  Del mismo modo, Arely nos comenta que si bien no será la nueva manera de hacer cine, abre las puertas para cualquier persona que quiera contar una historia.

Arely, ¿por qué decidiste formar parte de este proyecto?

Primero se encontró con la convocatoria en redes sociales y desde el momento en el que leyó el guion supo que quería formar parte de ese proyecto. “Se tiene que hacer y de la mejor manera, porque es una historia que nos concierne a todas”. Para ella fue inevitable conectar con los personajes ya que continuamente se escuchan este tipo de testimonios e historias.

¿Cuál fue el mayor reto de interpretar ese personaje?

Para Arely la escena más complicada fue la escena de la pelea, el momento más fuerte de todo el cortometraje. El trabajo actoral de Enoch fue tan bueno, que a pesar de no tenerlo enfrente, la hizo sentir todo lo que necesitaba sentir. “Fue muy duro conectar con esta mujer que pasaba por esta situación y saber que esto es una realidad”. Prestarle su voz y cuerpo a este personaje fue algo que impactó mucho en ella, pero también le ayudó a concientizar y empatizar más con esta problemática.

¿Creen que la manera en la que se retrató la violencia hubiera sido distinta si la grabación hubiera sido presencial?

Aunque el resultado final podría ser diferente, el objetivo, que era concientizar, se hubiera logrado de la misma forma. Las personas que vieron el estreno se conectaron con el personaje y pudieron empatizar con este. Para Arely, “independientemente, de lo que se hubiera logrado en persona, se cumplió con el objetivo”.

¿Qué tan difícil fue hacer el guion en este contexto y que no se viera afectada la parte creativa?

Fernanda no lo encontró como un obstáculo, al contrario. Junto con su coproductor, desde el principio decidieron escribir el guion con una perspectiva diferente. En una producción normal el guion se realiza pensando en lo que se ve en cámaras, sin embargo, para este decidieron darle prioridad a la parte auditiva. Por ejemplo, la voz de Carlos, “no queríamos que tuviera una representación física, queríamos que fuera un personaje que no tuviera rostro porque tiene miles de rostros…”.

¿Qué hubieran cambiado si el cortometraje se hubiera realizado de manera presencial? Por ejemplo, incluir más la importancia de las redes de apoyo

Lo pensaron, sin embargo, hay muchas mujeres que no tienen estas redes de apoyo. Es por eso que el papel de Ivana, la amiga de la protagonista, es esa persona que te ayuda incondicionalmente. Esto no quiere decir que sea un superhéroe o algo por estilo, es simplemente una persona común y corriente que puede ayudar.

Tocar estos temas es bastante delicado, ¿para hacer este cortometraje se prepararon con algún tipo de investigación?

Fernanda cuenta que el equipo de producción tuvo un proceso de investigación en dos partes, la primera teórica, en la que se empaparon de conferencias, estadísticas y artículos, pues como ella menciona nadie del equipo es experto en violencia de género, por lo que era importante conocer de lo que se iba a hablar. La segunda parte fueron las vivencias. Atrapada está basado en los testimonios anónimos de varias mujeres que han sufrido este tipo de violencia. Para Fernanda esta fue la parte más difícil de todo el proceso, “te juro que yo leía los testimonios y el corazón se me hacía chiquito”. Los testimonios fue lo que les terminó de convencer de grabar este cortometraje, “nos metieron de lleno, no nos quedó la más mínima duda de que teníamos que hacer este proyecto”.

¿Cuál fue el mayor aprendizaje que les dejó esta experiencia?

Arely menciona que a pesar de saberse el guion y estar en las grabaciones, no esperaba ver lo que al final consiguieron lograr. Este proyecto sin duda le dejó más de un aprendizaje, el reto actoral, la experiencia de haberlo hecho de manera virtual, pero el más importante para ella sin duda fue darle visibilidad a un tema tan importante como es la violencia doméstica, “por encima de cualquier otro proyecto van a estar proyectos que den voz y foco a cosas que son importantes”.

Por otro lado, Fernanda también cree que es muy importante hablar de estos temas, sin embargo, a lo largo de los años nuestras historias han sido contadas desde la perspectiva de los hombres y eso debe de cambiar. Para ella es fundamental comenzar a apoyarnos entre mujeres y crear espacios para poder desarrollar y contar nuestras propias historias. “En esta industria es difícil y al ser mujeres doblemente más difícil… Si quieres contar historias que ayuden y empoderen a mujeres, también ayuda a las que están a lado, a las que vienen detrás de ti y aprende de las que ya pasaron por donde estás”.

El cortometraje lo pueden ver en el siguiente link: https://youtu.be/vwYgV56vEJo o en cualquiera de sus redes sociales Instagram: @estudiosvioleta_, Facebook: Estudios Violeta, Twitter: @EstudiosVioleta