Kawin Tangkap: secuestros de mujeres para desposamiento forzado

Mundo

Escrito por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández

En la pequeña Isla de Sumba, situada al este de Bali, en Indonesia, existe una costumbre de secuestrar a las mujeres para desposarlas, en contra de su voluntad, con hombres de su círculo cercano. A finales de junio de este año, circularon algunos videos del acto en las redes sociales, cuestión que causó una gran polémica y orilló a las autoridades indonesias a asegurar la pronta toma de medidas para poner fin a dicha práctica, conocida como “casarse con la captura” o kawin tangkap.

El kawin tangkap” consiste en que un hombre, el cual suele ser un conocido o miembro de la familia de la víctima, la secuestra de manera coercitiva para casarse con ella. Esta tradición parte de una religión animista, es decir, que creen que las almas y espíritus influyen sobre los seres, objetos y fenómenos del mundo, llamada Marapu.

Durante años, diversos colectivos feministas y de protección de derechos humanos han calificado esta costumbre como un acto reprobable, sin embargo, el gobierno de Indonesia ha hecho caso omiso a los reclamos. Peruati, un grupo indonesio que defiende los derechos humanos de las mujeres, ha logrado grabar siete de los numerosos secuestros en cuatro años. A pesar de esto, solo tres de estas mujeres han conseguido su emancipación.

En los últimos días del mes de junio dos videos de hombres secuestrando a una mujer, y llevándola hacia una camioneta negra, se volvieron virales en redes sociales, lo que despertó la ira de la Ministra de Empoderamiento de la Mujer y Protección de la Infancia, Bintang Puspayoga, quién prometió establecer un diálogo con ministros e instituciones de la isla para poner fin a estos actos. El pasado 2 de julio, a partir de la controversia generada, cuatro mandatarios de ciertas regiones de la isla se reunieron para firmar una petición que desestima la práctica y la define como violatoria de los derechos humanos de las mujeres.

De acuerdo al historiador Frans Wora Hebi, actualmente no existe ninguna ley que prohíba y sancione el secuestro de estas mujeres. No obstante, la activista de derechos humanos, Valentina Sagala, afirmó que los sujetos implicados en esta costumbre podrían ser penados por más de cinco años, de acuerdo a los artículos 328 y 333 del Código Criminal, por los delitos de secuestro y confinamiento forzado.