El Conapred, la polémica y su papel en la discriminación en México

Nacional

Imagen: Pinterest

Escrito por: Hipólito Vilchis Palacios

El jueves 18 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó su intención de desaparecer el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en la conferencia de prensa que realizó en el C5i de Hidalgo, mencionando que las labores que realiza el Conapred deberían ser realizadas por la Secretaría de Gobernación. El presidente hizo una crítica sobre la gran cantidad de institutos y organizaciones que existen especializadas para diferentes tipos, ya sea sobre transporte, radiodifusión, regulación energética y transparencia, entre otros; la cuestión principal fue la creación de esta clase de instituciones, acusándolos de ser organismos cuyo límite presupuestal es ambiguo y crítico el extenso aparato burocrático con el que cuentan.

El presidente mencionó que se enteró de la existencia del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación luego de la invitación de Chumel Torres, comediante y presentador, al foro sobre discriminación y racismo organizada por este mismo consejo. La polémica producto de las declaraciones del presidente dio como resultado la renuncia de la presidenta del Conapred; en el comunicado realizado por este consejo el pasado 19 de junio, se presentó la renuncia voluntaria e irrevocable de la presidenta del Consejo Mónica Maccise, quién mencionó en dicho comunicado la función social y relevante que tiene el consejo contra el racismo y la discriminación, y mencionando la gran labor del Conapred al luchar a favor de las personas históricamente discriminadas brindando un espacio seguro que represente también la lucha por la defensa de sus Derechos Humanos.

También se mencionó que, desde el principio de la emergencia sanitaria, el organismo se enfocó en cuidar los derechos de las personas que por diferentes motivos viven discriminación en diferentes ámbitos de su vida, dando un énfasis en el objetivo de visibilizar y concientizar sobre las prácticas discriminatorias contra el personal de salud. A diferencia del presidente en su conferencia de prensa, el comunicado mencionó pruebas en donde destaca que del 19 de marzo al 17 de junio el Consejo recibió 359 quejas que fueron relacionadas con discriminación por Covid-19, así como el hecho de que Mónica Maccise asistió a las conferencias de salud del 3 de abril y del 17 de mayo pasados con el objetivo de informar e insistir sobre la necesidad de aplanar la curva de la discriminación.

Posteriormente, Regina Tamés y Katia D’Artigues, integrantes de la asamblea consultiva del Conapred, así como Mauricio Merino presidente de la asamblea consultiva presentaron su renuncia formal entre el 19 y el 23 de junio; Merino argumentó que con mucho dolor dejaba después de 10 años el organismo, explicando lo inaceptable e incongruente que es la decisión que está tomando el presidente de la República, asumiendo que existe una intención de “bloqueo informativo”. Otros pequeños organismos relacionados con temas de discriminación como la Red nacional de abogadas indígenas reconocieron la importancia que tiene el Consejo para fomentar la lucha contra la discriminación racial, clasista y contra comunidades indígenas y afrodescendientes en México.

Ante estas declaraciones, el presidente de la República mencionó que la propuesta para la nueva titular de Conapred es una mujer indígena, asegurando que el organismo seguirá existiendo, pero haciendo énfasis en que preferiría que sus funciones se transfirieran a la oficina de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

El Conapred se encuentra actualmente en una fase de debilitamiento producto de las múltiples renuncias de integrantes y la falta de organización; nuevas noticias sobresalen relacionadas a crímenes de odio, específicamente a la comunidad trans, con el hallazgo en Morelos del cuerpo sin vida de la doctora del IMSS, Elizabeth Montaño, quien llevaba ya más de una semana desaparecida en la Ciudad de México.

Para este tipo de casos se debería llevar a cabo un proceso específico de acuerdo con el protocolo que implementó el Conapred en mayo del 2020 titulado “acciones para combatir la discriminación por motivos de orientación sexual, identidad de género, expresión de género y características sexuales“, en el cual involucra ámbitos de salud, de seguridad social, laboral, de acceso a la justicia, de reconocimiento de la identidad y la promoción de política nacional contra la discriminación, entre otros.

El hecho de que el presidente mencionara su desconocimiento sobre el Consejo puede invalidar ese tipo de protocolos que cuentan con investigación de casos previos que condujeron a la creación de un plan de acción congruente con la situación, el desconocimiento del debido proceso para casos de discriminación por género e identidad de género podrían conducir al caso de Elizabeth a un posible olvido, así como contribuir a la invisibilización de este tipo de inseguridad tan grande que existe en el país. Será cuestión de tiempo conocer la manera en la que Conapred y la Secretaría de Gobernación se desenvuelvan para los siguientes casos de discriminación y crímenes de odio empezando por Elizabeth.

La discriminación como fenómeno es un problema mayúsculo que existe en México, los grupos vulnerables incluyendo a las mujeres, a los que pertenecen a la comunidad LGBT+ y a los indígenas, dependen en gran medida de las acciones de este organismo para poder desenvolverse de manera plena en una sociedad como la mexicana, tan diversa tanto en rasgos físicos como en opiniones. El combate a los discursos de odio siempre deberá ser un tema particular y esencial entre los funcionarios y organizaciones que velan por la seguridad de todos los mexicanos, y la complejidad de la problemática requiere un alto nivel de especialización, principalmente por parte de las administraciones.

Sin un organismo funcional que se encargue de gestionar esta lucha, quién sabe qué le deparará a una persona que sufra de violencia por ser homosexual, a una mujer por vivir en un ambiente plagado de misoginia, o a un indígena cuyo mayor impedimento para alcanzar una meta sea la falta de oportunidades laborales en la vida urbana del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *