Saltar al contenido principal
Secciones
Mundo

Mujeres desminadoras en Medio Oriente

Grupo de mujeres desminadoras en labor
Fuente: Resumen Lationoamericano

A pesar de que el trabajo de desminación es considerado un “trabajo de hombres”, mujeres en Medio Oriente se han dedicado a desminar países como Irak y Líbano, tras décadas de conflictos bélicos, a través de la ONG Mines Advisory Group.

Mines Advisory Group (MAG por sus siglas en inglés) es una organización no gubernamental que “[…] encuentra y destruye minas terrestres, municiones en racimo, y bombas sin detonar en lugares afectados por conflictos”.Desde el año 1992 esta organización ha trabajado en Irak limpiando las áreas contaminadas del país, debido a los crecientes conflictos bélicos que ha sufrido durante décadas, como la guerra Irán-Irak en los ochentas, la guerra del Golfo, la invasión de Estados Unidos en 2003 y la ocupación de ISIS en 2014.

Más de 40 mil yazidíes fueron ahuyentados del Estado Islámico en agosto de 2014 hacia el monte Sinyar, 5 mil fueron masacrados y 7 mil mujeres y niñas fueron capturadas para ser esclavas sexuales de miembros de ISIS. Muchas de las mujeres yazidíes sobrevivientes a este conflicto se unieron a MAG para deshacerse de explosivos sin detonar, colocados de manera improvisada por ISIS, en distintos artefactos cotidianos. La cooperación de MAG surgió con la esperanza de transformar la región de Sinyar en un lugar seguro.

Dado que el desminado es un trabajo que requiere mucha fuerza física y resistencia, además de ser muy peligroso, se ha considerado un “trabajo de hombres”. Hana Khider, una mujer yazidí que protagoniza el documental de National Geographic, Into the Fire, muestra su determinación por participar en el desminado a pesar de estas premisas estereotipadas. En efecto, Khider lidera un equipo de desminadoras compuesto exclusivamente por mujeres. Además, ella supervisa un equipo mixto de 14 personas.

El proceso de desminado comienza a las cinco de la mañana en la base de MAG, en la cual Khider se reúne con quien será su equipo del día y recibe instrucciones de la organización. De ahí, ella y su equipo parten a la zona de trabajo, en la cual limpian las minas hasta las dos de la tarde.

Equipo femenino de desminado en Irak
Fuente: Rojava Asadi

De acuerdo con Khider, su participación, y la de otras mujeres, en este proceso de limpieza en las minas, ha contribuido al cambio de perspectiva sobre la participación de las mujeres en sectores que usualmente otorgan más disponibilidad a hombres. “Cuando nosotras, mis colegas mujeres y yo, comenzamos a trabajar como desminadoras, fue algo extraño en la comunidad […] pero también estaban muy abiertos a eso. Recibí apoyo de mi esposo, de mi familia, de mis parientes y de los beneficiarios de las tierras que limpiamos”, dijo.

En 2016, MAG fue la primera organización de desminado que permitió la participación de las mujeres en dicho proceso. Hasta la actualidad la organización cuenta con 24 mujeres yazidíes en sus equipos de trabajo y, de acuerdo a su director en Irak, Jack Morgan, se planea contratar aún más.

Alrededor de mil 800 kilómetros cuadrados en Irak están contaminados por estos explosivos, lo que representa un riesgo constante, no solamente para los desminadores y desminadoras, sino para los civiles en general. De hecho, a principios de enero de 2021, un hombre de 24 años, que trabajaba para MAG, falleció tras una explosión en una instalación de almacenamiento de municiones de Tal Afar en Irak.

El gobierno de Irak limitó a MAG hasta el mes de febrero de 2028 para despejar completamente el área. No obstante, esto no representa una preocupación para Jack Morgan, dada la efectividad y rapidez con la que han actuado los miembros de esta organización. Sin embargo, la COVID-19 sí ha representado un retraso en este proceso. Durante 2020, se lograron desmantelar mil 200 minas, cuando el promedio anual suele ser de 6 mil 750.

Otra área de acción para las mujeres de MAG es Líbano. De acuerdo con MAG, desde 2006, 70 personas han muerto y otras 470 han resultado heridas por minas terrestres, u otros explosivos, en Líbano. En la Línea Azul, demarcación de la frontera de Israel y Líbano, hay numerosos letreros triangulares rojos con calaveras que advierten a cualquier peatón de tener cuidado al caminar. Esto se da gracias a que en esta zona hay aproximadamente 400 mil minas colocadas por Israel cuando se dio la ocupación del país en el sur del Líbano en los ochentas. Durante un breve momento de tensión entre ambos países en 2006, Israel colocó otros 4 millones de submuniciones en racimo. Alrededor de 40 por ciento de estos no detonan con el impacto, lo que causa que pueda pasar mucho tiempo hasta que alguien los pise por accidente y los detone. Durante el 2020, MAG limpió aproximadamente 15 mil minas en el Líbano.

Según una encuesta de Mines Action Canada de 2019, a pesar de la evidente participación de las mujeres en MAG, y otras organizaciones no gubernamentales encargadas del desmantelamiento de minas, las desminadoras únicamente representan el 20 por ciento del personal operativo. No obstante, la situación económica en Líbano está orillando a más mujeres a participar como desminadoras.

De igual manera, mujeres como Ariana Calza Bini, directora del Programa de Género y Acción contra las Minas (GMAP por sus siglas en inglés) trabajan en capacitar, sobre la transversalización de género, a las personas que trabajan en la acción contra las minas en todo el mundo. Por otro lado, el equipo de Bridget Forster, directora del Servicio de Acción contra las Minas de las Naciones Unidas (UNMAS) en Palestina, está formado por un 90 por ciento de mujeres y alienta a más mujeres en Gaza a participar en la educación sobre riesgos, así como liderar estrategias de preparación en sus hogares.