La primera caravana migrante del 2021 es frenada en Guatemala

Mundo

La caravana migrante que partió de Honduras el pasado domingo 17 de enero, fue frenada en Guatemala por las fuerzas armadas, haciendo uso de gases lacrimógenos y palos para contener a la multitud e impedir su avance hacia México para llegar a Estados Unidos.

: Retén militar deteniendo a la caravana migrante.
Fuente: Código San Luis

Escrito por: Indra Morales Peña

El viernes 15 de enero empezó el viaje de una nueva caravana migrante, desde Honduras, con destino a EE.UU. Aunque las caravanas parten de Honduras, conforme empiezan su camino hacia el norte se les van uniendo personas de toda Centroamérica que se encuentran en una situación precaria. La unión de personas durante el camino hizo que, lo que comenzó con aproximadamente 3,500 personas, en pocas horas se convirtiera en un grupo de aproximadamente 9,000.

El sábado 16 de enero, alrededor de 6,000 personas ya habían cruzado la frontera guatemalteca pero fueron detenidos en un retén militar en la ciudad de Chiquimula, en donde se les pedía presentar sus documentos, incluyendo una prueba negativa a Covid-19.

Al día siguiente comenzaron los intentos por atravesar la barricada de más de 3,000 soldados y policías. Según el periódico La Jornada, a través de vídeos compartidos por el gobierno guatemalteco se pueden observar a cientos de migrantes presionando contra las fuerzas de seguridad, sin embargo, estxs fueron repelidxs, y según el portal de DW, varias agencias de noticias reportaron que la policía lanzó gas lacrimógeno contra lxs migrantes, y los militares utilizaron palos para repeler a los mismos.

Posterior a la represión policial del día domingo, el lunes 18 de enero, los grupos migrantes se volvieron a organizar y tomaron una carretera, sin embargo, las autoridades volvieron a arremeter contra ellxs con gas lacrimógeno para dispersarles por la fuerza. Alejandra Mena, portavoz del Instituto Guatemalteco de Migración, informó, sin precisar en la cifra, que había tanto migrantes, como personal del Ejército y de migración, heridxs.

A pesar de que los esfuerzos fueron pocos para impedir que la caravana entrara a Guatemala por el paso fronterizo de “El Florido”, las autoridades han informado que no los dejarán pasar de la ciudad de Chiquimula, como informa la agencia AFP. Aunque lxs migrantes no han retrocedido, tampoco pueden avanzar, por lo que actualmente se encuentran varadxs.

El gobierno guatemalteco ha defendido sus acciones, asegurando que lxs migrantes violaron los protocolos de migración. Lo anunciado por este gobierno se suma al apoyo del gobierno mexicano cuando este último reconoció la labor de Guatemala al actuar de manera “firme y responsable”, sin embargo, organizaciones independientes, como la Cruz Roja, han alertado sobre la exposición y vulnerabilidad de lxs migrantes. Por su parte, el gobierno hondureño ha pedido que se investiguen los casos de violencia que se han registrado.

Una de las razones tras el reforzamiento de las acciones para frenar el paso de la caravana es la pandemia del coronavirus, pues autoridades gubernamentales resaltan el riesgo de salubridad que representa el paso de lxs migrantes ya que se asegura que al menos una veintena de personas en la caravana ha dado positivo a la Covid-19, es por eso que al entrar se les pide una prueba PCR, sin embargo, como menciona Marcos González Díaz, corresponsal de BBC News Mundo, es muy poco probable que la mayoría de lxs migrante pueda pagar esta prueba.

Además de las causas usuales de este flujo migratorio, es decir, los niveles de pobreza, el desempleo y la violencia que existen en los países centroamericanos, que solo se han agravado debido a la pandemia del coronavirus, esta caravana (y su tamaño) ha sido influenciada también por los devastadores daños causados por los huracanes Eta e Iota en el 2020. Sin embargo, también se ha visto influenciada por factores políticos, específicamente la llegada del demócrata Joe Biden al poder.

La esperanza de que la política migratoria de EE,UU se vuelva más flexible con la llegada de Joe Biden parte de la promesa de campaña de abordar la migración desde un enfoque más humano, en contraste con los planes que se asumieron durante el gobierno de Trump. Sin embargo, su gabinete ya ha dejado en claro que no habrá cambios inmediatos que los beneficien. Por otro lado, el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, comentó en una entrevista para Proceso que la Guardia Nacional continuará desplegada en la frontera sur de México, para evitar el paso de migrantes.