Masacres contra jóvenes en Colombia

Mundo
Foto: El País

Escrito por: Abril Cabrera   

Múltiples masacres en Colombia provocadas por grupos armados ligados al narcotráfico han dejado como principales víctimas a muchos jóvenes en distintas regiones del país. Las autoridades siguen investigando los motivos y hasta el momento no han dado respuesta.

El aumento de la violencia por la presencia de grupos armados en Colombia ha provocado al menos siete masacres en las últimas tres semanas. Hasta ahora, las víctimas de estos hechos han sido jóvenes quienes fueron asesinados al sur del país y una excepción en el territorio límite con Venezuela. Estas regiones han sido golpeadas por la violencia debido a su ubicación estratégica para el tráfico de cocaína. Al momento, las muertes están siendo investigadas por las autoridades y se suman a las más de 30 masacres documentadas por la ONU en lo que va del 2020 en el país sudamericano.

La ola de masacres en este segundo semestre se desató en Nariño el pasado sábado 8 de agosto. Las primeras víctimas fueron dos jóvenes estudiantes de 12 y 17 años de edad, asesinados a quemarropa por la mañana al cruzar una zona de combate entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las Autodefensas Gaitanistas. Tanto las FARC, un grupo de exguerrilleros, como las Autodefensas Gaitanistas, grupo paramilitar, se disputan el control del narcotráfico. La zona de combate tiene lugar en dos departamentos, equivalente a estados, de Colombia: Nariño y el Valle del Cauca.

Tres días más tarde, el 11 de agosto por la noche, cinco cuerpos de jóvenes de entre 14 y 15 años fueron hallados en la ciudad de Cali. Estos presentaban señales de tortura. Las autoridades siguen investigando el hecho y hasta el momento no han esclarecido el motivo, más las posibles hipótesis van desde si se trató de un ajuste de cuentas o hasta un intento de robo.

Apenas habían transcurrido un par de días cuando la mañana del 16 de agosto se dio a conocer la noticia de una nueva masacre en Samaniego, Nariño. El suceso ocurrió la noche del día anterior; cuatro hombres armados arribaron en dos motos para atacar a un grupo de jóvenes que estaban reunidos para charlar y tomar cerveza. Las víctimas de esta masacre fueron ocho jóvenes, además de varios heridos, todos tenían entre 19 y 25 años de edad. 

Si bien el departamento de Nariño está caracterizado por la violencia, el municipio de Samaniego destaca por tener la creciente presencia de miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN). El ELN es la guerrilla más grande del país, la cual ha comenzado una disputa con la llegada de las FARC a este municipio, en donde hay ausencia de fuerzas de seguridad. Tanto las FARC como el ELN se caracterizan por no acogerse al Acuerdo de pazfirmado en 2016 por el expresidente Juan Manuel Santos y la guerrilla FARC. 

Una vez más, el martes 18 de agosto el gobierno de Nariño informó de una nueva masacre, esta vez contra tres indígenas awá en la zona rural del municipio de Ricaurte. El servicio de prensa del gobierno agregó que los tres indígenas fueron efectivamente asesinados, aunque no se sabe si hay más víctimas debido a que es una zona bastante alejada. Por su parte, el gobernador de Nariño, Jhon Rojas, ha pedido la intervención del gobierno nacional para erradicar la violencia generada por el narcotráfico y la presencia de grupos armados en Nariño. Además, ha informado que el sábado 22 de agosto tendrá una reunión con el presidente colombiano Iván Duque.

Apenas este viernes 21 de agosto se sumaron dos masacres más, ocurridas con apenas horas de diferencia entre sí. La primera masacre, esta vez de cinco jóvenes,  tuvo lugar en el departamento de Arauca el cual tiene frontera con Venezuela. Horas más tarde, el gobernador Facundo Castillo, anunció que se están investigando los hechos, además de comprobar si las víctimas son colombianas o venezolanas. Mientras en una zona rural del departamento suroeste de Cauca, ocurrió la segunda masacre de seis jóvenes, caso en donde la información aún es escasa, pues la dificultad de acceso y comunicación a esta zona apartada lo complica. La tercera masacre de la semana ocurrió el sábado 22 en otra zona rural, de nuevo en Nariño. Murieron seis jóvenes más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *