¿Existe el racismo inverso? La nueva película de Michel Franco

Nacional
Imagen: Proceso

Escrito por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández

A inicios del mes de septiembre de este año, se estrenó el trailer de la nueva película del director mexicano Michel Franco, Nuevo Orden, la cual fue una pieza triunfante en la Muestra de Venecia. La publicación del avance de esta película ha generado controversia en redes sociales, pues tachan a la misma de tener un carácter whitexican; término a su vez controversial, pues se discute si dicho término contiene una carga racista o no.

Nuevo Orden, de acuerdo con La Jornada, “narra una sublevación índígena contra la élite blanca en México, […] advierte sobre las injusticias sociales modernas y su riesgo de implosión”. No obstante, los espectadores hicieron hincapié en la interpretación a la que se presta el tráiler, dado que se muestra a una familia de clase alta celebrando un casamiento, hasta que el festejo se ve interrumpido por un grupo de indígenas de bajos recursos económicos que atacan a los invitados. Se menciona que la película parece ser un intento de victimizar a las personas blancas de la clase alta, además de que muchos señalaron los tintes clasistas y racistas de la temática y la representación.

Tras los señalamientos de la audiencia hacia el filme, Franco aseguró en una conferencia de prensa que lamentaba el uso del término whitexican dado que, a su juicio personal, es un término “profundamente racista”, agregando que le parece “irónico” el uso del concepto para señalar el supuesto racismo de la película. Además, sugiere que es necesario ver la película completa, la cual se estrenará el próximo 22 de octubre, para comprender la intención de la misma y poder emitir un juicio sobre ella.  

El término whitexican se deriva de la contracción de las palabras en inglés: white, blanco, y mexican, mexicano; así que se refiere a las personas mexicanas blancas. De igual forma, hay palabras fuertemente ligadas con las personas de la clase alta y de la media-alta, como el concepto de fifi. El contexto del racismo hacia personas negras o indígenas, entre otras, es bien conocido, en el cual sufren de situaciones de discriminación por su color de piel. Las personas blancas asumen que la palabra whitexican es igualmente discriminatoria y es un factor de la llamada práctica del “racismo inverso” o “racismo a la inversa”. 

Producto de esto, existe una disputa social entre lo que es considerado racismo y lo que no, pues muchas personas creen que el racismo inverso no es algo realmente factual. El autor Federico Navarrete, en su libro México Racista, asegura que el racismo inverso no es proporcional al racismo latente en México, a pesar de que existan términos con connotaciones insultantes. Expertos en la materia, como el profesor de la Escuela de Medios y Comunicación de la Universidad de Westminster, en Reino Unido, Carlo Jones, afirma que muchos adoptan palabras como whitexican no como insultos, sino como un medio para reforzar su estatus.

Yásnaya Elena Aguilar, lingüista mixe y columnista de EL PAÍS, asegura que las personas de tez blanca no sufren de racismo realmente, ya que, según su percepción, las prácticas racistas tienen una carga sociohistórica, en la que son oprimidos y discriminados por siglos, como las personas negras o indígenas lo han sido, por ejemplo, en épocas coloniales. Sociólogos consultados por la BBC, aseguran que las personas llamadas whitexican realmente gozan de un estatus de privilegio; todo lo contrario a las opresiones de otros grupos.

Bajo este orden de ideas, si bien la palabra whitexican y sus derivadas, contienen una intención de burla hacia las personas blancas con privilegios económicos, no se puede hablar realmente de que por ello sufren de racismo, pues no se les priva el acceso sistemático a oportunidades en distintos ámbitos sociales, ni se les reduce su calidad y valor como humanos por el color de su piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *