Chiapas y las sombras detrás de sus maravillas

Nacional
Imagen de Pixabay

Escrito por: Naomi Fuentes Paz y Puente

El tiempo pasa, y parece ser que Chiapas, fuera de ser un destino turístico, es el punto de concentración de múltiples problemas que se viven a nivel nacional, tales como la ingobernabilidad, la pobreza, la inseguridad, la discriminación y la marginación, pero sobretodo la explotación sexual y la trata de personas.

Los habitantes de Chiapas, uno de los estados con los índices más altosde pobreza, han sido orillados a formar parte de la red de explotación sexual y de tráfico de personas de manera voluntaria e involuntaria como una opción para generar ingresos, convirtiendo a ambas partes de uno de los problemas sociales y de seguridad más grandes del sur de México.

De acuerdo con el Diagnóstico sobre la Situación de la Trata de personas en México de 2019, desde 2012 hasta 2017, hubo un flujo constante de registros de víctimas en materia de tráfico de personas en el estado de Chiapas y, de ello, el 89% eran mujeres y niñas, en especial aquellas que viven en zonas marginadas y de origen indígena y, aunque hay casos que también involucran a mujeres de otras nacionalidades de América Latina, la cifra en cuanto a locales y de la región es notablemente más grande.

De acuerdo con especialistas, este fenómeno está estrechamente relacionado a lo que actualmente se nombra como “etnoporno” o “porno chamulita”, el cual consiste en la difusión de contenido pornográfico de mujeres y niñas específicamente de raíces indígenas, mismas que sufren de manipulación y extorsión para continuar abasteciendo al agresor con este tipo de contenido no consentido. Martha Figueroa Mier, abogada feminista de una de las numerosas víctimas, ha declarado abiertamente la muy posible relación que tiene esta práctica con el tráfico de personas y el lamentable nivel de impunidad que tienen tanto los agresores como los vendedores del contenido, esto sin mencionar los múltiples crímenes que también se le atribuyen a la falta de equidad de género, como los feminicidios.

Actualmente, siendo Chiapas uno de los estados que ya aprobó la “Ley Olimpia” y sede de diferentes organizaciones feministas que luchan en contra de la violencia sexual, en pleno centro de San Cristóbal de las Casas, se venden al público numerosas copias de este tipo de contenido pornográfico que desvaloriza y deja vulnerables a miles de mujeres y niñas de los municipios y comunidades más pobres. La red de tráfico no ha tenido una solución eficaz por parte del gobierno a pesar de las múltiples leyes y protocolos que se han implementado y, al contrario, parecen tener un efecto nulo, la problemática continúa en aumento y parece no tener freno.

Por supuesto, esta situación no está ausente en otros estados de la república, desafortunadamente los feminicidios y la violencia de género de cualquier tipo se han vuelto ya parte de la vida cotidiana de la mujer, y tanto en Chiapas como en el resto del país, el sistema de justicia parece seguir siendo solamente un sistema de fallas, perpetuando estos delitos y dejando impunes a los responsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *