Autobús policial arrolla a normalistas en Tiripetío, Michoacán

Nacional

Un camión antimotines de la policía michoacana arrolló a un grupo de normalistas, dejando a tres víctimas en grave estado y otras seis con lesiones menores. El hecho ocurrió durante un enfrentamiento entre policías y normalistas.

Fuente: Contra Réplica/captura de pantalla del video del enfrentamiento

Escrito por:  Daniela Jocelyn Tovar Hernández

El pasado viernes 11 de septiembre se llevó a cabo un enfrentamiento entre varios estudiantes de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga, en la localidad de Tiripetío, Michoacán, y los cuerpos policiales del estado. Este encuentro ocurrió debido a que los normalistas se encontraban reteniendo vehículos desde la noche anterior; sin embargo, de acuerdo a lo que muestra un video que ha circulado en redes sociales, los policías respondieron al enfrentamiento arrollando a algunos de los estudiantes con un camión.

El altercado se dio sobre la carretera Morelia-Pátzcuaro. La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Michoacán aseguró que tras el bloqueo de los estudiantes en busca de una retención de los vehículos, se inició un dispositivo de seguridad pero que los policías fueron atacados con cohetones, piedras, entre otras armas blancas de manera inmediata, lo que resultó en lesiones a 11 de estos. El órgano gubernamental anunció que se llevarían a cabo procesos legales en contra de los jóvenes.

No obstante, varios estudiantes de la escuela fueron heridos al ser arrollados por un camión de antimotines conducido por miembros del cuerpo policial. Se informó que hay tres víctimas en grave estado y otras seis con lesiones menores. Videos de este hecho han causado polémica en redes sociales al ser marcado como un acto intencionado.

El secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Israel Patrón, aseguró que “no fue un ataque intencionado por parte de la Policía hacia los manifestantes”. Las autoridades del estado aseguraron que el atropellamiento fue un incidente causado por el forcejeo entre miembros de ambas partes para evitar que los estudiantes tomaran posesión del autobús, lo que provocó la pérdida de control de la unidad.

La escuela no ha confirmado la razón de la manifestación de los estudiantes, sin embargo, se asegura que esta se dio como protesta al arresto de otros 23 normalistas el día anterior, jueves 10 de septiembre, ya que estos se dirigían a una manifestación en un autobús de pasajeros reportado como robado. Los acontecimientos del día viernes ocurrieron ya que los estudiantes pretendían retener los autobuses como un mecanismo de negociación para obtener la liberación de los detenidos por la Fiscalía. Se estima que en la revuelta participaron cerca de 300 estudiantes y 200 miembros de la policía estatal.

El Concejo Comunal Indígena de Arantepacua exigió la liberación inmediata de los normalistas detenidos el 10 de septiembre y culpabilizó al gobierno del estado y a la SSP por el atropello de los estudiantes de Tiripetío.

En el estado de Guerrero, estudiantes en Ayotzinapa tomaron dos autobuses en las afueras de la central de Chilpancingo y se enfrentaron contra cuerpos policiales al intentar tomar una tercera unidad. Por la mañana los estudiantes ocuparon las casetas de Palo Blanco en Chilpancingo y de Paso Morelos en Huitzuco, proclamando que las acciones del jueves y viernes iniciaron la jornada de lucha por verdad y justicia: deuda del Estado mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *