Sudáfrica descarta 2 millones de vacunas contra el COVID-19 de Johnson & Johnson

Mundo

El país suspendió el uso de dos millones de vacunas contra el COVID-19 de la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson, el pasado domingo 13 de junio.

Escrito por: Abril Cabrera

La Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios de Sudáfrica, SAHPRA, anunció la decisión de “no liberar vacunas producidas con lotes de sustancias farmacéuticas que no eran adecuadas”. Esto, tras el aviso que realizó la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, FDA, el pasado viernes, donde se advirtió de problemas de contaminación en una planta de Baltimore.

Después de varias pruebas prácticas, este y varios lotes más de vacunas fabricadas en la planta de Emergent Biosolutions, revelaron tener componentes de la vacuna AstraZeneca, los cuales se mezclaron por error con los componentes de Johnson & Johnson. La vacuna británica, AstraZeneca, es producida de igual manera en la planta de Baltimore.

Si bien la FDA no ha precisado el número de dosis en mal estado, el medio estadounidense, The New York Times, afirmó que hay al menos 60 millones de dosis desechables, mientras que 10 millones de vacunas están autorizadas para su uso.

Por su parte, Mmamoloko Kubayi-Ngubane, la ministra de Salud sudafricana, aseguró que el gobierno de Sudáfrica ya está en conversaciones con la farmacéutica Johnson & Johnson para reemplazar las dosis en mal estado. Y agregó que los lotes contaminados no han sido utilizados y están resguardados en un laboratorio de Port Elizabeth.

SAHPRA ha confirmado que existen cerca de 300,000 dosis de lotes aprobados por autoridades estadounidenses, los cuales cumplen con los requisitos y serán enviados a Sudáfrica.

Sudáfrica había acordado la entrega de 31 millones de vacunas de Johnson & Johnson de una sola dosis, así como la reserva de 30 millones de dosis de vacunas Pfizer.

Hasta el momento, ha sido vacunada sólo un 0.8 por ciento de la población sudafricana de 59 millones de habitantes. Por el otro lado, es la nación africana más afectada por la pandemia, con 57,000 decesos por el coronavirus y, actualmente, afrontando una tercera ola de contagios.