La normalización de embarazos adolescentes

Espacio Feminista

El pasado 3 de octubre se llevó a cabo una manifestación en CDMX en contra de la despenalización del aborto en el país. Al final de la marcha se realizó un ultrasonido en vivo a una menor de edad.

Escrito por: Renata Escobar

Foto de freestocks.org en Pexels

Diversos grupos “provida”, en su mayoría católicos, se reunieron en el Auditorio Nacional y avanzaron hacia el Ángel de la Independencia con carteles con leyendas como; “Vida sí, aborto no”, “México ama la vida”, “Reza por el fin del aborto”, etc. Al finalizar la marcha, se le realizó un ultrasonido en vivo a una menor de edad con 38 semanas de embarazo. Todo el conglomerado que estaba alrededor de dicho escenario vio todo el procedimiento y mientras de fondo se escuchaba el grito “¡Sí a la vida!”. 

Días después, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos pidió que se protegiera la identidad de la adolescente, ya que era una menor de edad resguardada por los artículos 76 a 80 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. Además, hicieron énfasis en que los embarazos adolescentes son un problema grave en el país que no puede ser ignorado. 

Según cifras del Instituto Nacional de las Mujeres, nuestro país tiene una tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada 1000 adolescentes de 15 a 19 años, ubicando a México como el primer lugar entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Se subieron varios videos del ultrasonido a redes sociales y los comentarios de personas que no estaban a favor de dicho suceso empezaron a incrementar. Esta situación indignó a las personas por el hecho de haber expuesto a una menor de edad sin proteger su identidad y que se esté normalizando un embarazo adolescente cuando esto es una problemática de salud pública. Además, no se sabe cuáles son las razones por las que la menor esté embarazada, podría ser desde una mala educación sexual, hasta una violación.

¿Cuál es la problemática en esto?

La coordinadora, Mónica Beariz Aburto Arciniega, afirmó que el embarazo en la adolescencia es un problema porque puede ocasionar el abandono de los estudios, lo que en un futuro podría generar desempleo; fracaso en la relación de pareja y contribuir a la pobreza. Hablando de consecuencias médicas la Organización Mundial de la Salud, las complicaciones que puede haber durante el embarazo son 50% superiores a las de una mujer adulta, además de un riesgo de defunción materna 4 veces más alto y una tasa de mortalidad de los neonatos 50% más alto.

Tomando en cuenta la información de INMUJERES, las cifras acerca del embarazo adolescente en México son muy altas, es por eso que el Gobierno ha desarrollado, a lo largo de estos años, la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA) con un objetivo principal y cinco objetivos específicos. Esta estrategia es “Acompañar a adolescentes y jóvenes en el reconocimiento de su sexualidad como un derecho humano y la vivan de manera plena, placentera y responsable.”

¿Por qué es importante la despenalización del aborto?

La Suprema Corte de Justicia aprobó la despenalización del aborto en México el 7 de septiembre de 2021, pero esto no quiere decir que se elimine el delito del aborto en los Códigos penales de cada estado. Actualmente el aborto solo es legal es 4 estados del país: Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz e Hidalgo.  Es importante recalcar que aunque todavía no estuviera legalizado el aborto, en 2020 se realizaron entre 750,000 a un millón de abortos en el país. 

El aborto es de suma importancia para todas las mujeres que lo necesiten sin importar el motivo, su nivel social, entre otros. Ya sea porque alguna mujer sufrió una violacion, no usó un método anticonceptivo, dicho método falló o porque no está lista en este momento, tiene el derecho a decidir si continuar con su embarazo o abortar, y si es que decide abortar, este debe de ser seguro.

Lo anterior ha sido un tema de debate entre las personas, algunos grupos están a favor de los derechos de la mujer para decidir sobre su cuerpo y otros están a favor de la vida del bebé. Los obstáculos para que se legalice el aborto son muchos, van desde la burocracia y oposición a los cambios legislativos a nivel local, hasta la consciencia o creencias de algunos médicos y población en general. La sociedad en nuestro país es, en su mayoría, conservadora y la influencia de las entidades religiosas son aún muy fuertes. Sin duda, la legalización del aborto todavía tiene un largo camino que recorrer para que toda mujer que lo necesite pueda acceder a él.