Elecciones en tiempo de Pandemia

Nacional MTY
Foto: Cuartooscuro

La pandemia mundial causada por el COVID-19 nos ha desafiado de diversas maneras; entre ellas el proceso electoral que se avecina. Los partidos políticos y sus candidatos deberán encontrar nuevas formas de acercarse a los ciudadanos sin vulnerar su salud.

Escrito por María Estefanía Sánchez Tamez (Integrante del Equipo de Investigación de Monitor NL)

Ha pasado un año desde que inició la pandemia causada por la enfermedad de COVID-19. Lo que pensábamos que sería algo de unos meses terminó convirtiéndose en un año. Hemos pasado por muchas cosas todos nosotros, desde desempleo hasta la pérdida de un ser querido. 

En medio de toda esta tormenta de incertidumbre, agobio y ansiedad llega un nuevo proceso electoral. El 5 de marzo iniciaron las campañas electorales en Nuevo León, serán unas elecciones importantes tanto a nivel estatal como a nivel federal.

En mi opinión, cada proceso electoral tiene algo único, algo que hace que sea recordado por los ciudadanos y estudiado por los analistas y estrategas políticos. 

Por ejemplo, en el proceso electoral del 2018 un “partido de izquierda” llegó al Ejecutivo y obtuvo la mayoría en ambas Cámaras. En 2015, tuvimos por primera vez la figura de Candidatos Independientes establecida en la legislación electoral, lo que permitió que Nuevo León tuviera un primer gobernador independiente. 

El proceso electoral que estamos viviendo, no será la excepción. Dejando a un lado las alianzas políticas y algunos candidatos que estarán en la boleta (que nos han dejado un poco confundidos y molestos) la pandemia causada por el COVID-19 ha venido a desafiar a la arena política. 

Los partidos políticos y sus candidatos deben encontrar la manera en la que puedan hacer llegar a los ciudadanos sus propuestas sin arriesgar la integridad de los candidatos, los voluntarios y los ciudadanos. Una respuesta a esta cuestión son las redes sociales, pues tienen un gran alcance y al saberlas usar de manera efectiva pueden ser la clave para llegar de la manera adecuada y causar el impacto deseado (y algunas veces, el no deseado). 

El INE y la Comisión Estatal Electoral deben de establecer protocolos que permitan garantizar de la mayor manera posible que los funcionarios de casillas, los representantes de partidos políticos y los observadores electorales (quienes serán los más expuestos el seis de junio) estén en un ambiente en el que puedan sentirse seguros para poder ejercer las responsabilidades y derechos electorales.

Sin embargo, es increíble que hasta el día cuatro de marzo de 2021 (un día antes del arranque de campañas), la Secretaría de Salud del Estado aún no haya dado a conocer los protocolos que los candidatos y partidos deberán de llevar a cabo para salvaguardar la salud de todos los participantes del proceso electoral. Considerando que desde el mes de noviembre el Secretario de Salud del Estado había comentado que la Subsecretaría de Regulación y Fomento Sanitario se encontraba trabajando en un protocolo, es un poco irreal que estemos iniciando el proceso electoral y dicho protocolo apenas se esté haciendo de conocimiento público. 

Aunado a eso, las medidas que considera el protocolo y mencionadas por el Secretario de Salud parecen ser las que ya todos conocemos, “prohibición de eventos masivos”, “se deberá de usar careta, cubrebocas y guantes”, “favorecer las campañas de medio digitales”.

Cabe recalcar que el poder de los ciudadanos es el que definirá esta elección en tiempo de pandemia. ¿Los ciudadanos le abrirán la puerta a un candidato sabiendo que quizás antes de llegar a su casa estuvo conviviendo con muchos otros ciudadanos? ¿Los ciudadanos se sentirán seguros de asistir a un evento público? ¿Estarán dispuestos a ejercer su derecho al voto al ver que su casilla asignada está concurrida y las medidas sanitarias implementadas no son las que ellos creen adecuadas? ¿Ustedes lo harían?

Las medidas que sean anunciadas durante la contienda electoral por el Gobierno del Estado y la Comisión Estatal Electoral definirán la confianza y participación ciudadana en el proceso electoral a celebrarse. Espero que, al haber sido anunciado desde noviembre y presentado quizás después del inicio del proceso electoral, sea un protocolo que brinde certeza y confianza a todos los participantes. 

En lo personal, existe una posibilidad muy amplia de que estas elecciones tengan poca participación ciudadana. La desafección que existe entre los ciudadanos de Nuevo León (sin importar el rango de edad), aunado a la emergencia sanitaria que se vive actualmente, pueden repercutir de manera negativa en los esfuerzos por crear una participación más activa en los procesos electorales. 

Estamos iniciando un proceso electoral completamente diferente pero que también tiene una relevancia trascendental para el futuro de Nuevo León y de México. 

Es complicado predecir el camino que le espera a la arena política a partir del 5 de marzo, nadie imaginó cómo sería la manera correcta o viable para poder celebrar elecciones en tiempos de pandemia. 

Columna dedicada a mi padre, Carlos Alonso Sánchez Sánchez, Que en Paz Descanse.

*El próximo seis de junio se elegirá a un nuevo gobernador, 51 alcaldes, 42 diputados locales y 12 legisladores federales en Nuevo León. Sabemos el impacto que puede tener un voto informado y es por eso que en el espacio Ruta Electoral contaremos con una colaboración quincenal con Monitor NL, agrupación de ciudadanxs activxs en Nuevo León, que monitorea a sus legisladores.