Persiguiendo al Che Guevara: los 29 documentos de la NSA

Mundo

Este viernes 9 de octubre durante el memorial luctuoso del Che Guevara, se dieron a conocer diversos documentos desclasificados en los que se mostraba la estructura guerrillera, los últimos movimientos del líder revolucionario, y la aparente falta de certeza estadounidense sobre su muerte. 

Escrito por: Karen Maldonado

El pasado 9 de octubre, se conmemoró el 53 aniversario luctuoso de Ernesto “Che” Guevara, líder revolucionario cubano-argentino, quien es reconocido por su papel en la Revolución cubana. A partir de ello, la organización no gubernamental, Archivo Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés), reveló alrededor de 29 documentos en los que se aseguraba el intercambio de comunicaciones entre la administración de Lyndon B. Johnson, la CIA y el dictador boliviano, René Barrientos, en donde este último explicaba la estructura guerrillera antes comandada por el Che Guevara, y sus inquietudes ante esta figura revolucionaria.

Barrientos aseguraba, en dichos documentos, la preocupación que le provocaban los movimientos de la guerrilla, ya que esta se había consolidado fuerte, entrenada y equipada con material y herramientas de alta gama, representando no solo una amenaza para los intereses de su régimen, sino para los intereses de Estados Unidos. Por lo mismo, se dio a conocer que Barrientos hubiese solicitado al general estadounidense, William Tope, contribuir a la causa “defensiva” y proveerles de armas modernas para el combate insurgente.

Tope se negó ante las peticiones de Barrientos de armar a su ejército, sin embargo, accedió a entrenar a los bolivarianos para combatir en contra de la insurgencia. “Posiblemente la guerrilla hubiera triunfado si no hubiera existido el pelotón Ranger que fue entrenado por generales estadounidenses”, destacó Alfredo Romero Ramos, uno de los soldados captores del Che Guevara. En uno de los documentos recién revelados, además de denotar la estructura de la guerrilla, se aseguraba la movilización activa del Che, incluso posterior a su desaparición pública en 1965, cuando la CIA lo creía muerto.

El informe recibido por la CIA el 10 de mayo de 1967 describía el haber perseguido al Che, creando los cimientos a este mito en el que este se encontraba aún presente dentro, y en la cabeza, de la lucha armada al sureste de Bolivia. Dicha información hace referencia a un campamento en el que Jules Regis Debray y Ciro Roberto Bustos fueron primeros testigos de las actividades insurgentes de Guevara, sugiriendo que, pese a su desaparición pública, aún representaba amenazas para el régimen de Barrientos y la administración de Johnson.

Después de la afirmación que el Che aún permanecía a la cabeza de la lucha armada, la información fue transmitida a la Casa Blanca, lo que hizo cuestionar a la comunidad de análisis e inteligencia norteamericana el haberlo creído muerto. Acto seguido, en los registros descritos por la NSA, se mencionaría el enfrentamiento del 9 de octubre de 1967 y cómo presuntamente el Che Guevara habría sido gravemente herido. Versiones de su asesinato circulaban alrededor de la participación estadounidense pues, en uno más de los documentos recabados, se menciona el descontento de altos mandos dentro de la administración de Johnson.

Mediante memorandos se recuerda a Walt Rostow, consejero de Seguridad Nacional estadounidense, que le atribuyó a Estados Unidos una “victoria” refiriendo lo siguiente: “[la muerte del Che Guevara] Muestra la solidez de nuestra asistencia de ‘medicina preventiva’ a países que enfrentan una incipiente insurgencia…” Presuntamente en los mismos 29 documentos recién publicados, Rostow en realidad habría calificado el asesinato del líder guerrillero como una “estupidez”.

Conforme transcurren los años, la información detrás del asesinato del Che Guevara se va develando, y no fue sino hasta 1995 cuando por primera vez se supo el paradero del cuerpo de este líder guerrillero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *