Atentado en Salamanca

Nacional

Se esclarecen dudas sobre el atentado en Salamanca, aunque seguimos sin respuestas. 

Escrito por: Andrea Tinoco

El domingo 19 de septiembre se detonó un artefacto explosivo en el restaurante Barra 1604, ubicado en la avenida Faja de Oro en Salamanca, Guanajuato. La explosión ocasionó la muerte de dos personas y cuatro heridos; al momento, se tienen detenidas a dos personas a las que se identificaron como autoras materiales e intelectuales del atentado. 

Mauricio Salvador Romero Morales, quien se encontraba festejando su cumpleaños en dicha locación, fue el objetivo principal y uno de los dos fallecidos junto con Mario Alberto Hernández, el gerente del restaurante. Después de cuatro días, el jueves 23 de septiembre, la Fiscalía de Guanajuato identificó y detuvo a Georgina “N” y Eduardo “N”. El fiscal, Carlos Zamarripa, informó que el motivo del atentado tenía que ver con “negociaciones comerciales que concluyeron en malos términos por un adeudo millonario”, aunque las primeras líneas de investigación hubieran girado en torno al crimen organizado. 

Los detenidos siguieron un modus operandi que los aislaba del lugar objetivo, pues, según se indicó, contrataron a un mensajero para hacer entrega del paquete y, una vez en manos de Mauricio Romero, lo detonaron de manera remota. La Fiscalía detalló que los mensajes dentro del teléfono del repartidor—quien resultó como uno de los cuatro heridos—fueron clave para poder ubicar a los responsables. 

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue, declaró que no se trató de un acto terrorista aleatorio, sino que fue un acto dirigido hacia una persona por cuestiones de negocios, por lo que se les pondría a disposición de un juez bajo los delitos de homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa. Hasta el momento se desconoce sobre alguna resolución o avance en el caso. Actualmente, Guanajuato se posiciona como una de las entidades más violentas y peligrosas de México.

El Cártel Santa Rosa de Lima (CSRL) representaba el principal sembrador de terror en el estado, sin embargo, desde que su líder José Antonio Yépez “el Marro” fue detenido en agosto de 2020, la plaza de Guanajuato ha estado disputada por siete cárteles, significando un aumento considerable de violencia para la zona. Al mismo Hugo Estefanía Monroy, exalcalde de Cortázar—zona aledaña a Salamanca y desde donde los presuntos culpables se trasladaron— se le ubican nexos con el CSRL y, aunque este suceso no corresponda al crimen organizado ni califique como un acto terrorista.

La realidad del estado es que está necesitado de atención y reformas en seguridad que propicien el bienestar y otorguen garantías sobre la acción en contra de cualquier acto criminal, sea este organizado, terrorista, indiscriminado o dirigido.