Roberto Pacheco, activista ambiental asesinado en Perú

Mundo
@ComisionClima

Escrito por: Andrea Tinoco.

El activista ambiental, Roberto Pacheco, fue asesinado el pasado 11 de septiembre en los límites territoriales de su concesión en el departamento de Madre de Dios, zona que se encuentra dentro de la Amazonia. Su cuerpo fue encontrado por su padre, Demetrio Pacheco, con dos tiros de bala, uno en la cabeza y otro en la cadera, los cuales se establecieron como los causantes de su muerte. 

Roberto Carlos Pacheco Villanueva, defensor ambiental e hijo del conocido activista y actual vicepresidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata, Demetrio Pacheco, fue asesinado presuntamente por algunos invasores que entraban a su terreno de manera ilegal por cuestiones de minería, pues se presume que él y su padre habían recibido varias amenazas en el pasado por parte de estos. 

Demetrio Pacheco indica que desde el año 2012, cuando las amenazas se intensificaron, decidieron solicitar garantías por su vida además de denunciar las múltiples intimidaciones, deforestaciones y otras actividades ilícitas que se realizaban en su concesión, sin embargo, nunca fueron atendidos. Supuestamente, estas amenazas provenían de personas y grupos dedicados a actividades ilegales (minería, tala, cultivos ilícitos, tráfico de tierras, entre otros).

Ante este hecho, diversas organizaciones nacionales e internacionales se han pronunciado condenando el asesinato de Roberto y exigiendo justicia a las instancias correspondientes. Asimismo, la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los Derechos Humanos en las Naciones Unidas, Mary Lawlor, condenó de igual manera el suceso.

Desde la Red Nacional de Conservación Voluntaria y Comunal “AMAZONÍA QUE LATE” exigimos medidas concretas para la protección de las defensoras y los defensores ambientales en nuestro país”, expresó el medio informativo peruano Rumbos, sobre los hechos. 

La Defensoría del Pueblo en Perú afirma que la defensa de los Derechos Humanos en el país supone graves riesgos que no han sido atendidos, pues tan solo en lo que va del año 2020, cuatro activistas ambientales han sido asesinados en Perú: Arbildo Meléndez en Huánuco, Gonzalo Pío en Junín, Lorenzo Wampagkit en Amazonas y ahora, Roberto Pacheco.

El último reporte de Global Witness, –el cual reúne cifras de las personas amenazadas y asesinadas por defender sus tierras y a la naturaleza– publicado en julio de 2019, determinó que más de la mitad de los crímenes a defensores ambientales que se registraron en el año 2018 fueron perpetrados en América Latina, es decir, de 164 ambientalistas asesinados, 83 eran de países latinoamericanos.

Diversos grupos activistas y políticos no olvidan que hace falta esclarecer justicia para todas estas personas. La Defensoría del Pueblo del Estado, por ejemplo, estableció que esnecesario que el Congreso de la República ratifique el Acuerdo de Escazú firmado desde el año 2018, el cual ayudaría en la protección de los defensores ambientales.

El Acuerdo de Escazú

El Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe –mejor conocido como el Acuerdo de Escazú– es un tratado regional que promueve el derecho de acceder oportuna y efectivamente a la información ambiental, de participar en la toma de decisiones que afecten el ambiente, y de acceder a la justicia para asegurar el cumplimiento de las leyes y derechos ambientales en los países de América Latina y el Caribe. Además, aborda la protección de los defensores ambientales, siendo el primer y único acuerdo en el mundo en contener disposiciones específicas para estos actores.

Este acuerdo regional se abrió a la firma de los 33 países de América Latina y el Caribe el día 27 de septiembre del 2018 en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. De estos 33 países, únicamente 22 son los que lo han firmado, incluyendo a Perú y México. Solo 9 lo han ratificado pero para entrar en vigor, este deberá ser ratificado por al menos 11 Estados.

Hoy en día, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú aprobaba el Acuerdo de Escazú al momento de firmarlo en 2018, el actual ministro de Relaciones Exteriores,Mario López Chávarri, ha declarado en julio del presente año 2020, que el Congreso no ha llegado a un consenso sobre el tema. Sobre esto, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) se ha manifestado diciendo que “no es conveniente ratificar el Acuerdo de Escazú, en aras de proteger nuestra soberanía nacional […]”. 

Expertos en derecho y justicia ambiental, así como parlamentarios del Congreso peruano, han confirmado que la ratificación del acuerdo no pone en peligro la soberanía del país. Respecto a esto, Alberto Belaunde, congresista integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores del Parlamento, ha expresado su inconformidad con el gobierno peruano, pues este es uno de los países que impulsó y firmó el acuerdo, y ahora al no ratificar, expone una incongruencia y poca seriedad, además de no garantizar la seguridad y justicia para los defensores ambientales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *