La iniciativa Belt and Road impulsada por China

Mundo
El presidente de China, Xi Jinping, abriendo el foro de la Iniciativa Belt and Road (BRI) con un discurso en el 2017.
CGTN (https://america.cgtn.com/2017/05/14/full-text-of-president-xis-speech-at-opening-of-belt-and-road-forum)

Escrito por: Zurisaday Zamora Amador.

En 2013, el presidente de China, Xi Jinping, anunció la creación del proyecto One Belt, One Road Initiative (OBOR), también conocido como Iniciativa Belt and Road (BRI, por sus siglas en inglés). Esta iniciativa involucra a más de 120 países en Asia, Europa y África, atrayendo conflictos con otras potencias mundiales y enfrentando los retos de la crisis suscitada por la pandemia del COVID-19.

Actualmente, siete años después de su creación, se le presenta un obstáculo gracias a la crisis que trae consigo la pandemia de COVID-19. El futuro inmediato del BRI radica en los pagos de préstamos de los países socios de China. Varios países comenzaron a pedirle a China un alivio provisional de la deuda debido a las economías devastadas por la pandemia. 

Collin Koh, un investigador de la escuela S. Rajaratnam School of International Studies en Singapur, comentó que 

“Hay casos de proyectos que se paralizaron o se archivaron debido a restricciones de viaje como resultado del COVID-19, lo que generó retrasos en su implementación. Además, algunos de los países que se asocian en proyectos BRI han pedido la renegociación de cómo se financian esas iniciativas o pidieron su cancelación por completo en vista de la sostenibilidad financiera a largo plazo en medio de la pandemia “.

Al BRI se le percibe como un proyecto riesgoso por los conflictos de China con otras potencias en el mundo, como Estados Unidos, ya que intensifica la influencia económica y política china al impulsar su integración económica y conexiones regionales. El Departamento de Estado de Estados Unidos ha acusado a Beijing de amenazar la economía global, al igual que la salud internacional con la explotación insostenible de recursos naturales a través del BRI. 

Este mapa traza las rutas de los dos megaproyectos de la Iniciativa Belt and Road (BRI). La ruta de color rojo representa al Silk Road Economic Belt y la ruta de color azul representa al Maririme Silk Road Initiative.
The One Brief (https://theonebrief.com/chinas-global-ambition-balancing-opportunities-and-risks-in-one-belt-one-road/)

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) anunció que la ruta de la Iniciativa Belt and Road  se sobrepone con 1,736 sitios críticos de biodiversidad, involucrando a un mínimo de 120 especies amenazadas que podrían ser negativamente afectadas. David Stilwell, el subsecretario de Estado de EE. UU. para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico, anunció al comité del Senado estadounidense este 17 de septiembre, que iniciativas como estas buscan impulsar la economía de Beijing dañando la soberanía, seguridad y crecimiento sustentable de los países anfitriones.

¿En qué consiste la Iniciativa Belt and Road (BRI)?

La iniciativa consiste en dos megaproyectos. Uno es la integración económica a través de The Silk Road Economic Belt (SREB), que comprende la original ruta de la seda pasando por Asia Central, Asia Occidental, Sudeste Asiático, Asia Meridional y Oriente Medio hasta llegar a Europa. Son 5 a 6 rutas denominadas corredores económicos de cooperación internacional. 

El proyecto no solo se limita a la actividad comercial, sino incluye un sistema de comunicaciones y transportes, el desarrollo de infraestructura propia, la extracción conjunta de recursos naturales y energéticos, el desarrollo de zonas industriales y producción agrícola. También incentiva el desarrollo en áreas de distintos Estados, exportando el modelo de desarrollo chino y contribuyendo con asistencia material y tecnocrática. 

Por el otro lado, el Maritime Silk Road (MSR) centra el área en el Sudeste Asiático, Oceanía, Subcontinente Indio y África Oriental, usando el Mar de China Meridional, Océano Pacífico y Océano índico.

La financiación del proyecto se realizará mediante el Fondo de la Ruta de la Seda, el Fondo bancario de Infraestructura e Inversión Asiático (AIIB), El Banco de Desarrollo Chino y otras dos instituciones crediticias que ya han puesto una suma importante dentro del proyecto. Dicha inversión suma un total de 152 mil millones de dólares iniciales y uno de los planes es la utilización del yuan como moneda dentro del proyecto.

Uno de los temas relevantes a pensar es la seguridad. La Organización de Cooperación de Shanghái (SCO) ha fungido de manera importante dentro de la región, en Asia Central, como estabilizador y una fuerza importante de poder blando, pues existen áreas geopolíticas importantes e inestables que podrían significar turbulencia dentro de la región, como el Valle de Ferghana y la región autónoma Uigur de Xinjiang.

Se debe tener en cuenta a los actuales proyectos de otras naciones como la Moderna Ruta de la Seda de Turquía, la Nueva Ruta de la Seda por parte de los EE.UU., el Viento de la Seda de la UE, la Connect Central Asia Policy (CCAP) de India, la Iniciativa Euroasiática de Corea del Sur, los Diálogos C5+1 de Japón, y la Unión Euroasiática liderada por Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *