La detención de Luis Cárdenas Palomino, el “superpolicía”

Nacional

El lunes 12 de julio la Fiscalía General de la República (FGR) dictó auto de formal prisión a Luis Cárdenas Palomino, luego de ser detenido la semana anterior por el delito de tortura presuntamente cometido en abril de 2012.

Escrito por: Mariana González Correa

Luis Cárdenas Palomino. Fuente: Miguel Dimayuga/Proceso

 El lunes 5 de julio, Luis Cárdenas Palomino –exdirector de Seguridad Regional de la Policía Federal– fue detenido en el Estado de México, tras un operativo liderado por la Fiscalía General de la República (FGR), en conjunto con la Secretaría de Marina, la Coordinación Nacional Antisecuestro y el Centro Nacional de Inteligencia, hecho que ocurre luego de que, en septiembre de 2020, un juez federal librara una orden de aprehensión contra quien había sido considerado uno de los mejores policías de México durante 20 años, por el delito de tortura en la modalidad de instigador y autor material.

La detención de Cárdenas Palomino se deriva de la causa penal 10/2020, en la que se contempla a trece elementos y ex mandos de la Policía Federal, por presuntamente golpear y torturar a cuatro personas detenidas el 27 de abril del 2012. Según la denuncia que originó el proceso penal, el exmando de la Policía presuntamente habría ordenado la detención y la tortura de Mario Vallarta Cisneros, Sergio Cortés Vallarta –hermano y sobrino de Israel Vallarta, respectivamente– y los hermanos Eduardo y Ricardo Estrada Granados para autoincriminarse como miembros de la banda de Los Zodiaco.

¿Quién es el “superpolicía”?

Luis Cárdenas Palomino tuvo una trayectoria extensa en el servicio público en materia de seguridad. En 1989, ingresó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), donde conoció a Genaro García Luna –exsecretario de Seguridad Pública, actualmente procesado por un cargo de hacer declaraciones falsas y tres cargos de conspiración de tráfico de cocaína en una corte de Nueva York, Estados Unidos– de quien se ha especulado fue su mano derecha. En los años siguientes, escaló en las estructuras policiales en México, pasando por diversos puestos en la Policía Judicial Federal, la Dirección General Adjunta de la Agencia Federal de Investigación (AFI), la Jefatura de la AFI en 2006 y, durante el sexenio de Felipe Calderón, la Secretaría de Seguridad Pública, como Coordinador de Inteligencia para Prevenir el Delito y, posteriormente, como el titular de la División de Seguridad Regional. Durante su carrera se encargó del diseño y la realización de operativos claves contra el crimen organizado y la vigilancia de carreteras, puertos, aeropuertos estratégicos en el país, por mencionar algunas de sus actividades.

Antes de retirarse de la administración pública en diciembre de 2012, su labor fue galardonada tanto en México como a nivel internacional. En 2001, el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) le otorgó un reconocimiento por su trayectoria en el servicio público, además de que, en 2005, fue premiado por implementar tecnología de punta para la identificación y desarticulación de bandas delictivas. Asimismo, en 2009, el gobierno español le confirió la Condecoración de la Orden del Mérito Policial, así como recibió la Medalla al Valor por el expresidente Calderón. Finalmente, en 2010, la Comunidad de Policías de América lo reconoció como el Mejor Policía de México.

¿De qué se le acusa en la causa penal 10/2020?

Como se mencionó previamente, la acusación radica en la probable responsabilidad de Luis Cárdenas Palomino en el delito de tortura, por autoría intelectual y material, en agravio de Eduardo Estrada Granados, Ricardo Estrada Granados, Sergio Cortez Vallarta y Mario Vallarta Cisneros. De acuerdo con el expediente, el operativo ordenado e instigado por Cárdenas Palomino para detener a las víctimas fue irregular debido a que se ingresó al domicilio particular sin orden de cateo, con la justificación de que se trataba de un delito en flagrancia, así como que las puertas “estaban abiertas de par en par”.

Adicionalmente, después de su aprehensión, los dictámenes de integridad física de lxs peritxs detectaron que los detenidos presentaban daños físicos, tales como moretones, escoriaciones y dolores intensos en el abdomen. Por ende, posterior a la elaboración de dictámenes adicionales para verificar la existencia de afectaciones serias a estos daños, se realizó el dictamen de los Protocolos de Estambul, en el que se estableció que las lesiones descritas, las secuelas derivadas de ellas, las alteraciones emociones de los detenidos y sus narraciones acreditaban la comisión de tortura. Esto con el supuesto fin de que confesaran su participación en un secuestro y su pertenencia a “Los Zodiaco”,  dentro de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIS/126/2012.

Lo anterior se relaciona con el caso de Israel Vallarta y Florence Cassez, por el que igualmente se ha investigado a Luis Cárdenas Palomino. Este caso se trata, en general, del montaje y la presunta fabricación de delitos contra Florence Cassez e Israel Vallarta. La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación liberó a la ciudadana francesa en 2013. Hasta la fecha Vallarta sigue preso y sin condena.

Se ha especulado que Cárdenas Palomino, desde su cargo como Director General de Investigación Policial de la Policía Federal, encabezó el montaje de la detención de Cassez y Vallarta. Asimismo, de acuerdo con Animal Político, Cassez ha señalado que el mismo Cárdenas Palomino fue quien la golpeó para declararse culpable.

¿Qué sigue para Cárdenas Palomino?

Luego de su detención, el ex mando federal fue llevado al Centro Federal de Readaptación Social Número 1 “El Altiplano”. Al día siguiente, el 6 de julio, comenzó la audiencia virtual, donde la FGR acusó a Luis Cárdenas Palomino por su probable responsabilidad en el delito de tortura. En esta, el imputado reservó su derecho a declarar, además de que solicitó duplicar el término constitucional de 72 a 144 horas para la definición de su situación jurídica. El lunes 5 se retomó la audiencia, en la que el juez Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en el Reclusorio Oriente, en la Ciudad de México, decidió dictarle auto de formal prisión a Cárdenas Palomino, mientras se lleva a cabo su proceso penal.

En 2020, la FGR abrió otras carpetas de investigación sobre el “superpolicía”, por probables operaciones con recursos de procedencia ilícita, así como probables delitos de corrupción, de delincuencia organizada y contra la salud, en los expedientes FED/SEIDF/UEIDFF-CDMX/0000502/2020, FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0000757/2020 y FED/SEIDO/UEIORPIFAM-CDMX/0000579/2020.

En julio de 2020, la Corte Federal del distrito este de Nueva York (EDNY) lo acusó de presuntamente tener vínculos con el Cártel de Sinaloa, al no interferir con su tráfico de drogas a EE.UU., proporcionarle información confidencial sobre operativos policiales, la detención de miembros de cárteles rivales, etc., por lo que se podría solicitar su extradición en un futuro. Por este caso, igualmente se ha acusado a Ramón Pequeño García –exjefe de la División de Inteligencia de la Policía Federal– y se ha procesado a Genaro García Luna.