Polonia levanta un muro fronterizo con Bielorrusia para frenar migrantes

Mundo

El gobierno de Polonia comenzó con el levantamiento de una valla alambrada con el fin de detener a los migrantes que intentan traspasar la frontera de Bielorrusia.

Escrito por: Abril Cabrera

Mapa de Europa: Polonia, naranja – Bielorrusia, verde

Fue el pasado lunes 23 de agosto cuando Polonia anunció el muro fronterizo, el cual tendrá 180 kilómetros de largo y 2,5 metros de alto. El ejército polaco fue asignado para levantar la valla, por lo que inició labores en la pequeña ciudad fronteriza de Krynki desde el viernes 27. El ministro de Defensa, Mariusz Blaszczack, dio a conocer que, además de la valla, se destinarán más cuerpos de seguridad como apoyo para la Guardia Fronteriza.

En los últimos meses, miles de migrantes han intentado cruzar la frontera de Bielorrusia con Lituania, Letonia y Polonia, países de la Unión Europea. Tan sólo en el mes de agosto, de acuerdo con la policía fronteriza, cerca de 1,900 personas intentaron entrar al país. La mayoría de los migrantes son procedentes de Medio Oriente.

Al momento, hay un pequeño grupo de 32 personas de Afganistán, de acuerdo con Amnistía Internacional, que permanecen atrapadas en la frontera de Polonia con Bielorrusia desde hace dos semanas. El grupo continúa siendo bloqueado tanto por guardias fronterizos polacos y bielorrusos, puesto que los dos países no desean tener la responsabilidad de los afganos.  Por un lado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha pedido al gobierno de Polonia y de Letonia que suministren a los refugiados atrapados de asilo, agua, ropa y albergues temporales. Por su parte, Polonia se niega a atender a los solicitantes, y aunque el país ha estado enviando paquetes de ayuda humanitaria a Bielorrusia, este último se niega a aceptarlas.

El primer ministro de Polonia, Marusz Morawiecki, ha aclarado que están obligados a cuidar de su frontera con el fin de que los inmigrantes ilegales no logren ingresar al territorio de la Unión Europea.

De acuerdo con informes recibidos por la ONG, Amnistía Internacional, la Guardia Fronteriza de Bielorrusia ha estado ayudando a la gente a cruzar Polonia y Lituania. En conjunto, los gobiernos de Polonia, Letonia y Lituania han denunciado que todo esto se trata de un flujo migratorio completamente organizado y planeado por Bielorrusia.

Polonia ha calificado a la actual crisis migratoria como una “guerra migratoria” planificada por el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, como represalia por las sanciones impuestas a Bielorrusia por la UE.