Niños sirios en crisis tras 10 años de guerra

Mundo
Fuente: Infobae

En lo que va del año  al menos 18 niños sirios han muerto dentro de ataques con armas de fuego y en explosiones dentro del país. Se estima que alrededor de 4.7 millones de niños requieren de asistencia humanitaria, según UNICEF

Escrito por: Naomi Fuentes Paz y Puente

Siria entró en guerra en marzo de 2011, tras las protestas y manifestaciones en contra del gobierno de Bashar al-Ásad, mismo que ha generado altas tasas de desempleo, niveles altos de corrupción, ha privado a los ciudadanos de su libertad política, violando asimismo sus derechos humanos y , así, ocasionando una gran crisis humanitaria. 

De igual manera, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que la guerra ha dejado alrededor de 387 mil muertos,  aproximadamente 6,7 millones de desplazados y 5,5 millones de refugiados, entre ellos mujeres y niños.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) dio a conocer el domingo 24 de enero, que además de los 18 niños fallecidos en las primeras tres semanas del presente año, dos niños murieron y uno resultó herido en ataques que tuvieron lugar en la provincia centro-occidental de Hama. Henrieta Fore, directora ejecutiva de UNICEF ha declarado que a casi diez años del comienzo de la guerra en Siria, los niños continúan siendo el grupo más vulnerable.

A lo largo de los años, una gran cantidad de ciudadanos se han visto obligados a ser refugiados en otros países. Sin embargo, hay gente que sigue siendo desplazada de manera interna, manteniendo su estadía dentro de los márgenes de acciones bélicas y sin cruzar la frontera.

El campamento Al-Hol se encuentra en el noroeste de Siria, y es uno de los campamentos con el mayor número de niños desplazados. Aproximadamente 50 mil niños habitan en él y la inseguridad y violencia han aumentado exponencialmente. Esto se debe a que seguidores y seguidoras del Estado Islámico han impuesto medidas radicales en contra de los que habitan los campamentos, entre ellos, Al-Hol.

Por otro lado, las condiciones climáticas han agravado la calidad de vida de las familias sirias. Desafortunadamente, lluvias, nevadas y tormentas no son más que un reto para los asentamientos sirios, mismos que conforman tiendas de campaña, edificios destruidos o pequeños refugios. Esta semana un niño sirio de 6 años falleció cerca de su tienda de campaña por un derrumbe estructural causado por inundaciones y nevadas. Este tipo de situaciones solo se agravan con el conflicto bélico que los rodea y con la actual crisis sanitaria por la covid-19.

A pesar de los esfuerzos de la UNICEF, Fore agrega que se necesita un mayor financiamiento para poder ayudar a todas las familias sirias y, sobre todo, se necesita alejar a todos los niños del peligro que enfrentan al quedarse en Siria después de diez años en guerra.