Corrupción: el mayor obstáculo para combatir el COVID-19

Nacional

México se encuentra en el lugar 124 de 180 en cuanto a percepción de corrupción, según Transparencia Internacional en su último estudio enfocado en el manejo de la pandemia por Covid-19.

Fuente: Transparency International

Escrito por: Anahí Lima

Transparencia Internacional presentó el estudio aplicado a 180 países sobre el Índice de Percepción de Corrupción. México se posiciona en el lugar 124, mejorando dos puntos y seis lugares respecto al año anterior. Pese a la mejora, ocupa el último lugar de los 37 países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El IPC es el instrumento mejor acreditado a nivel internacional para la medición de la percepción de corrupción, basándose en el análisis y opinión de personas expertas de diferentes países y, para el 2020, el estudio se centró en el manejo de la emergencia sanitaria a raíz del COVID-19.

El índice se mide en una escala de 0 a 100, donde la puntuación más alta indica una menor percepción de corrupción. El promedio mundial para el 2020 fue de 43/100, es decir que más de dos tercios de los países evaluados se encuentran por debajo de 50. México cuenta ahora con una puntuación de 31, mientras que en 2019 era de 29 puntos; sin embargo, su puntuación más alta fue en 2014 con 35 puntos.

¿Cómo se relaciona el IPC con la salud?

Transparencia Internacional indica que un alto nivel de corrupción puede socavar la posibilidad de brindar atención equitativa y eficiente ante crisis como la comenzó a raíz del COVID-19. Por un lado, se presentan sobornos para acceder a pruebas, tratamiento y otros servicios sanitarios, pero la corrupción también limita la inversión de los gobiernos en los sistemas de salud. Los países que recibieron mayor puntuación también son considerados los menos propensos a vulnerar las normas e instituciones democráticas.

Algunas de las recomendaciones para México, de acuerdo con Transparencia Mexicana, son el fortalecimiento de las instituciones que combaten la corrupción y transparentar los gastos públicos, especialmente aquellos destinados al sector salud.

Además de los rumores respecto a la venta de equipo médico o desvío de inventario sanitario por parte de funcionarios de gobierno, en México existe un “riesgo de impunidad latente” pues, según lo que indica Transparencia Mexicana, ninguno de los casos de corrupción de empresas trasnacionales fue sancionado durante en el periodo de 2016-2019.

Este nuevo enfoque respecto al IPC demuestra que la corrupción no solo fomenta las desigualdades económicas y sociales, sino que también vulnera el acceso a los servicios básicos que permiten preservar la calidad de vida de la población general.

Haz click aquí para el informe completo de Transparencia Internacional.