¿Reelección?: La mayor crisis de Trump

Mundo

Escrito por: María Paula Nava Ambriz

Durante los últimos días, las protestas por el asesinato de George Floyd se han expandido a más de 100 ciudades en los Estados Unidos y a diversos países alrededor del mundo. Esta es percibida como la mayor ola de protestas raciales en este país desde el asesinato de Martin Luther King en el año 1968. La pandemia de coronavirus ha matado a más de 100,000 personas, el desempleo y la pobreza crece rápidamente, y se puede ver el peor colapso económico desde 1929. Sin duda no solo la administración de Donald Trump se encuentra enfrentando su peor crisis, Estados Unidos está enfrentando su peor crisis en el último siglo.

            Las actitudes que el presidente Donald Trump ha tomado ante lo que pareciera una ola de crisis, han sido todo lo contrario a dar soluciones. Tomando actitudes que dividen, dando discursos que fomentan la violencia, acusando de terroristas a los manifestantes y amenazando con utilizar la fuerza militar para “controlar” las protestas, lo único que ha logrado es aumentar las tensiones en el país. Y las críticas le llueven, no solo por parte de los demócratas, a quienes muchos culpan (incluyendo Trump, con esa tendencia que tiene de llevar toda polémica a terreno electoral) de ser responsables de armar todo, desde las protestas, hasta las filtraciones en redes sociales (Anonymous), esto como un complot para arruinar su campaña electoral. Las críticas también le han estado cayendo por parte de sus compañeros republicanos. Y después de haber tachado a los gobernadores de “débiles” por el manejo de las protestas, no es de sorprenderse que estos, incluso siendo republicanos, comiencen a declarar en su contra. Incluso redes sociales como Snapchat y Twitter han declarado que dejarán de promover la cuenta del mandatario ya que promueve la violencia racial. Tal parece ser que Trump cada vez tiene más en su contra.

            Tras haber tenido un pésimo manejo de la pandemia de coronavirus, las protestas han venido a ser la gota que derrame el vaso. Trump ha hecho mucho por ser visto como parte esencial del problema y muy poco para ser visto como parte de la solución. 2 de 3 estadounidenses apoyan las protestas raciales, incluso figuras importantes como el expresidente George Bush y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, han mostrado su apoyo a la causa. Pero Trump parece apegarse a la idea de restringir libertades y usar la fuerza militar para “controlar” al país.

            Y todo esto sucediendo en pleno año electoral, para muchos esto no puede ser coincidencia, sin embargo, sea o no el caso, la economía, la democracia y los derechos humanos están en juego. Las elecciones presidenciales están muy prontas a ser celebradas el próximo 3 de noviembre y parecería que Trump se las está viendo negras para alcanzar la reelección. Poniendo en duda si en realidad es apto para el puesto, el mandatario ha tomado decisiones que podrían llevar a temer por un posible gobierno autoritario. Y en lugar de tomar medidas eficaces para controlar la pandemia, se la ha pasado elaborando teorías conspirativas del origen del virus, culpando al gobierno chino y a la Organización Mundial de la Salud (OMS), sin llevar a ninguna solución. Pero, ¿y si Trump hace uso de estas crisis como una oportunidad para alcanzar la reelección?

            Con el aumento de las fuerzas populistas de derecha durante su campaña y administración, es posible que haga uso de ellas para extremar su posición, utilizando la pandemia y las protestas para atacar aún más a la oposición y auto posicionarse como el salvador de la democracia. Las elecciones primarias para determinar qué candidatos para distintos puestos llegan a las elecciones del 3 de noviembre, han tomado lugar desde febrero en algunos estados, sin embargo, la mayoría se llevarán a cabo este mes y en agosto, por lo que ciudadanos estadounidenses hacen un llamado mediante redes sociales a votar, esto para alcanzar el cambio que tanto se busca. ¿Será que todo lo que está sucediendo sea el detonante para la caída de la administración de Donald Trump o el combustible necesario para alcanzar su reelección?  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *