Morir como forma de protesta: Irina Slavina, periodista rusa en llamas

Mundo

La periodista rusa, Irina Slavina, se prendió a sí misma en fuego como forma de protesta el jueves 2 de octubre, un día después de que su casa fuera registrada como parte de una investigación de Open Rusia. Momentos antes de prenderse en fuego, la periodista culpó a la Federación Rusa por su muerte.

Irina Slavina, periodista y activista rusa, quien murió el 2 de octubre del 2020 tras prenderse fuego como forma de protesta en contra de su gobierno y la censura.

Escrito por: Melissa Tovar Becerra

Irina Slavina, periodista rusa, murió el pasado viernes 2 de octubre después de prenderse fuego frente a una oficina del Ministerio del Interior en la ciudad de Nizhny Novgorod, al oeste de Rusia, como forma de protesta ante las autoridades. Irina era editora en jefe del sitio de noticias Koza Press, sitio que le rindió un homenaje a partir de la nota periodística “Ella era una persona sin piel. En memoria de Irina Slavina”. Dicha página cerró el viernes después de anunciar su muerte. La casa de la periodista, y de otras seis personas en la localidad de Nizhny Novgorod, fueron registradas un día antes de su muerte como parte de una investigación que buscaba su relación con el grupo pro-democrático, Open Rusia.

Open Rusia es una organización no política que se enfoca en los derechos humanos y la democracia, misma que tiene como propósito construir y fortalecer a la sociedad civil de Rusia”. 

El Comité de Investigación ruso dijo que Slavina era solo un testigo en su caso, sin embargo, un día antes de su muerte, Slavina compartió que la policía registró su apartamento en busca de materiales relacionados con el grupo pro-democracia Open Rusia y que sus computadoras y datos fueron expropiados. En su cuenta de Facebook denunció que 12 personas habían entrado a su casa por la fuerza y que se llevaron su computadora y la de su hija, al igual que su teléfono y el de su esposo.

El caso del que habla el Comité de Investigación ruso es el caso de Mijaíl Iosilevich, un hombre de negocios que permitió a varios grupos opositores usar su iglesia de parodias, también conocida como “Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador” (pastafrismo) para encuentros y otras actividades. Irina Slavina asistió a cubrir un evento en abril del 2019 llamado “Gente Libre”, lo que provocó que esta fuera multada por la suma de $65 dólares. Las autoridades afirman que el evento estaba conectado con una organización indeseable”. 

Natalia Gryaznevich, ayudante del fundador de Open House, Mijaíl Jodorkovsky, quien se encuentra en el exilio, comentó acerca de la muerte de Irina Slavina diciendo:sé que fue acosada, detenida, multada todo el tiempo. Era una mujer muy activa”. Gryaznevich también dijo: “la noticia [de su muerte] fue un verdadero golpe para mí”.

Antes de prenderse en fuego, Irina Slavina compartió una última publicación en Facebook donde escribió: “Échenle la culpa de mi muerte a la Federación Rusa”. 


Las autoridades negaron que existiera alguna conexión entre su muerte y el registro de su casa. En los úlitmos años, las leyes rusas han restringido a la prensa y el internet, hecho que se ha justificado a nombre de la ciberseguridad, preocupando a la población rusa ante las sospechas de que estas leyes serán utilizadas para silenciar a los críticos del Kremlin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *