ICE es acusado de negligencia médica y de practicar numerosas histerectomías

Mundo
Créditos: Vox

Escrito por: Daniela Jocelyn Tovar Hernández.

A inicios de este mes, una fuente que trabajó dentro de un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en Georgia, denunció que dentro de dichas instalaciones existe negligencia médica y se practican histerectomías con frecuencia.

El pasado lunes 14 de septiembre, Dawn Wooten, una ex trabajadora del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en Georgia, Estados Unidos, reportó al Departamento de Seguridad Nacional la supuesta existencia de negligencia médica por el COVID-19 y la práctica de histerectomías en un centro de detención bajo la supervisión de este órgano. Con base en las declaraciones de Wooten, un grupo de organizaciones defensoras de los derechos humanos presentaron una queja a dicha instancia. El Proyecto de Responsabilidad Gubernamental y el Proyecto Sur, una organización de justicia social, se han encargado de representar a la acusante tras su denuncia.

La denuncia es específicamente en contra del centro Irwin County Detention Center, ubicado en Georgia, basada en las declaraciones de Wooten, una enfermera que trabajó durante cinco años en este centro. La acusante declaró que se practicaba un alto número de histerectomías parciales y totales no consensuadas a mujeres hispanohablantes detenidas. Wooten afirmó que algunas de estas mujeres sí requerían de estas, sin embargo, comentó que “el útero de todas las personas no puede estar tan mal”, pues la cantidad de mujeres afectadas es “increíblemente preocupante”. De hecho, muchas de ellas no comprenden la razón por la que se les practicó este procedimiento.

En su declaración también señaló a un médico en especial que se encarga de la consumación de las histerectomías. Dicho médico le retiró el ovario equivocado a una de las detenidas en una ocasión. La denuncia no revela el nombre del médico ni el de las mujeres afectadas. Tampoco se presentan las fechas de lo ocurrido.

Organizaciones como Georgia Detention Watch, Georgia Latino Alliance for Human Rights, South Georgia Immigrant Support Network, entre otras, firmaron la denuncia, que también incluye acusaciones anónimas de detenidos.

Wooten también aseguró que había una negligencia médica desconcertante, ya que afirma que muchos de los detenidos presentaron síntomas de COVID-19 pero se les negó la aplicación de pruebas para confirmar el contagio, además de que se mintió en los registros médicos. No se distribuía correctamente el equipo de protección contra el virus y se presentó un recorte de empleados que limitó la atención médica. Se sostiene que los potenciales contagiados no fueron aislados del resto de los detenidos.

Wooten comentó que al haber denunciado estas irregularidades en el centro de detención, y al haber permanecido en su hogar por presentar síntomas de COVID-19, se le recortó su jornada de trabajo (desde el mes de julio). Hasta el momento se han registrado 43 casos confirmados del virus dentro de las instalaciones.

Por su parte, el ICE respondió negando las acusaciones afirmando que solo se han practicado dos histerectomías en los últimos dos años, y que ambas fueron totalmente consensuadas, sin embargo, aseguran que se llevará a cabo una investigación: “alegatos anónimos y sin comprobar, hechos sin especificidades o verificables, deberían abordarse con el justo escepticismo que merecen”

De acuerdo a la directora médica del ICE Health Service Corps, Ada Rivera, estos procedimientos clínicos deben ser previamente aprobados por la autoridad clínica del centro y se llevan a cabo por profesionales médicos certificados. En relación con el COVID-19, un portavoz de la agencia afirmó que los epidemiólogos de ICE han estado monitoreando el brote y actualizando los protocolos correspondientes al personal de salud del centro.

LaSalle Correction, empresa que está a cargo de la operación del centro de detención Irwin County, no ha respondido a los medios de comunicación acerca de las acusaciones. 

Existen contradicciones en los testimonios del ICE contra las personas directamente afectadas y testigos. La abogada del Proyecto Sur, Priyanka Bhatt, aseguró que a lo largo de los años estas acusaciones han sido constantes; se conoce de víctimas directas o de personas que conocen a alguna mujer que sufriera una histerectomía. Líderes demócratas en la Cámara de Representantes, entre ellos Nancy Pelosi, exigen una investigación inmediata de este caso: las acusaciones presentadas en esta denuncia de una informante apuntan a un patrón alarmante de condiciones inseguras y una falta de supervisión en las instalaciones de ICE de gestión privada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *