¿Inicia la guerra por el agua?: tensiones aumentan en África

Mundo

Escrito por: Jéssica Sofía Olivares Trujillo

La Gran Represa del Renacimiento es un proyecto de infraestructura etíope que inició en 2013, con el objetivo de construir una presa hidroeléctrica sobre el Río Nilo, principal fuente de agua en el continente africano y, sobre todo, de vital importancia para Egipto, Sudán y Etiopia. De acuerdo con el ministro para el Agua, el Riego y la Electricidad etíope, Seleshi Bekele, este proyecto es uno de los más importantes para su país, pues garantizaría un aumento en el desarrollo económico y social no solo de Etiopía, sino de la región que rodea al Río Nilo.

No obstante, la iniciativa etíope ha provocado inquietud en los gobiernos de Egipto y Sudán debido al peligro que representa la presa para asegurar el acceso a recursos hídricos en dichos países. Durante el mes de junio del presente año, el gobierno de Etiopía dio a conocer, públicamente, su intención de comenzar a llenar la reserva, considerando que la construcción de la presa no ha concluido, faltando un 20% de la misma para terminarla. La declaración etíope tomó por sorpresa a Egipto y Sudán, pues desde la creación del proyecto, las tres naciones han negociado acuerdos de beneficio multilateral posponiendo el hecho de rellenar la presa.

La preocupación de Egipto y Sudán radica en la rapidez del desarrollo de la represa. De estar lista y empezar a llenarse, tanto Egipto, como Sudán, temen que el flujo de agua en el río disminuya a tal punto de provocar una crisis de recursos en sus territorios. De acuerdo con el ministro de Recursos Hídricos e Irrigación de Egipto, Mohamed Abdel Aty, la reducción de niveles de agua en Egipto puede llegar a afectar de manera drástica el sector agrícola. El ministro especificó que “si el agua que llega hasta Egipto se reduce un 2%, nosotros perderíamos unos 200.000 acres de tierra”. Esto afectaría la empleabilidad de millones de personas y familias. Para Aty, la regulación y negociación de la actividad etíope respecto a la represa se trata de un problema de seguridad internacional. Es preciso señalar que las negociaciones no representan resistencia al proyecto, pues tanto Egipto como Sudán han reconocido lo benéfico que es el mismo para el desarrollo de la región en general.

Igualmente, Aty ha dado a conocer que la solución al problema de flujo de agua que representa la represa, tiene solución en la administración de tiempo del proyecto. Las negociaciones han determinado que, si la represa se llena en un total de 3 años, el nivel del río se verá afectado radicalmente, sin embargo, si la represa se llena en un total de 6 o 7 años, el flujo de agua no cambiaría severamente.

Cabe mencionar que la construcción de la Gran Represa del Renacimiento tiene implicaciones ambientales que también han originado un sentimiento de angustia en la comunidad internacional. La creación de represas hidroeléctricas busca impulsar el uso de energía renovable, sin embargo, su construcción y presencia puede tener efectos medioambientales negativos. En el caso de la presa etíope, el bloqueo de agua puede llegar a provocar la escasez de agua en ecosistemas acuáticos, lo cual afecta tanto a la flora y fauna del ecosistema, como a las personas que dependen del mismo flujo hídrico para sobrevivir. De igual manera, este tipo de proyectos aumentan el riesgo de estabilidad para la biodiversidad, así como puede provocar un aumento en el peligro de extinción de especies. Otro efecto negativo de la construcción de represas es la disminución de la calidad del agua que fluye por el Río Nilo, en el caso de Etiopía, así como el aumento de presencia de aguas residuales a sus alrededores.

No cabe duda de que las negociaciones entre el trío de naciones, en las cuales ha actuado como mediador Estados Unidos y la Unión Africana, buscan el bienestar de todos los involucrados. Aún así, la presa etíope causa incertidumbre en cuanto al uso político que puede darle al país el poder que tendrá sobre un recurso vital para la región: el agua. El no llegar a un acuerdo mutuo puede significar el desencadenamiento de un conflicto político y bélico que pondrá en riesgo la poca estabilidad que tienen los países del continente africano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *