La huella ecológica: ¿cuánto contaminas de acuerdo a como vives?

Mundo

Cada ser humano, de acuerdo a cómo vive, crea una “huella ecológica”. Concepto creado por William Rees y Mathis Wackernagel en 1996 utilizado para identificar el impacto individual hacia el medio ambiente y, así, generar conciencia. 

Escrito por: Diego Hernán Navarrete Verver

Se denomina “huella ecológica” a un indicador que busca calcular el grado de impacto de la sociedad sobre el medio ambiente. Este sirve para medir cuánto espacio terrestre, marítimo y cuántos recursos se necesitan para satisfacer las necesidades de todos en comparación con lo que el planeta puede brindar.

Cuando se abre el agua de la llave para lavarse los dientes, cuando se acude al supermercado a comprar la comida, cada vez que se compra ropa, se necesita un baño, se enciende la luz de un cuarto, se recargan de dispositivos móviles, entre otras actividades, se está aportando a la huella ecológica individual. 

Para calcular tu huella ecológica se tienen que medir los siguientes factores: la regularidad con que uno come alimentos de origen animal, si estos alimentos son procesados, empaquetados o localmente hechos; el tipo de casa en donde uno habita y el material del que está construida; las personas que habitan en una casa y el tamaño del misma; si se cuenta con servicios de electricidad, qué tan eficientes son y si vienen de fuentes renovables; la generación de residuos sólidos, comparado a la de los vecinos; la distancia que uno recorre semanalmente en un vehículo, su rendimiento y qué tanto se usa el transporte público a la semana. 

Todos los factores a considerar, anteriormente enlistados, dan como resultado la huella ecológica total de una persona y sirve para medir cuántos planetas, como el nuestro, requeriríamos para satisfacer a toda la población mundial. Actualmente, juntando la huella ecológica de todo el mundo, se requieren 1.6 planetas tierra para satisfacer las necesidades de todos, lo que se traduce en  que estamos usando más recursos de los que la tierra puede generar anualmente. 

Es inevitable no dejar una huella ecológica, ya que, para sobrevivir al mundo de hoy es necesario consumir recursos, usar aparatos electrónicos y trasladarse de un lugar a otro. Sin embargo, es posible contribuir a reducir la huella mejorando hábitos y así aumentar la probabilidad de que los recursos del planeta puedan abastecer a los 7 billones de habitantes del mundo.

Es por eso que se inauguró el Día del Sobregiro del Planeta, fecha en la que los humanos hemos consumido todos los recursos que la tierra tenía presupuestados para ese año. En 2020, el día del sobregiro del planeta fue el 22 de agosto, quiere decir que, desde enero hasta ese día, se consumieron todos los recursos que la tierra tenía presupuestados para ese año. No significa que de agosto hasta diciembre ya no se contara con recursos, sino que se estaría pidiendo prestado de los recursos para el siguiente año.

Dentro de la página Foot Print Network se puede verificar cuál es la huella ecológica y cuántos planetas se necesitarían si todo el mundo viviera como la persona que esté leyendo este artículo. También se encuentran disponibles los datos por país de huella ecológica clasificados por país. 

México se encuentra en un déficit importante entre la huella ecológica de la población, con los recursos que la nación y su naturaleza ofrece. ¿Se puede cambiar esto? Cambiar hábitos podrá aplazar la fecha del día del sobregiro del planeta y saldar la deuda que se tiene con la misma, pero se requiere un trabajo en conjunto y que todos los actores involucrados en esta crisis actúen de manera positiva.