Movilizaciones de estudiantes en Tailandia exigen cambios en las élites promilitares

Mundo

Escrito por: Carolina Nava Estrada

Desde el sábado 15 de agosto se han manifestado grandes grupos de la sociedad civil en Tailandia, encabezados principalmente por estudiantes que buscan terminar con la dictadura y restablecer el estado de democracia en el país. Dentro de las exigencias de los manifestantes se encuentra la disolución completa del Parlamento, la reescritura de una nueva Constitución y la libre vocalización contra el gobierno.

Las exigencias y manifestaciones encabezadas por los jóvenes tailandeses se han llevado a cabo diariamente desde el pasado sábado 15 de agosto. Según BBC News, la policía de Bangkok aseguró que alrededor 10.000 personas han asistido a la protestas a pesar de que existe una ley que prohíbe que se emitan críticas a la monarquía o a cualquier miembro de la familia real. La sanción por incumplimiento de dicha ley incluye sentencias en la cárcel. 

La policía ha detenido a al menos nueve manifestantes en los últimos meses. Se argumenta que las detenciones se han llevado a cabo debido a que cualquier tipo de manifestación está prohibida dado el estado de emergencia que se vive en el país a raíz de la pandemia de COVID-19. El organismo internacional, Human Rights Watch, evocó que Tailandia ratificó en 1996 el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR), el cual protege el derecho a la libertad de expresión y a las reuniones pacíficas. Organismos internacionales y organizaciones nacionales aseguran que mantendrán toda su atención para que los derechos humanos de los manifestantes no se vean vulnerados. 

Dentro de la historia moderna de Tailandia, se encuentran numerosas manifestaciones de carácter político. Desde febrero las protestas se han intensificado a raíz de la orden de disolución del partido de oposición, Anakot Mai, dificultando la contención de las manifestaciones. El partido Anakot Mai (Nuevo Futuro) fue disuelto por el Tribunal Constitucional tailandés por una sentencia que mantiene inhabilitados por 10 años a su fundador y a otros 15 miembros más. La noticia causó revuelo porque el partido representaba la presencia de una resistencia, ya que este perseguía principios demócratas y reformistas, los cuales incluían la retracción de los privilegios militares.

En el año 2014, el actual Primer Ministro Prayut Chan-o-cha llegó al poder y asumió el puesto después del golpe de Estado que perpetró al mando del Real Ejército Tailandés, permitiendo el apoderamiento de las fuerzas militares en los cargos políticos. En el año 2019 volvieron a llevarse a cabo votaciones, en las cuales, según la periodista Asia Yvette Tan,el ejército ya había tomado medidas para afianzar su papel político y en este año las elecciones mantuvieron a Prayut Chan-o-cha en su cargo.


A partir de estos hechos, los jóvenes y estudiantes tailandeses regresaron en el mes de julio a las movilizaciones a pesar de la pandemia propiciada por COVID-19. En estas manifestaciones se incluyeron las quejas al elevado gasto en armamento, tal como explican muchos portavoces de las protestas, como el joven Panupong Jatnork quien afirma que “me gustaría preguntar si las balas, armas, aviones pueden salvar a los ciudadanos de la COVID (…) con suerte, no comprarán armas con nuestros impuestos para hacernos daño”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *