Lula da Silva recupera sus derechos políticos tras la anulación de las sentencias en su contra

Mundo
Lula da Silva, ex-presidente de Brasil
Fuente: El Mundo

El lunes 8 de marzo el juez de la Suprema Corte de Brasil, Edson Fachin, decidió anular las sentencias existentes en contra del exmandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, regresándole así sus derechos políticos. 

Escrito por: María Paula Nava Ambriz

Las condenas del exmandatario estaban relacionadas con varios procesos de corrupción y lavado de dinero, vinculados al caso Lava Jato (Lavado de coches). La decisión fue justificada diciendo que la Corte de Curitiba, lugar donde fue juzgado por un tribunal de primera instancia, no tenía competencia jurídica para los casos citados. El juez Fachin explicó que no le correspondía a Sergio Moro, juez encargado entonces, procesar los casos. Ahora la Corte Federal de Brasil tendrá que decidir si las acusaciones pueden ser reutilizadas o no.

El expresidente Lula da Silva fue acusado de recibir sobornos por medio de la compra de un departamento triplex en el litoral del estado de Sao Paulo, así como de realizar  remodelaciones en una casa de campo, en la localidad de Atibaia. También se denunció que recibió donaciones, por parte del contratista Odebrecht, al Instituto Lula, las cuales supuestamente fueron utilizadas para pagar sobornos por contratos fraudulentos de Petrobras, compañía petrolera estatal, mismas que es el centro del caso Lava Jato (Lavado de autos), una red de lavado de dinero donde diversos políticos estuvieron implicados.

En 2017, Lula da Silva fue sentenciado a nueve años y seis meses de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero. Posteriormente, en enero del 2018, la condena fue ratificada y extendida a 12 años y un mes por el Tribunal Federal de la cuarta región de Brasil. En abril del 2019, el Tribunal decidió mantener la sentencia, pero reducir la pena a ocho años, diez meses y veinte días. Todo esto por la acusación de soborno a través del departamento triplex. Tras permanecer 580 días en prisión, desde el 2018, en noviembre del 2019 fue liberado, ya que la Corte Suprema falló en contra de la detención del mandatario tras una condena de segunda instancia. Y por la acusación de recibir sobornos a través de la remodelación de la casa de campo en la localidad de Atibaia, fue condenado a dos años y 11 meses de prisión por corrupción activa, pasiva y lavado de dinero. En noviembre de 2019, la condena fue confirmada en segunda instancia y elevada a 17 años, un mes y diez días, más una multa.

A pesar de que no se ha definido la inocencia, ni culpabilidad, del exmandatario de izquierda y de que la Corte Federal de Brasilia aún puede condenarlo o absorberlo, al anular las sentencias en su contra, se le regresaron sus derechos políticos electorales, lo que le permitiría adentrarse en la disputa presidencial contra el actual presidente en el año 2022.

El martes 9 de marzo da Silva dio un discurso en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, donde mostró ánimo por enfrentar al gobierno del presidente Bolsonaro y marcó sus prioridades para Brasil.