Vacuna contra coronavirus, 94.5% efectiva

Mundo

La farmacéutica Moderna ha dado a conocer después de diversos análisis y ensayos clínicos que la vacuna que están desarrollando contra la Covid-19 cuenta con una eficacia del 94.5 por ciento. Además de cumplir con las exigencias para que salga al mercado, esta vacuna se anexa a la lista donde también se encuentra la vacuna de la compañía Pfizer, la cual es eficaz en un 90%. Si estas dos vacunas llegaran a ser aprobadas, serían las primeras compuestas por ARN en ser utilizadas por humanos.

Frascos de vacuna para la Covid-19 de farmacéutica Moderna.
Fuente: El Periódico

Escrito por: Naomi Fuentes Paz y Puente

Los resultados de Pfizer se dieron a conocer la semana pasada y, con los resultados positivos que ha presentado Moderna esta semana, se espera la aprobación de las vacunas para poder ser distribuidas lo antes posible, sobre todo con los altos índices de rebrotes que se han presentado en regiones como Europa y en países como Estados Unidos.

Anthony Fauci, epidemiólogo de los Estados Unidos, declaró que estas dos vacunas se pueden considerar muy efectivas, lo cual significa un gran paso adelante para controlar la pandemia. Además, estima que para finales de diciembre habrá dosis de vacuna disponible para personas en las categorías de alto riesgo en ambas compañías.

El éxito de estas vacunas se le atribuye a que fueron elaboradas con ARN mensajero, lo que significa que han sido creadas con instrucciones genéticas que se inyectan en el cuerpo. Estas mismas generan proteínas que le indican a nuestras células cuál será su funcionamiento a la hora de ser liberadas, generando anticuerpos dentro de nuestro sistema inmunológico. Se espera que dichos anticuerpos actúen con tal facilidad para reconocer y combatir el virus de Covid-19 para así poder contrarrestar los contagios y darle fin a la pandemia.

Daniel Floret, vicepresidente del Comité Técnico de Vacunas de la Alta Autoridad Sanitaria de Francia, afirmó que las vacunas de ARN poseen la característica de poder producirse con mucha facilidad en cantidades muy grandes. Sin embargo, una de las desventajas de este tipo de vacunas es que el almacenamiento debe de ser a muy baja temperatura porque el ARN puede llegar a ser delicado. Por ejemplo, la vacuna de Pfizer requiere ser almacenado a -70 °C.


Estas bajas temperaturas han obligado el desarrollo de congeladores especiales para poder mantener las dosis en buen estado. Asimismo, la vacuna de Moderna necesita un almacenamiento de -20 °C. Las condiciones en las que deben de estar sometidas han provocado que el almacenamiento en bajas temperaturas se respete desde fábrica hasta los puntos de distribución o farmacias.

Si estas dos vacunas llegaran a ser aprobadas, serían las primeras compuestas por ARN en ser utilizadas por humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *