Honduras blinda la prohibición al aborto y matrimonio igualitario

Mundo
Créditos: Infobae
Pie de foto: Manifestante hondureña muestra su rechazo ante la enmienda al artículo 67 constitucional, el cual además de prohibir el aborto por considerar la vida desde la concepción, nulifica e invalida cualquier modificación que se cree con posterioridad”

Escrito por: Andrea Tinoco

El pasado 21 de enero el Congreso Nacional de Honduras aprobó una reforma que dicta la modificación de los artículos 67 y 112 constitucionales acerca del aborto y matrimonio igualitario, respectivamente. Este 28 de enero dicha reforma fue ratificada por 90 de 128 diputados pertenecientes a dicho ente.

Originalmente el artículo 67 de la Constitución de Honduras establecía: “Al que está por nacer se le considerará nacido para todo lo que le favorezca dentro de los límites establecidos por la ley”. Ahora, con el agregado de la reforma se leerá también: “Se considera prohibida e ilegal la práctica de cualquier forma de interrupción de la vida por parte de la madre o un tercero al que está por nacer, a quien debe respetarse la vida desde su concepción” y “serán nulas e inválidas las disposiciones legales que se creen con posterioridad a la vigencia del presente artículo que establezcan lo contrario.”

En cuanto al artículo 112, el cual establece, entre otras cosas, que: “Se prohíbe el matrimonio y la unión de hecho entre personas del mismo sexo. Los matrimonios o uniones de hecho entre personas del mismo sexo celebrados o reconocidos bajo las leyes de otros países no tendrán validez en Honduras” se le hizo la misma adición respecto a que las disposiciones futuras que establezcan lo contrario al artículo serán nulas e inválidas.

La prohibición absoluta tanto del aborto, como del matrimonio homosexual, era un hecho preexistente en el país centroamericano, por lo que el anexo de esta nueva reforma supone un blindaje a tales leyes, esto para que en un futuro sea imposible alterarlas puesto que dentro de la enmienda se establece que solo el voto de tres cuartas partes de los diputados podrá reformarla. Igualmente, se dicta que no perderá su vigencia ni dejará de cumplirse aun cuando sea derogada o modificada por otro precepto constitucional, lo que la vuelve difícil de eliminar.

Créditos: Infobae
Vista del Parlamento de Honduras en Tegucigalpa.  

Previo a la ratificación de la reforma, varias organizaciones, como Oxfam, Médicos Sin Fronteras y Human Rights Watch, se pronunciaron contra esta. El Sistema de Naciones Unidas emitió un comunicado el 23 de enero en el que expresa la preocupación por la aprobación de tal reforma, ya que “contraviene las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, pues impide el abordaje de un problema de salud pública que la penalización del aborto en todas sus modalidades ya provoca”. Además, puntualizó que la reforma podría suponer un aumento en las desigualdades y discriminaciones por razones de género en el país y añadió igualmente que el decreto “contraviene la Opinión Consultiva 24/2017 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y el principio de progresividad y no regresión de derechos humanos, afectando a dos colectivos tradicionalmente vulnerables: mujeres y personas LGBTI”.

La aprobación de la reforma ha traído descontento para algunos grupos y júbilo para otros. Defensores de los derechos humanos en Honduras y el mundo, la han descalificado de manera abierta. Somos Muchas, un colectivo feminista del país tuiteó: “La vida de las niñas y mujeres no mereció el tiempo de los tres debates para el Congreso de Honduras. ¿Cuál es la prisa por prohibir algo que ya está prohibido? ¡No se vale tanto odio!”. No obstante, otro sector celebró la noticia publicando alrededor de las redes sociales comentarios con la leyenda “Honduras es provida”.

Créditos: Notife
Pie de foto: Pared grabada con la frase utilizada por el movimiento pro elección que lee “La maternidad será deseada o no será. Aborto legal”.

Honduras es uno de los países en América Latina y el mundo que prohíbe el aborto sin excepción alguna—es decir, no se acepta ni en caso de incesto, violación, deficiencias del feto o en caso de que la vida de la madre esté en peligro—asimismo, según Naciones Unidas, el país cuenta con una de las tasas más altas de embarazos adolescentes en toda Latinoamérica, siendo que uno de cada cuatro partos es de alguna menor de 19 años. 

Referencias