Protestas antigubernamentales en Serbia por mal manejo de la pandemia

Mundo

Escrito por: Abril Cabrera

Desde el pasado 7 de julio, miles de personas han salido a protestar a las calles de Belgrado contra el gobierno del presidente Aleksander Vucic. Hasta el momento hay más de 70 opositores detenidos y varias decenas de policías, ciudadanos y periodistas heridos. Los grupos que se manifiestan son tan diversos que van desde familias enteras, jóvenes y hasta grupos de izquierda y extrema derecha. La violencia no había estallado sino hasta que un grupo de manifestantes irrumpió en el edificio del parlamento serbio. Hubo un breve, pero violento, enfrentamiento entre el grupo y las fuerzas policiales.

El miércoles 8, durante las primeras horas, las protestas continuaron de manera pacífica, sin embargo, grupos violentos lanzaron piedras, bengalas y otros artefactos contra los agentes, además de romper las barreras metálicas que protegían al parlamento. La policía intervino al lanzar gas lacrimógeno contra la multitud y lograr dispersarla. Estos enfrentamientos continuaron hasta el sábado 11 de julio, en pleno repunte de casos de COVID-19 en la capital.

Serbia manejó la pandemia estrictamente; sin una aprobación parlamentaria, impuso en marzo un estado de emergencia y el toque de queda más estricto de Europa. No obstante, después de dos meses de confinamiento, le siguió un periodo de total libertad; hubo partidos de fútbol con miles de espectadores, reuniones de un número mayor del permitido, y hasta un torneo de exhibición organizado por el tenista Novak Djokovic, quien posteriormente dio positivo al virus. Los ciudadanos alegaban estar hartos de las incoherencias del gobierno serbio, pues primero se impuso un estricto confinamiento, le siguió una inesperada libertad por dos meses y después se anunció el 7 de julio un toque de queda de nueva cuenta.

Otra acusación que los manifestantes hacen al conservador presidente, Aleksandar Vučić, es el hecho de haber manipulado y ocultado las cifras reales de los contagios por el coronavirus. El presidente ha gobernado Serbia durante ocho años y cada vez de manera más autoritaria, pues mantiene a instituciones y a los medios de comunicación, más importantes, bajo su influencia. En junio, el mandatario había declarado una victoria contra el virus y minimizó el alcance de la pandemia solo para poder llevar a cabo las elecciones legislativas del pasado 21 de junio. Al día siguiente de las elecciones, las cifras aumentaron.

Las protestas se produjeron también en otras ciudades, como Novi Sad (norte) y Nis (sur), en donde algunos periodistas han denunciado agresiones, tanto por parte de la policía como de manifestantes violentos. Mientras las protestas se siguen expandiendo, también lo hacen los contagios por el Covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *