La ciencia desde nuestra trinchera

Espacio Feminista
Ilustración: Daria Koshkina

El 11 de febrero se conmemoró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la ciencia. Esta fecha tiene el fin de fortalecer e incentivar la participación de niñas en esta área, sin embargo, aún existe un gran sesgo hacia las mujeres.

Escrito por: Abril Valenzuela Domínguez

A lo largo de la historia hemos leído un sin fin de acontecimientos y aprendido sobre personajes que han marcado el rumbo del mundo; en su mayoría dichos personajes son hombres. No obstante, existieron y hay mujeres, que han tenido destacables intervenciones en áreas como la ciencias y tecnología. Por ejemplo, mujeres como Rosalind Franklin (descubrimiento del modelo estructural de DNA) y Helia Bravo Hollis (primera bióloga titulada en México, pionera en la clasificación de cactáceas). Ellas son solo una muestra de todas las mujeres que han contribuido en la ciencia, siendo un parteaguas de inspiración para otras mujeres.

Actualmente, La Organización de las Naciones Unidas para la Educación (UNESCO) estableció que 30% de las mujeres a nivel mundial eligen carreras enfocadas en STEM (ciencia tecnología, ingeniería y matemáticas).  México no es la excepción, pues en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) solo el 37% son mujeres, mientras que, en el Programa de Cátedras para la Investigación son 42%. Esto no significa que las mujeres mexicanas no ejerzan carreras STEM, sino que en muchas instituciones y en la sociedad se han reforzado estereotipos, restricciones culturales y sociales que impiden su acceso a la educación.

El hecho de no tener referentes femeninos es una de las implicaciones por las cuales las niñas no escogen carreras en tecnología. El estudio publicado por la revista science en 2017 —sobre la percepción de infantes en las ciencias — afirmó que las niñas se creen menos brillantes que sus compañeros masculinos a partir de los 6 años; esto significa que, a partir de esa edad, consideran que las materias de ciencias no son para ellas. 

La brecha de género en México es también uno de los factores más importantes para evitar que las mujeres participen de forma completa en la ciencia y tecnología. Para combatir esto, “uno de los esfuerzos es la creación de redes de científicos para apoyarse, compartir ideas, generar empleos, divulgación de los trabajos, y principalmente fomentar la sororidad” expresó Catherine Cesa Luna, doctora en Ciencias Microbiológicas por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en México.

Es por ello que, conmemorar el 11 de febrero, permite el reconocimiento de todas esas mujeres que han pasado desapercibidas a lo largo de la historia. Asimismo, logra que miles de niñas se inspiren a seguir sus metas para ser lo que ellas deseen, sin tener limitantes de género.

En 2015, la Asamblea General de la ONU decidió establecer un reconocimiento anual al papel tan importante y crítico que realizan las mujeres y niñas en la ciencia y tecnología en la Resolución A/RES/70/212.

En 2020 tres mujeres científicas fueron galardonadas por sus descubrimientos en edición de DNA y agujeros negros, con el Premio Nobel de medicina, física o química. Con ello se suman un total de 56 premios hacia las mujeres desde 1901; en STEM el total de premios es de 22.