John Lewis: la partida del último sobreviviente de los “Big Six”

Mundo

Por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández

La líder demócrata en el congreso de Estados Unidos, Nancy Pelosi, confirmó que el congresista y activista estadounidense de 80 años, John Lewis, falleció el pasado viernes 17 de julio, al perder la batalla contra el cáncer de páncreas. Él fue considerado como un símbolo fundamental en la lucha por los derechos civiles antisegregacionistas de la segunda mitad del siglo XX.

El congresista nació el 21 de febrero de 1940 en Troy, Alabama. Durante su etapa estudiantil, a los 20 años, se unió al movimiento por los derechos civiles, razón por la cual fue detenido por cuerpos policiales de la época en numerosas ocasiones. Por su unión al movimiento, Lewis fue conocido como uno de los “Big Six”, junto con el pastor Martin Luther King, Whitney Young Jr., A. Philip Randolph, James Farmer Jr. y Roy Wilkins. Con ellos, él formó parte de distintas protestas antirracistas, entre ellas la de “freedom riders” o “viajeros de la libertad”, en la cual personas negras ocupaban asientos destinados específicamente a personas blancas en el transporte público. 

Uno de los movimientos más significativos de los cuales fue partícipe y promotor es la Marcha en Washington por el Trabajo y la Libertad, llevada a cabo a finales de agosto de 1963, en la cual destaca el famoso discurso de Luther King: “Yo tengo un sueño”. De igual manera, formó parte del conocido “Domingo Sangriento” del 8 de marzo de 1965, marcha que partió de Selma a Montgomery en Alabama, en la que Lewis fue golpeado en la cabeza por un policía. La imagen del asalto de John Lewis se utilizó como un símbolo de la lucha.

Su participación en la política persistió, y en la década de los ochenta se convirtió en concejal de la ciudad de Atlanta en Georgia. Posteriormente, en las elecciones del año 1986, obtuvo un puesto de congresista en el mismo estado, ocupación que mantuvo hasta el día de su muerte. Es preciso mencionar que mantuvo su postura vehemente, lo que lo posicionó en contra del presidente Donald Trump (el cual se mostró racista durante su campaña presidencial), razón por la cual Lewis lo consideraba “ilegítimo”. Trump desaprobó su declaración, lo que provocó una revuelta como demostración de apoyo a Lewis por parte del partido demócrata durante la toma de posesión en 2016.

Lamentablemente, a finales de 2019 fue diagnosticado con cáncer de páncreas en una etapa terminal (fase IV), lo que lo llevó a su posterior deceso. Lewis era el último sobreviviente de los llamados “Big Six”.

El día 17 de julio se ha vuelto un día de luto para la comunidad negra de Estados Unidos; es infortunado el fallecimiento de Lewis, especialmente en una coyuntura histórica en la que el racismo continúa presente y ferviente, en la que el actual presidente, Donald Trump, lo alienta y acrecienta sin vacilar, mientras personas negras son asesinadas con una rodilla en el cuello que apaga su respiración poco a poco. Puede que los autobuses ya no se dividan en por el color de la piel de quienes los abordan, pero aún existe mucho camino por recorrer para que la comunidad negra pueda vivir libre de miedo y desigualdad y con mejores oportunidades. La lucha no ha terminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *