Suiza da entrada a la prohibición de la burka

Mundo
Cartel de mujer con niqab, lentes de sol y ceño fruncido que dice “Deten el extremismo”. 
Fuente: Tsüri

Escrito por: Andrea Tinoco

Votantes suizos aprobaron, en un referéndum, una ley que prohíbe el uso en público del niqab y del burka. La resolución se dio a conocer el domingo 7 de marzo, resultando en una victoria del 52% a favor de la iniciativa de prohibición.

La iniciativa presentada por la Unión Democrática del Centro, o Partido Popular Suizo (SVP, por sus siglas en alemán), fue denominada como “Sí a la prohibición de esconder el rostro” y pretendía, como principal objetivo, promover la libertad, igualdad y seguridad, ya que garantiza que a ninguna mujer se le obligara a portar estas prendas, así como pretende evitar que personas con motivos criminales o terroristas puedan ocultar su rostro.

A pesar de que los promotores de la iniciativa aseguran que actuaron en pro de los derechos humanos, el Gobierno y el Parlamento suizo, junto con grupos activistas—como FIDS, que agrupa centros musulmanes—y colectivas feministas, han declarado su postura en contra, pues consideran que se trata de un fenómeno marginal en Suiza, además de declararlo racista y sexista. De ese modo, a través de un comunicado, las mujeres del Partido Socialdemócrata (SP) destacaron que “los problemas reales como el sexismo, racismo o la violencia no se resuelven […] la prohibición no evita la radicalización religiosa, sino que más bien la incentiva, y menos aún aporta nada a la igualdad”.

No solo actores nacionales han criticado la aprobación de la ley, también se han unido a esta postura organismos internacionales como la ONU o Amnistía Internacional, en Suiza. Ravina Shamdasani, portavoz de la oficina de la ONU para los Derechos Humanos, señaló en una conferencia de prensa que la prohibición del velo integral, o del burka, conducirá a una mayor marginación y exclusión de la vida pública de las mujeres musulmanas en el país. Además determinó que “el uso de leyes para dictar lo que las mujeres deben o no llevar es problemático desde una perspectiva de derechos humanos”.

Asimismo, Cyrielle Huguenot, responsable de los derechos de las mujeres en Amnistía Internacional Suiza, afirmó en un comunicado que “la prohibición del velo integral no es una medida encaminada a la liberación de las mujeres. Se trata, por el contrario, de una peligrosa política simbólica que viola la libertad de expresión y de religión”.

Un estudio de la Universidad de Lucerna indica que el número de portadoras del niqab en el país helvético figura alrededor de 20 a 30, y ninguna en cuanto al uso de burka. A pesar de eso el original grupo promotor, Egerkinger Komitee—que está vinculado con el SVP y miembros del partido forman parte de él— que tiene fines de combatir la supuesta “islamización de Suiza”, ha vinculado a las portadoras de dichas prendas con el eslogan “parar el extremismo”.

Tres mujeres con niqab
Fuente: Infobae

Con esta ley, Suiza se integra a los países de Europa que contemplan la prohibición del velo integral; entre ellos se contempla a Francia, Austria, Bulgaria, Bélgica y Dinamarca.

Ahora, al Gobierno federal no sólo le preocupa la postura de Suiza como promotor de derechos humanos en la vida interna del país, sino también los efectos negativos que esta ley podría traer al turismo, pues cada año se recibe a una clientela turística procedente de países árabes y de alto poder adquisitivo. Sin embargo, la parlamentaria Jaqueline de Quattro declaró al conocerse el resultado del referéndum, a través de la radiotelevisión pública suiza, RTS: “ninguna mujer puede aceptar caminar por la calle con una tela sobre el rostro que le impide respirar, mostrarse como persona y como mujer, y decirlo en voz alta no es ni sexista ni racista”.